Para la CIA, la mayoría de los casos de 'síndrome de La Habana' no se debe a un ataque extranjero

La agencia se centra ahora en una veintena de pacientes para los que sigue sin hallarse causa posible

La embajada de EE UU en La Habana. (EFE)
La embajada de EE UU en La Habana. (EFE)

Un informe de la CIA determina que la mayoría de las 1000 personas posiblemente afectadas por el denominado "síndrome de La Habana" no tienen una dolencia que pueda explicarse como producto de un ataque extranjero, según revelaron funcionarios de la agencia a The New York Times.

Los casos se deben por causas ambientales, afecciones médicas no diagnosticadas o estrés, pero no por una campaña global de una potencia enemiga. Sin embargo, los expertos aún tienen dudas sobre un par de docenas de afectados, cuyas dolencias siguen sin poder explicarse. Entre ellos, la mayor parte son del personal en La Habana y Viena, a excepción de algún caso aislado.

Aunque aún se trata de estudios preliminares, las víctimas han manifestado su descontento con el informe y piden que se siga investigando

Aunque aún se trata de estudios preliminares, las víctimas han manifestado su descontento con el informe y piden que se siga investigando. En un comunicado, una asociación de afectados ha rechazado la publicación de este estudio en fase inicial y ha reclamado que estos hallazgos provisionales "no pueden ni deben ser la última palabra sobre el asunto".

"El informe recién emitido por la CIA puede ser calificado de interino y dejar abierta la puerta a alguna explicación alternativa en algunos casos, pero para decenas de servidores públicos dedicados, sus familias y sus colegas, suena a conclusivo", añade el texto.

El director de la CIA, William J. Burns, pidió respeto para los trabajadores de la agencia, que trabajan con "rigor y buen oficio" y también hacia los afectados, cuyos síntomas, insistió, son reales.

"Si bien hemos llegado a algunos hallazgos provisionales significativos, aún no hemos terminado. Continuaremos con la misión de investigar estos incidentes y brindar una atención de primer nivel a quienes la necesiten", dijo Burns.

Marc Polymeropoulos, un oficial de la CIA que participó en operaciones clandestinas en Rusia y Europa, y dice ser víctima de un ataque que sitúa en diciembre de 2017, ha elogiado la actitud de Burns. El agente, que en su día se manifestó molesto porque su caso no fuera tratado con el mismo interés que el de los afectados en Cuba, cree que hay que ser paciente para llegar al fondo del asunto.

"Nos llevó 10 años encontrar a Osama bin Laden", dijo a The New York Times. "Solo pediría paciencia y una investigación constante de Inteligencia y Defensa".

El diario también habló con un afectado que consideró que el Gobierno se equivocó al presionar a algunos diplomáticos en sus investigaciones, ya que algunos acabaron reportando cualquier síntoma generando confusión y cientos de casos que han desviado la atención de los que sí son reales.

Según el rotativo neoyorkino, falta por hacer público un informe de expertos que aún está clasificado, y que trata de hallar posibles tecnologías capaces de causar los efectos reportados.

Entre los casos resueltos, la CIA sostiene que muchos están relacionados con el enorme estrés que genera trabajar en la agencia, lo que sería suficiente para provocar enfermedades diversas y reacciones psicosomáticas

La hipótesis más trabajada es la de las armas de energía dirigida, aunque no está descartada ninguna opción.

Entre los casos resueltos, la CIA sostiene que muchos están relacionados con el enorme estrés que genera trabajar en la agencia, lo que sería suficiente para provocar enfermedades diversas y reacciones psicosomáticas, algo que ha ofendido a algunos de los afectados.

El Senado de Estados Unidos aprobó recientemente por unanimidad una ley para indemnizar a las víctimas del 'síndrome de La Habana', que recibe ese apelativo porque los primeros casos se detectaron en 2016 y fueron el motivo alegado por Donald Trump para reducir el personal diplomático en la Isla.

Posteriormente surgieron casos con los mismos síntomas en ciudades de Rusia, China, India, Vietnam, Austria o Alemania.

La situación se lleva investigando en EE UU desde hace cinco años y ningún informe ha podido concluir nada aún. En 2021, Burns y otros funcionarios dijeron que la CIA se estaba centrando en unos 200 casos que seguían sin explicación. Ahora ya solo quedan poco más de una veintena.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25