Las importaciones de las tiendas en dólares perjudican la fábrica cubana de refrescos

El director de la empresa Los Portales lamenta que su producto disminuya mientras las tiendas en MLC exhiben bebidas importadas

La fábrica, ubicada en Guane, Pinar del Río, ha visto cómo la crisis hacía descender la producción de sus bebidashasta dejarla por debajo de los 100 millones de unidades. (Granma)
La fábrica, ubicada en Guane, Pinar del Río, ha visto cómo la crisis hacía descender la producción de sus bebidashasta dejarla por debajo de los 100 millones de unidades. (Granma)

Mientras la fabricación de refrescos nacional disminuía, los estantes de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) aparecían llenos de bebidas similares pero importadas. La queja proviene del propio director de la empresa mixta ubicada en Pinar del Río Los Portales, Mario Venero Bencomo, que explica a la prensa oficial por qué escasea el producto nacional mientras se esfuerza en convencer de la importancia de apostar por la industria autóctona.

El directivo repasa el declive de la producción de latas y botellas, clave en la escasez de las bebidas de Ciego Montero (Tukola, Tukola dietética, Naranja, Gaseosa, Piña, Mate) y de la corporación Cimex (TropiCola, Cachito, Najita, Ironbeer), que se producen exclusivamente en su planta. Los Portales es responsable de la fabricación de envases del 90% de bebidas nacionales, pero la cifra total de unidades ha sufrido un derrumbe estrepitoso.

En 2020 llegó el covid-19 y con él, todo fue a peor. Ese año apenas se fabricaron 112 millones de unidades, ni la mitad del año anterior. Y este último, 2021, unos ínfimos 86 millones

En 2018, con una maquinaria renovada, lograron un récord de 278 millones de unidades, cifra que pensaron superar cada año. Pero en 2019, con la crisis del combustible, llamada por Miguel Díaz-Canel "coyuntura", la producción cayó a 247,9 millones. En 2020 llegó el covid-19 y con él, todo fue a peor. Ese año apenas se fabricaron 112 millones de unidades, ni la mitad del año anterior. Y este último, 2021, unos ínfimos 86 millones.

El proyecto para ampliar al doble la línea de pets (pomos de plástico), en ciernes en 2018, naufragó sine die.

Más cifras para el desastre: del refresco en lata solo se produjeron 23,5 millones de unidades en 2021, lo que en condiciones normales apenas llevaría un mes y medio de trabajo.

Los Portales es fruto de una asociación con la marca suiza Nestlé, realizada a finales del pasado siglo. En 1999, su primer año de trabajo, se logró producir 12 millones de unidades, que en 2009 ya eran 48 millones de pomos y 153 de latas de refrescos.

La fábrica, previsiblemente por su categoría mixta, puede presumir de haber sido bien dotada tecnológicamente. Tal es así, que Venero Bencomo asegura que no queda ni un solo equipo de la primera fábrica, reinaugurada a partir de una industria preexistente. Pocas son las empresas cubanas que renuevan su tecnología de forma integral y no dependen de una obsoleta maquinaria de la época soviética.

La fábrica, previsiblemente por su categoría mixta, puede presumir de haber sido bien dotada tecnológicamente

Sin embargo, el directivo recurre al embargo para explicar algunos problemas con los que se han topado a través del tiempo, una situación que califica de "acoso" de Estados Unidos. Según explica, algunas empresas han cancelado contratos o negado piezas de repuesto que obligaban a prescindir de máquinas necesarias.

En este mismo momento, sostiene, no hay piezas para la tapadora de latas porque la empresa proveedora ha vendido acciones a una firma estadounidense, impidiendo ahora la venta.

Venero Bencomo atribuye a la escasez de materias primas, la mayoría importadas, la caída de la producción. La compra de latas y tapas de aluminio, que es "donde más se gasta en esta fábrica, desde el punto de vista de los consumos anuales", se ha visto lastrada por la grave crisis económica que aqueja a Cuba.

Los Portales ha resuelto parte del problema potenciando la línea de pomos, que alcanzó los 62,6 millones de unidades en 2021, no muy lejos de los 68 millones que son la norma en la industria, asevera.

En cambio, la producción de latas fue nefasta, con apenas un 10,6% de los 220 millones que pueden hacerse.

La empresa ha optado por vender a las tiendas en MLC, al turismo y 'online' con el fin de captar divisas y poder pagar sus compromisos

Venero Bencomo defiende su empresa y asegura que es modélica, pues no ha incrementado sus precios con la Tarea Ordenamiento ni ha despedido a sus trabajadores –cuyo salario supera varias veces la media del país, en sus palabras– a pesar del derrumbe de la industria. "Es mejor producir en Cuba. Se genera empleo y desarrollo, y se evita la dependencia de los proveedores extranjeros", argumenta.

Para entender cómo se sostiene Los Portales en este contexto hay que llegar al final del texto. La empresa ha optado por vender a las tiendas en MLC, al turismo y online con el fin de captar divisas y poder pagar sus compromisos.

Para 2022, se prevé la elaboración de unos 50 millones de refrescos en lata, más del doble de lo que se logró en 2021. Aunque aún está por ver si es posible alcanzar el objetivo.

A pesar de la alta producción, antes del récord de 2018, la escasez de estos productos se ha notado. Ya en 2017 la fábrica explicaba que no daba abasto porque el consumo era muy elevado. Y todo a pesar de los problemas de salud asociados a lo azucarado de estas bebidas.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15