Biden suspende las deportaciones durante 100 días

Latinoamérica recibe ilusionada las políticas del nuevo presidente de EE UU en migración y drogas

Los líderes latinoamericanos saludaron la llegada de Joe Biden a la presidencia de EE UU y expresaron su voluntad de cooperación. (EFE)
Los líderes latinoamericanos saludaron la llegada de Joe Biden a la presidencia de EE UU y expresaron su voluntad de cooperación. (EFE)

(EFE).- El Gobierno de Joe Biden anunció este miércoles por la noche una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones, según un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

"Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos cuya deportación haya sido ordenada", detalló el secretario interino, David Pekoske, recién nombrado por Biden.

La razón, dijo Pekoske, es "garantizar" que Estados Unidos tenga "un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública", por lo que ordenó "revisar y reiniciar" los protocolos.

El DHS no aportó en el comunicado detalles sobre las personas que quedan excluidas de la medida de los 100 días. Durante la campaña, Biden ya se comprometió a esta suspensión de las deportaciones aunque en ese entonces lo hizo sin excepciones.

Durante la Presidencia de Obama fueron deportados tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de EE UU, incluido el de Donald Trump

Biden adquirió este compromiso después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue vicepresidente.

Durante la Presidencia de Obama fueron deportados tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de EE UU, incluido el de Donald Trump.

La pausa por 100 días de las deportaciones se suma a otra medida anunciada este miércoles por el DHS: La suspensión de inscripciones al programa "Permanezcan en México", que permitió a Trump devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.

Además, Biden ha aprobado una serie de medidas migratorias dentro del paquete con 17 órdenes ejecutivas que ha firmado tras instalarse en la Casa Blanca, como el refuerzo del programa para jóvenes indocumentados conocidos como dreamers o la revisión de las prioridades a la hora de arrestar a inmigrantes sin papeles.

América Latina, su principal socio comercial y político a Estados Unidos, mira con expectativa e ilusión la llegada al poder de Joe Biden, quien ha prometido avanzar con la región en la solución de viejos problemas como son la migración ilegal y el narcotráfico.

Tan pronto Biden juró como el presidente 46 de EE UU, el Gobierno de México, con el que históricamente ha existido una relación de amigos y rivales con la migración como punto de quiebra, auguró que el vínculo estará marcado por el "respeto mutuo" y la "esperanza".

Al respecto, el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, manifestó que coincide con los "planteamientos principales" de Biden sobre la migración, la reactivación económica y el combate a la pandemia de covid-19.

Sobre el talón de Aquiles que supone la migración, López Obrador defendió que "se debe regularizar" a los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y se mostró convencido de que Biden "va a reafirmarse" en esta postura, ya que se comprometió a enviar al Congreso una propuesta de reforma migratoria que incluirá una vía a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que hay en el país.

Biden presentó ayer mismo los detalles de la Ley de Ciudadanía de EE UU de 2021, que incluye una vía para esos inmigrantes y que enviará este miércoles al Congreso

Justamente Biden cumplió con ella, una de sus mayores promesas electorales, y su equipo de transición presentó ayer mismo los detalles de la Ley de Ciudadanía de EE UU de 2021, que incluye una vía para esos inmigrantes y que enviará este miércoles al Congreso.

Asimismo, Honduras y El Salvador, de donde cada año salen miles de inmigrantes en busca de alcanzar el "sueño americano" de tener una mejor vida, y escenario desde 2018 de multitudinarias y desesperadas caravanas hacia el norte, la última de las cuales salió la semana pasada, se unieron este miércoles al festejo general por Biden.

Así, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, reafirmó su intención de seguir luchando "por la paz y prosperidad de la región".

Ambos países suscribieron en septiembre de 2019 un acuerdo de cooperación de asilo para inmigrantes que buscan refugio en la nación norteamericana y reducir la migración irregular en Centroamérica.

El Gobierno de El Salvador, dirigido por Nayib Bukele, dio a conocer por su parte su "plena voluntad" para unir fuerzas con Estados Unidos, así como su "compromiso para impulsar esfuerzos articulados en áreas de interés común y en beneficio mutuo".

Estados Unidos es el principal socio comercial de El Salvador y se estima que unos 3 millones de salvadoreños viven en ese país, de donde proviene casi la totalidad de las remesas que sostienen su economía.

Desde Colombia, el presidente Iván Duque sostuvo que su nación está "lista para seguir fortaleciendo una histórica relación binacional, bipartidista y bicameral" con los nuevos ocupantes de la Casa Blanca.

Colombia es el principal aliado de Estados Unidos en Suramérica y el principal receptor de ayuda militar de Washington en la región que utiliza principalmente para combatir el narcotráfico y a los grupos alzados en armas.

