Canadá y México toman represalias contra la imposición de aranceles de EE UU

Ambos países reaccionan a la guerra comercial con medidas similares

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau ofreció una conferencia de prensa al culminar la VIII Cumbre de las Américas en Lima. (EFE)
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, reveló algunos detalles del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. (EFE)

(EFE).- Canadá y México reaccionaron este jueves tras conocer la decisión de EE UU de imponer aranceles a las exportaciones de acero y aluminio. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció que su país tomará represalias y dejó claro que las relaciones entre los dos países resultarán gravemente afectadas.

Trudeau y su ministra de Exteriores, Chrystia Freeland, explicaron en una rueda de prensa en Ottawa que Canadá impondrá aranceles extraordinarios a las exportaciones estadounidenses que igualarán la cantidad que Washington impondrá a los productores canadienses.

Freeland cifró los aranceles canadienses en 16.600 millones de dólares canadienses (12.800 millones de dólares estadounidenses) y señaló que Ottawa recargará por esa cantidad las exportaciones estadounidenses de acero, aluminio y otros productos como cerveza, whisky, papel higiénico y laca para el pelo.

Freeland cifró los aranceles canadienses en 16.600 millones de dólares canadienses (12.800 millones de dólares estadounidenses) y señaló que Ottawa recargará por esa cantidad las exportaciones estadounidenses

Los aranceles canadienses entrarán en vigor el 1 de julio. Hasta entonces, las autoridades canadienses consultarán con diversos sectores del país para ajustar la lista de productos afectados.

Dirigiéndose a los estadounidenses, Freeland señaló que "la mitad de las exportaciones estadounidenses de acero" tienen como destino Canadá lo que supone que el sector que supuestamente Estados Unidos quiere proteger será uno de los más afectados por las represalias canadienses.

Freeland quiso destacar la gravedad de la situación al señalar que las medidas anunciadas por Canadá son las represalias comerciales más serias adoptadas por el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En el mismo sentido se expresó Trudeau, quien aseguró que la decisión de la administración del presidente Trump de restringir el comercio con su principal socio, Canadá, tendrá profundas repercusiones a las relaciones entre los dos países.

"Esto es un punto de inflexión en las relaciones entre Canadá y Estados Unidos", dijo Trudeau.

Trudeau afirmó que las medidas adoptadas por Estados Unidos "son totalmente inaceptables" y que es "inconcebible" que Canadá pueda ser considerado una amenaza a la seguridad de su país vecino con el que son socios

Las palabras de Trudeau estaban dirigidas directamente al secretario de Comercio, Wilbur Ross, quien ayer, al anunciar los aranceles estadounidense, quiso minimizar el efecto que tendrán en el medio plazo a las relaciones entre Estados Unidos y Canadá.

Trudeau añadió que las medidas adoptadas por Estados Unidos "son totalmente inaceptables" y que es "inconcebible" que Canadá pueda ser considerado una amenaza a la seguridad de su país vecino con el que son socios en la "Norad, OTAN y en todo el mundo".

Freeland también se expresó con dureza sobre la decisión de la administración de Trump de utilizar una cláusula sobre seguridad nacional para imponer los aranceles contra su socio del norte.

"Usar la cláusula como una forma de imponer aranceles contra su socio más cercano en el mundo no tiene precedentes y es erróneo", afirmó Freeland.

Aunque evitó calificar las acciones de Estados Unidos y la respuesta de Canadá como el inicio de una guerra comercial entre los dos socios, el primer ministro canadiense dejó claro de forma indirecta que el conflicto va a afectar negativamente otros aspectos de las relaciones bilaterales.

Trudeau aprovechó la rueda de prensa para revelar detalles inéditos sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Explicó que dado que las negociaciones para renovar el TLCAN estaban cerca de llegar a un acuerdo, el pasado viernes ofreció a Washington viajar a Estados Unidos y reunirse con Trump para cerrar el acuerdo.

Trudeau aprovechó la rueda de prensa para revelar detalles inéditos sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)

El martes, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, contestó a Trudeau que aceptaban la oferta si Canadá admitía como condición previa incluir una cláusula de cancelación del TLCAN cada cinco años.

"Le dije que era totalmente inaceptable. Y la visita no se produjo", explicó Trudeau.

