Bonnie Leung: necesitamos convertir el poder de la calle en poder político

Esta consejera de distrito, de 32 años, comenzó a interesarse por la política cuando tenía 21 y la llamada “Revolución de los Paraguas” en 2014 le llevó a implicarse activamente en los movimientos sociales.

Manifestantes toman por asalto el Parlamento de Hong Kong. Las protestas buscan asegurar las libertades de ese enclave. (EFE)
Manifestantes toman por asalto el Parlamento de Hong Kong. Las protestas buscan asegurar las libertades de ese enclave. (EFE)

(EFE).- Es la voz internacional del Frente Civil de Derechos Humanos, promotor de las manifestaciones que han acaparado la atención mundial desde hace casi un mes. Bonnie Leung cree que ha llegado el momento de convertir la protesta en poder político, pese a las carencias democráticas del sistema hongkonés.

Esta consejera de distrito, de 32 años, comenzó a interesarse por la política cuando tenía 21 y la llamada “Revolución de los Paraguas” en 2014 le llevó a implicarse activamente en los movimientos sociales.

En un perfecto inglés, Leung se emociona durante la entrevista y se le escapan las lágrimas varias veces, especialmente cuando habla de los adolescentes que irrumpieron en el Parlamento de Hong Kong el pasado lunes.

PREGUNTA: ¿ En qué momento se encuentra ahora el movimiento prodemocrático tras los sucesos del lunes?

RESPUESTA: Estamos en un periodo de reflexión y observación. Tuvimos tres marchas muy grandes, de un millón de personas, de dos millones y otra el lunes de 500.000 personas, cuando la gente tomó una aproximación diferente y entró en el Parlamento. Los manifestantes necesitan un tiempo para descansar y reflexionar sobre lo que ha pasado. Y observar también la reacción del Gobierno y de Pekín.

Estos días haremos emisiones en directo con abogados y psicólogos por plataformas como Facebook y Youtube para asesorar y ayudar a los manifestantes, entendemos que algunos tienen mucho miedo por las consecuencias legales. Cuatro personas se han suicidado ya porque se sentían muy desesperadas. Intentamos organizar alguna clase de ayuda para ellos en internet para que todos los jóvenes puedan verla.

Cuatro personas se han suicidado ya porque se sentían muy desesperadas. Intentamos organizar alguna clase de ayuda para ellos en internet para que todos los jóvenes puedan verla

Los diputados pandemocráticos intentan por su parte reunirse con Carrie Lam (la jefa del Gobierno hongkones) pero siempre está muy ocupada. No ha tenido siquiera comunicación telefónica directa con ellos. Intentamos tender puentes de comunicación con el gobierno pero Lam se esconde detrás de las puertas a pesar que dijo que quiere escuchar a los manifestantes.

Un grupo de jóvenes han organizado una marcha en un foro en internet para el domingo en Kowloon (una zona de la ciudad) porque hay muchos turistas chinos que compran allí y quieren expresarles nuestro mensaje. No tenemos comunicación directa con ellos, observamos de cerca cómo lo organizan y si necesitan ayuda se la damos, ya que tenemos experiencia en organizar esta clase de manifestaciones.

P: ¿Pero ustedes apoyan esa marcha?

R: Nosotros la observamos, no tenemos una invitación oficial de ellos. Cada individuo la puede apoyar, cuando tengamos más información decidiremos pero por el momento no veo por qué no la podemos apoyar. Yo personalmente iré a la manifestación.

P: ¿Supone esto que comienza a haber división entre el movimiento?

R: No. La protesta no concluirá hasta que no veamos nuestras demandas satisfechas. La protesta se puede hacer de muchas formas diferentes, por el momento no planeamos grandes manifestaciones por nuestra parte pero muchos manifestantes están haciendo acciones. Lo que nosotros queremos hacer es transformar este apoyo, este “momentum” de las grandes marchas de 2 millones de personas, en poder dentro del sistema político.

En noviembre hay elecciones para los consejos de distrito, en el pasado muchos distritos fueron para los oficialistas porque no hubo competición, ahora la respuesta es distinta y la gente está presentando candidaturas de manera entusiasta.

Queremos coordinarnos entre nosotros y unir fuerzas para que haya competición. Necesitamos convertir el poder de la calle en poder dentro del sistema político. Si el Gobierno cree que puede ignorar a dos millones de personas en la calle, no podrá hacerlo si este número de personas se convierten en poder, en consejeros de distrito, donde podemos obtener la mayoría, aunque los consejeros no tienen poder real pero pueden influir en la elección del jefe de Gobierno.

