"No sé si podré regresar a Cuba pero tengo la ilusión de verla libre"

Norman del Valle, de 81 años, fue expulsado a la fuerza de un evento en el Museo Regional de San Ramón, en Costa Rica, por sus críticas al castrismo

Norman del Valle fue expulsado a la fuerza del Museo Regional de San Ramón de la Universidad de Costa Rica por sus críticas al castrismo. (Facebook)
Norman del Valle fue expulsado a la fuerza del Museo Regional de San Ramón de la Universidad de Costa Rica por sus críticas al castrismo. (Facebook)

Responde al teléfono con voz lozana, como si no tuviera 81 años. Norman del Valle está al otro lado de la línea y solo conozco una imagen de él, la de un anciano sacado a la fuerza del Museo Regional de San Ramón de la Universidad, en Costa Rica. Pero en la medida en que habla, me llegan otras instantáneas. En una se le ve como activista, en otra emigrado, padre de familia, amante de los perros; pero en todas se nota que es un cubano que lleva la Isla consigo.

"Llamo desde La Habana", digo con cierta timidez y me devuelve un saludo como el que haría un vecino de toda la vida al que me encuentro subiendo la escalera de mi edificio cuando el ascensor está roto. En solo unos segundos estamos conversando frente a una hipotética taza de café recién colado y, el tiempo, la distancia o los avatares de las comunicaciones telefónicas desde Cuba ya no importan.

El sábado pasado, Norman del Valle tomó un sobre con unas decenas de hojas donde compiló la presencia armada y la intervención ideológica de la Plaza de la Revolución a lo largo del planeta y especialmente en América Latina

El sábado pasado, Norman del Valle tomó un sobre con unas decenas de hojas donde compiló la presencia armada y la intervención ideológica de la Plaza de la Revolución a lo largo del planeta y especialmente en América Latina. Delgado, nudoso y vital se fue a participar en una de esas convocatorias que usan la palabra "solidaridad" o "paz" pero difundir la propaganda oficial cubana en el extranjero.

"Me mandaron la invitación al evento y me dije ‘soy cubano’ y tengo que saber qué está pasando ahí", advierte este jubilado, nacido en Santa Clara y subdirector ejecutivo del Movimiento Democracia. Pendiente de lo que pasa en su tierra, Del Valle viajó por primera vez a Costa Rica siendo niño y más tarde tuvo en ese país un negocio de exportación de vegetales hacia Estados Unidos. "Cuando me jubilé, decidí quedarme aquí".

El 21 de septiembre, llegó al Museo Regional de San Ramón, una construcción con un amplio patio central y salones que se alquilan para conferencias, conversatorios y otras actividades privadas. Nada más entrar, fue captado por el operativo de seguridad que vigilaba el evento, en el que participó el embajador cubano en Costa Rica, Danilo Sánchez. 

"Desde que llegué se me pegó al lado un hombre que empezó a hacerme preguntas", recuerda. "Quería saber si conocía a Marco Rubio, Ileana Ros-Lehtinen o Mario Díaz-Balart". Para "despistar" al vigilante, Del Valle se acercó a una mujer que distribuía sellos para colgar en la ropa con la imagen de Che Guevara y trató de poner cara de admirador del castrismo, pero no convenció a nadie.

El embajador cubano tomó la palabra ante un auditorio donde apenas había medio centenar de personas. El acto tenía esa atmósfera de presentación estudiada, cargada de consignas y con un guion muy definido. La gota rellenó la copa de la paciencia de Del Valle cuando Danilo Sánchez comenzó a establecer una línea de unión entre las figuras de la independencia cubana que pasaron por Costa Rica a finales del siglo XIX con el actual Gobierno de la Isla.

"Un momento, no compare a esos patriotas con los atorrantes que hoy gobiernan Cuba", salió de la garganta del exiliado en medio del acto y levantó la mano para pedir la palabra. Caras largas, parálisis momentánea en los gestos de Sánchez y de inmediato se activó un operativo de expulsión. En unos segundos, el anciano fue arrastrado hacia la puerta de salida por dos individuos vestidos de civil.

En el video, que se ha hecho viral, se escucha en el fondo la voz del diplomático cubano, cortada por las frases Del Valle que denuncian "la dictadura" en la Isla y recuerdan a los miles de cubanos que pasaron por Costa Rica "huyendo del infierno" a partir de la llegada al poder de Fidel Castro.

"Me quitaron mi derecho a la libre expresión, porque no pude decir lo que quería decir", denuncia. "Soy un pacifista, no usé siquiera palabras obscenas, solo quería hablar". Hasta ahora nadie de la Embajada cubana en San José se ha acercado a Del Valle para ofrecer una disculpa aunque la indignación crece en Facebook y Twitter por el trato dado a una persona de la tercera edad.

A pesar de que la actividad continuó tras su expulsión, el jubilado no cree que este tipo de evento oficialista logre cambiar la impresión que tienen muchos costarricenses sobre la falta de libertades en la Isla

A pesar de que la actividad continuó tras su expulsión, el jubilado no cree que este tipo de evento oficialista logre cambiar la impresión que tienen muchos costarricenses sobre la falta de libertades en la Isla. "El pueblo tico está consciente de lo que está pasando en Cuba", asegura. Agrega que ha recibido un "apoyo masivo" después de lo sucedido y también ha ofrecido numerosas entrevistas.

A la hora de pensar si un día regresará a la Isla, la voz se le quiebra un poco y no parece tan vivaz como cuando respondió el teléfono. Los años empiezan a pesar demasiado si de nostalgia y separación se trata. "No quiero matar el recuerdo que tengo de Cuba, de la Santa Clara donde fui feliz cuando niño, donde monté patines y bicicleta. Quiero irme a la tumba con ese recuerdo".

Aunque también tiene un vaticinio muy personal: "No sé si podré regresar a Cuba pero tengo la ilusión de verla libre"

_______________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de   14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 61