El primer ministro canadiense también reconoció que la imposición de aranceles puede afectar a la Cumbre del G7 (Alemania, Canadá, EE UU, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) que se celebrará en Canadá los días 8 y 9 de junio.

Además de a Canadá, el Gobierno estadounidense anunció hoy la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de México y la Unión Europea.

Trudeau dijo que "de momento" Trump asistirá a la cumbre y que la reunión será una oportunidad "para discutir directamente" el conflicto comercial que "va a dañar a los trabajadores en Estados Unidos".

En medio de una compleja, si no imposible, negociación del TLCAN, la imposición de aranceles a México detona una guerra comercial con el país latinoamericano, que responde con "medidas equivalentes" mientras ve su divisa devaluarse.

Minutos después del anuncio, México sacó la artillería pesada y el presidente Enrique Peña Nieto habló con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, rechazando las medidas impuestas por Estados Unidos y anunciando "medidas compensatorias proporcionales", unas acciones que respaldó el influyente Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

La nación latinoamericana contraatacó con una tanda de aranceles a una variedad de productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, manzanas, uvas o ciertos quesos.

Los aranceles se aplicarán "hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación", dijo la Secretaría de Economía, que lamentó la decisión "proteccionista" del Gobierno estadounidense

Los aranceles se aplicarán "hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación", dijo la Secretaría de Economía, que lamentó la decisión "proteccionista" del Gobierno estadounidense y recordó que el país latinoamericano es el principal comprador de aluminio y el segundo de acero estadounidenses.

El ministro de Exteriores mexicano, Luis Videgaray, dijo que esta es una decisión "injustificada" y, parafraseando a Jean-Claude Juncker de la Comisión Europea (CE), aseguró que es un "mal día" para el comercio internacional.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) afirmó que la posición de México en materia migratoria o comercial "no habrá de variar ni por la retórica ofensiva ni tampoco por medidas unilaterales e injustificadas de esta naturaleza".

Para el especialista en Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey Manuel Valencia, esta "decisión política" de Trump tendrá un impacto no inmediato, y afectará sobre todo en las compras de las empresas de cara a 2019.

El movimiento del mandatario estadounidense se relaciona directamente con la compleja negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). "Es echarle más limón a la herida", opinó a Efe Valencia.

Si bien continúan las conversaciones para renovar este convenio comercial de 1994 entre México, Canadá y Estados Unidos, muchos analistas consideran que se encuentran en una especie de punto muerto, pues ya no saldrá antes de las elecciones presidenciales del 1 de julio en México, o las legislativas estadounidenses de noviembre.

La decisión ha dejado a un principal damnificado, el peso mexicano, que hoy se devaluó un 0,56% hasta las 19,92 unidades por dólar, uno de sus niveles más bajos de las últimas semanas

La decisión ha dejado a un principal damnificado, el peso mexicano, que hoy se devaluó un 0,56% hasta las 19,92 unidades por dólar, uno de sus niveles más bajos de las últimas semanas.

La directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base, Gabriela Siller, declaró hoy a Efe que la pérdida de valor del peso se vio influenciada por la decisión arancelaria del Departamento de Comercio de Estados Unidos, en un momento de fragilidad de la moneda nacional por la renegociación del TLCAN y la cercanía electoral.

No obstante, parece que lo peor está por llegar. "En junio se seguirá depreciando el peso y podría subir a los 20,50 o 21 pesos por dólar", afirmó la experta, sobre todo si Trump formaliza su reciente amenaza de elevar del 2,5 al 25% el arancel a la importación de automóviles.

Esta realidad impactará en la lucha contra la inflación -que cerró 2017 con un elevado 6,77%, la cifra más alta desde el año 2000.

Además, consideró Siller, es probable que el Banco de México se vea obligado a subir el tipo de interés, que hoy se sitúa ya en un significativo 7,50%.

En entrevista radiofónica poco antes del anuncio estadounidense, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, afirmó que el instituto emisor se mantendrá alerta a cualquier cambio brusco en el mercado cambiario, a fin de "tomar las acciones correspondientes".

"Al final del día, hemos destacado que la acciones proteccionistas son elementos de riesgo, tanto para el crecimiento como para la inflación", remachó.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20