Biden insiste en Miami en que la política de Trump hacia Cuba no está funcionando

El candidato demócrata se lanza a la conquista de haitianos y cubanos en la estratégica Florida

El candidato demócrata ha centrado sus promesas entre los hispanos en los temas de salud, empleos, educación, inmigración y, por supuesto, Cuba. (EFE)
El candidato demócrata ha centrado sus promesas entre los hispanos en los temas de salud, empleos, educación, inmigración y, por supuesto, Cuba. (EFE)

(EFE).- Con una visita a los cubanos y haitianos de Miami, el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, ha dejado claro este lunes que cualquier comunidad del estratégico estado de Florida es clave para darle la victoria electoral en 29 días o reelegir al presidente Donald Trump.

Mientras Trump ya regresó convaleciente a la Casa Blanca después de tres días de hospitalización tras dar positivo por covid-19, Biden aprovecha los últimos días para conquistar al votante hispano, incluso el cubano, el más reacio a votar por él el próximo 3 de noviembre.

En su primera aparición de campaña en el sur de Florida, que incluyó además un encuentro comunitario emitido desde Miami por el canal NBC, el candidato demócrata ha centrado sus promesas entre los hispanos en los temas de salud, empleos, educación, inmigración y, por supuesto, Cuba.

Con mascarilla puesta, el candidato dijo al electorado cubano que son ellos los mejores "embajadores" para recobrar la democracia en la Isla

En respuesta a una pregunta de uno de los electores indecisos que participó en la cita televisada, Biden dejó claro que no tiene nada de "socialista o comunista" como dice la campaña de Trump en Florida para que los cubanos y venezolanos exiliados no voten por él.

"Me preocupa controlar a los Castro del mundo. Me he enfrentado a los Putin del mundo. Me he enfrentado a todos estos dictadores. No he sido acogedor con ellos (...) Soy el tipo que les hizo saber que esto se para aquí. Se detiene conmigo. Se detiene conmigo como presidente", agregó.

En cuestiones internas, añadió que no está ni ha estado nunca de parte de los manifestantes violentos y dijo que está convencido de que la inmensa mayoría de los policías hacen bien su trabajo. Hay "manzanas podridas", como en todas las profesiones, dijo Biden, quien afirmó que si llega a la Casa Blanca convocará a todas las partes implicadas para hallar una solución al problema de la violencia.

Con mascarilla puesta, el candidato dijo al electorado cubano que son ellos los mejores "embajadores" para recobrar la democracia en la Isla.

El que fuera el vicepresidente de Barack Obama (2009-2017), que durante su Gobierno emprendió el deshielo hacia la Isla que Trump se ha encargado de revertir casi por completo, destacó que la política del candidato republicano hacia Cuba no ha funcionado.

"Necesitamos una nueva política hacia Cuba. El enfoque de esta administración no está funcionando. Cuba no está más cerca de la libertad y la democracia hoy que hace cuatro años", afirmó Biden.

El candidato demócrata criticó además la "importante" presencia de Rusia en la Isla y recalcó su historial de lucha a favor de la democracia y los derechos humanos y en contra de "dictadores de derecha y de izquierda".

"El presidente Trump no puede promover la democracia y los derechos humanos del pueblo cubano cuando ha abrazado a tantos autócratas en todo el mundo, empezando por Vladimir Putin (el presidente ruso)", manifestó.

"El presidente Trump no puede promover la democracia y los derechos humanos del pueblo cubano cuando ha abrazado a tantos autócratas en todo el mundo, empezando por Vladimir Putin (el presidente ruso)"

Con estas palabras en un gimnasio de la Pequeña Habana, barrio de exiliados cubanos visitado con frecuencia por Trump en tiempos de campaña, el demócrata busca complacer a los cubano-estadounidenses y hacerse así con los 29 votos que Florida supone para el Colegio electoral, que es el que elige al presidente.

Por otro lado, Biden subrayó que es "inconcebible" que la administración de Trump esté deportando a cientos de cubanos a una dictadura".

Aseguró además que hay casi 10.000 cubanos "languideciendo en campamentos" a lo largo de la frontera mexicana en seguimiento de la política "separatista" migratoria de Trump.

Una disputa que llegó a los insultos entre una cubana seguidora de Trump y un hombre que se decantaba por Biden en las afueras del gimnasio evidenció la reñida contienda que se avecina en Florida, donde ayer terminó la inscripción de votantes, que por ahora suman 14 millones, 5,2 millones de ellos demócratas, 5 millones republicanos y 3,6 millones independientes.

Los haitianos, que recibieron unas horas antes a Biden con bailes folclóricos en un centro cultural de la Pequeña Haití, también son cruciales para elegir al candidato demócrata. Él mismo se lo dijo en un acto al aire libre.

"Este es el último día que puede registrarse para votar en Florida. Importa, realmente importa (...) la propia comunidad haitiana puede determinar el resultado de esta elección", resaltó.

El Partido Demócrata calcula que en Florida hay unos 300.000 votantes haitiano-estadounidenses y que unos 83.000 están en peligro de ser deportados por el Gobierno Trump, que ha intentado eliminar el Estatus de Protección Temporal (TPS) que los mantiene en EE UU.

Biden les prometió hoy que "garantizará" este alivio migratorio, pero además que tendrán la posibilidad de una vía a la ciudadanía bajo una reforma del sistema migratorio que él piensa impulsar.

El Partido Demócrata calcula que en Florida hay unos 300.000 votantes haitiano-estadounidenses y que unos 83.000 están en peligro de ser deportados por el Gobierno Trump

Su campaña subrayó a través de un comunicado que de ser elegido Biden habrá "un liderazgo que trata a los haitianos con la dignidad" y lamentó que Haití haya sido "denigrado" por el Gobierno de Trump, al recordar que esa nación caribeña junto con otras africanas fueron llamadas por el republicano como "shithole countries" (países de mierda).

Biden aventaja al republicano por un promedio de 8,3 puntos en las encuestas de opinión nacional, según el portal especializado Real Clear Politics, pero en Florida esa distancia es sólo de 2 puntos a favor del exvicepresidente.

Tras el primer debate que sostuvieron ambos el martes pasado, Biden incrementó su ventaja, y ahora los ojos están puestos en el segundo cara a cara, programado para el 5 de octubre en Miami, pero aún es una incógnita por la enfermedad de Trump.

Biden concentró ayer su campaña en Miami, mientras su esposa Jill promovió su elección entre mujeres de Boca Ratón, ciudad a 72 kilómetros más al norte.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44