Colombia es el principal aliado de Estados Unidos en Suramérica y el principal receptor de ayuda militar de Washington en la región que utiliza principalmente para combatir el narcotráfico y a los grupos alzados en armas

Por ello, el jefe de Estado colombiano valoró que ambos países tienen una relación diplomática de más de 200 años que "se hace cada vez más fuerte con objetivos comunes" como "la defensa de la democracia, la lucha contra el crimen trasnacional, contra el narcotráfico, contra el terrorismo".

La relación entre Estados Unidos y América Latina está marcada también por el tema político, actualmente con especial fuerza en Venezuela y Bolivia.De hecho, el líder opositor venezolano Juan Guaidó afirmó que trabajará "en alianza" con Biden para "lograr la libertad de Venezuela".

Guaidó fue reconocido como presidente interino de Venezuela por el ya expresidente Donald Trump, el principal apoyo internacional con el que ha contado en su pulso con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

"Seguiremos trabajando en alianza para defender la democracia y estabilidad de la región frente a la amenaza de la dictadura, lograr la libertad de Venezuela y elecciones libres", aseguró Guaidó, quien agregó que "Estados Unidos es un aliado de la lucha por la democracia y lo han demostrado en cada acto de respaldo y respeto a nuestra gente".

Mientras tanto, dos de los grupos de oposición más conocidos en Nicaragua, Coalición Nacional, y Unidad Nacional Azul y Blanco, pidieron al nuevo presidente estadounidense mantener su posición contra el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega, al que la disidencia considera un "dictador".

"Saludamos la toma de posesión del presidente electo democráticamente en Estados Unidos, Joe Biden, seguimos solicitando a Biden y al Departamento de Estado más sanciones para la dictadura, hasta que se logren las reformas electorales que generen confianza", dijo el miembro de la Coalición Nacional, Armando Herrera.

En más de una ocasión Biden se ha pronunciado en contra de Ortega, a quien responsabiliza por la muerte de más de 300 personas desde el estallido social antigubernamental de 2018.

En más de una ocasión Biden se ha pronunciado en contra de Ortega, a quien responsabiliza por la muerte de más de 300 personas desde el estallido social antigubernamental de 2018

Por esta razón, la dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Alexa Zamora, dijo confiar en que la Administración Biden "va a ser un aliado para el pueblo de Nicaragua, que se va a hacer eco de las demandas, que también corresponden con las demandas de democracia y respeto a los derechos humanos".

Por su parte, el Gobierno de Bolivia, cuya relación con EE UU ha estado en los últimos tiempos marcada por discrepancias hasta la ruptura de relaciones a nivel de embajadores, deseó que de ahora en adelante haya una cercanía "saludable y sostenible", en donde exista "el mutuo respeto y la complementariedad".

La relación entre ambos países ha sido tensa desde la expulsión en 2008 del entonces embajador estadounidense Philip Goldberg, a quien el Gobierno del expresidente Evo Morales acusó de una supuesta conspiración, algo que Washington siempre negó.

Tras ese incidente mantuvieron relaciones únicamente a nivel de encargados de negocios hasta que en 2019 se designó a Walter Óscar Serrate como embajador de Bolivia en Estados Unidos.

América Latina abraza asimismo la esperanza de que con Biden la economía regional, fuertemente golpeada por la pandemia del coronavirus, tenga finalmente un respiro o, al menos, cierto apoyo desde Washington.

De este modo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un férreo defensor de las políticas del saliente Donald Trump, a quien apoyó en su tesis de que hubo "fraude" en las elecciones en las que se impuso Biden, apostó por la "prosperidad" de ambos países y por la defensa de la Amazonía.

Igualmente, Argentina consideró urgente que Biden "respete a los organismos multilaterales" y que en su Gobierno "no se apueste a la desunión de nuestras naciones como en la etapa anterior" de Donald Trump.

Jair Bolsonaro, que apoyó a Trump en su tesis de que hubo "fraude" en las elecciones en las que se impuso Biden, apostó por la "prosperidad" de ambos países y por la defensa de la Amazonía

Además de ser el tercer socio comercial de Argentina, detrás de Brasil y China, Estados Unidos es uno de los principales inversores extranjeros en el país y es el que mayor peso tiene en el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo con el que la nación suramericana negocia un acuerdo de refinanciación de deudas por unos 44.000 millones de dólares.

A su vez, el presidente de Chile, el conservador Sebastián Piñera, indicó que Biden deberá "sanar el alma" de Estados Unidos y "fortalecer la amistad cívica", mientras que el mandatario de transición de Perú, Francisco Sagasti, se declaró optimista frente a "un futuro de mayor cooperación, inversión y comercio".

También, el presidente panameño, Laurentino Cortizo, vaticinó una era fértil para "la democracia y las relaciones productivas con América Latina"

Finalmente, Costa Rica resumió el clamor general de América Latina al pedir al nuevo jefe del Gobierno de Estados Unidos la "construcción de soluciones globales urgentes para un futuro próspero e inclusivo", en las que se promueva el diálogo político, el impulso de las acciones de cooperación y las inversiones.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28