danza

Testimonio

La coreografía de un hombre libre

Tenía seis años cuando por primera vez me subí en aquel elevador que olía a aceite de carro y que funcionaba de maravilla. Era un edificio alto como el cielo, y Ramiro Guerra, el coreógrafo recién ...

+ cargar más