El AKP recupera la mayoría absoluta de escaños que perdió en junio

El partido AKP controla gran parte de la política en Turquía. (Twitter/@mikelayestaran)
El partido AKP controla gran parte de la política en Turquía. (Twitter/@mikelayestaran)

(EFE).- El Partido Justicia y Desarrollo ( AKP ), la formación islamista de Turquía en el poder, ha renovado hoy su  mayoría   absoluta  que mantiene desde 2002, con la única interrupción de las elecciones de  junio  pasado.

Con este triunfo en las segundas elecciones legislativas turcas en lo que va de año, el  AKP  del primer ministro, Ahmet Davutoglu, inicia su cuarta legislatura, que durará hasta 2019.

El  AKP  consiguió hoy el 49,3 % de las papeletas, suficiente para una cómoda  mayoría  de 316 diputados en un hemiciclo de 550  escaños , según los cálculos tras el escrutinio de más del 97 % de los votos difundidos por la agencia semipública Anadolu.

Este resultado está muy por encima de los 258  escaños  que  AKP  obtuvo en  junio  pero algo por debajo de los 327 que sacó en 2011 y no llega a las tres quintas partes de los  escaños  exigidos para convocar un referéndum sobre una reforma constitucional.

En la anterior campaña electoral, el  AKP  se presentó y fracasó con la aspiración de reformar el sistema parlamentario turco y otorgar poderes ejecutivos al presidente, Recep Tayyip Erdogan, opción por ahora descartada.

La participación en las urnas fue del 85,8 %, algo mayor que la registrada en  junio , señala Anadolu.

El ganador de la noche, Davutoglu, se dirigió brevemente a sus seguidores en su ciudad natal, Konya, donde horas antes había votado, y les agradeció la victoria.

"Es el día del triunfo, pero también el día de la modestia" dijo, tras invocar reiteradamente a Dios y de prometer que el  AKP  "trabajará sin descanso para sembrar amor".

"Hoy no hay rivales, no hay enemigos en este país. Quiero hacer un llamamiento a quienes no votaron al  AKP  para que no se sientan derrotados: este triunfo no es nuestro sino que pertenece a la nación", proclamó Davutoglu.

Poco antes había difundido un mensaje más escueto en su cuenta oficial de Twitter: "Gracias a Dios..."

La oposición ha sufrido un severo varapalo en estas elecciones, ya que los otros tres partidos presentes en el hemiciclo habían basado su campaña precisamente en el objetivo principal de impedir una  mayoría   absoluta  del  AKP  y forzar un gobierno de coalición.

El partido socialdemócrata CHP ha incrementado sus votos en medio punto desde  junio  y se queda en el 25,4 %, lo que le permite ganar dos  escaños  y tener a 134 diputados, según Anadolu.

El gran perdedor de este domingo es el ultranacionalista MHP, que ha bajado del 16,2 al 12 %, con lo que se convierte en el cuarto y último partido del hemiciclo, con 41 diputados, por detrás de su archienemigo, el izquierdista y prokurdo HDP, que contará con 59  escaños .

Pero este partido también pierde, dado que del llamativo 13,1 % que logró en  junio  ha caído al 10,6 %, a pocas décimas de la barrera electoral que durante años impidió la presencia parlamentaria de un partido que defiende a la minoría kurda.

De hecho, el objetivo del  AKP  fue empujar al HDP por debajo de este umbral, algo que no ha conseguido "pese a una competición dura e injusta", según afirmó la copresidenta del HDP, Figen Yüksekdag.

Selahattin Demirtas, el otro copresidente, señaló que el HDP obtuvo este resultado pese a no celebrar siquiera mítines desde que el 10 de octubre pasado un doble atentado suicida del grupo terrorista Estado Islámico en Ankara segó 102 vidas en una marcha por la paz.

Los analistas destacan la apuesta acertada del presidente Erdogan, al que se le atribuye la decisión de no facilitar la búsqueda de coaliciones tras las elecciones de  junio  sino forzar nuevas elecciones para que el partido que fundó, el  AKP , recuperase la  mayoría   absoluta .

Opinan que una importante parte de los votos que  perdió  el ultranacionalista MHP ha afluido al  AKP  debido a que el Gobierno abandonó el proceso de paz con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.

La ruptura llevó al PKK a poner fin a su alto de fuego de dos años en julio, y Gobierno y guerrilla se enzarzaron en duros enfrentamientos que costaron más de 130 vidas entre soldados y policías, y un número probablemente mayor en el bando rebelde.

También los votos de otros partidos menores que no entraron en el Parlamento, sobre todo del islamista Saadet, se han reducido casi a la mitad, y es de imaginar que afluyeron al  AKP .

El analista Taha Akyol afirmó en CNNTürk que el  AKP  sufrió el descalabro de  junio  porque basó su campaña en la reforma presidencialista, que sus votantes no llegaron a respaldar.

"En la actual campaña, el  AKP  no ha mencionado siquiera el tema presidencialista. Erdogan ha reducido su presencia, el partido ha exhibido mano dura con la guerrilla y, además, hay un sector que no votó en  junio  a causa de los escándalos de corrupción y que ahora ha vuelto a las urnas", evaluó Akyol.

Al mantener Erdogan un perfil más bajo, esta victoria es en primer lugar un triunfo de Davutoglu.

Pero queda por ver si con este respaldo público el primer ministro hará una política más independiente de las indicaciones del jefe de Estado, su mentor, o si utilizará su renovada legitimidad para cimentar la posición de Erdogan como líder del islamismo político en Turquía. 

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1