Si el Gobierno cree que puede ignorar a dos millones de personas en la calle, no podrá hacerlo si este número de personas se convierten en poder

También el año que viene hay elecciones para el Consejo Legislativo (Parlamento), aunque ahí la mitad de los escaños no son elegidos de forma directa. Nunca podremos ganar ahí, donde Pekín siempre gana, ni conseguir más de la mitad de los escaños pero tenemos que unir fuerzas con los partidos pandemocráticos para alcanzar el máximo poder posible.

Si creamos suficiente presión en nuestra sociedad y en el mundo, esa presión puede hacer que suceda algo.

El anterior presidente del Parlamento, Jasper Tsang, defendió estos días que Lam podría perdonar a los detenidos si resultan condenados, destacó que los asaltantes no habían hecho daño a nadie y recalcó que tenemos un conflicto que no será arreglado si el sistema político no cambia. Eso es muy cierto. Y también dijo que quizás Pekín debía considerar darle a Hong Kong sufragio universal. Esa es la clave. Si la gente pudiera expresar su opinión con los votos nadie saldría a la calle.

P: ¿Qué opina del asalto al Parlamento?

R: La mayoría eran muy jóvenes, de 15 o 16 años. Yo ahora tengo 32 y cuando era adolescente a mi generación se le acusaba de ser indiferente a la política. Y a mi me consideraban rara por entrar en la política con 20 años. Ahora los adolescentes están tan involucrados en política que, en vez de jugar a la play station y leer novelas y cómics, tienen la valentía de tomar la decisión de sumarse y afrontar consecuencias legales muy graves, quizás de diez años de prisión.

Tenemos que ver más allá de las pintadas y el vandalismo, que Pekín y el Gobierno de Hong Kong intentan presentar al mundo como una violencia imperdonable. Mucha gente de Hong Kong no piensa de esa manera porque lo que han hecho no ha sido solo romper cosas. Por ejemplo, tomaron bebidas de la cantina pero pagaron por ellas y dejaron una nota escrita con caracteres casi infantiles diciendo que “pagaban porque no son ladrones”.

Además, cuatro de ellos decidieron que se quedaban en el Parlamento a pesar de las advertencias de la Policía de que les iban a dispersar por la fuerza. Y decenas de jóvenes manifestantes, que ya habían salido y se enteraron de la decisión de esos cuatro, volvieron para recogerles pese al peligro que corrían y les sacaron de allí por la fuerza en volandas.

También había muchos documentos históricos en la librería y los manifestantes colocaron notas en las estanterías que decían “No tocar”.

Ahora los adolescentes están tan involucrados en política que, en vez de jugar a la 'play station' y leer novelas y cómics, tienen la valentía de tomar la decisión de sumarse y afrontar consecuencias legales muy graves

Necesitaban entrar en el Parlamento porque querían que se escuchara su voz, que estuviese representada. Ya que no estaban representados por los votos tenían que entrar.

Una de las frases que escribieron en las paredes decía: “fuiste tu quienes nos enseñaste que las manifestaciones pacíficas no sirven para nada”. Y eso es verdad, dos millones de personas salieron a la calle y poco después Lam apareció diciendo que no cambiaría su política.

Es totalmente comprensible que entraran y que expresasen su rabia después de que sus voces no fuesen escuchadas. Están totalmente desesperados.

Si hubiera podido hablar con ellos antes del asalto les hubiera dicho que Pekín les acusaría de violencia y que esa acción podría dañar al movimiento, que yo no apoyo su estrategia y sobre todo que no valía la pena sacrificar su vida por esto.

Lo que hicieron fue extraordinario, les honra, rechazaron dejar a sus compañeros dentro y volvieron a buscarles poniendo su vida en peligro

Pero hay que ver las verdaderas cualidades de esta gente joven. Lo que hicieron fue extraordinario, les honra, rechazaron dejar a sus compañeros dentro y volvieron a buscarles poniendo su vida en peligro, si fuesen soldados en un campo de batalla les darían medallas.

Hicieron eso porque aman mucho a Hong Kong y mucha gente en la ciudad lo siente así.

P: Hay ya 15 personas detenidas esta semana y 71 desde que comenzaron las protestas el 12 de junio. ¿El frente está ayudando legalmente a los detenidos?

R: El frente tiene un equipo de abogados voluntarios que ayuda a los detenidos. Únicamente con que sean acusados de disturbios les pueden pedir hasta diez años. Pero también hay quien amenaza con acusarles de allanamiento, robo o destrozos a una institución pública con lo que las penas podrían ser incluso mayores. 

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14