"No habrá más guerra en la península. Con esta declaración abrimos una nueva era"

Kim y Moon sellaron la cumbre con un acuerdo para lograr "la completa desnuclearización" de la península

Los líderes de las dos Coreas celebran hoy una histórica cumbre en la frontera, que comenzó con un afectuoso apretón de manos y con un compromiso de "sinceridad" para alcanzar la paz "como un regalo para el mundo".(EFE/KOREA SUMMIT PRESS POOL)
Los líderes de las dos Coreas celebran hoy una histórica cumbre en la frontera, que comenzó con un afectuoso apretón de manos y con un compromiso de "sinceridad" para alcanzar la paz "como un regalo para el mundo".(EFE/KOREA SUMMIT PRESS POOL)

(EFE).- Los líderes de las dos Coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-in, protagonizaron hoy una cumbre cargada de emotividad y de gestos destinados a escenificar un acercamiento, con el que ambos mandatarios quieren dar el primer paso hacia la reconciliación.

La esperada e histórica cumbre arrancó con una primera imagen para el recuerdo, el instante en que el líder del Norte cruzó a pie la militarizada frontera y pisó territorio surcoreano -un hecho nunca visto hasta ahora- y estrechó la mano al presidente del Sur.

Moon y Kim mantuvieron un emotivo encuentro durante el cual intercambiaron algunas palabras, bromearon y cruzaron a ambos lados de la línea divisoria en varias ocasiones cogidos de la mano, todo ello en el único punto de la demarcación donde las tropas del Norte y el Sur se ven cara a cara.

"Ha sido una decisión muy valiente por su parte el venir hasta aquí", dijo Moon, quien también se preguntó cuándo podría devolver él esta visita a Kim y viajar al Norte, según las palabras recogidas por la cadena surcoreana KBS y la oficina presidencial de Seúl.

"Quizás ahora es un buen momento para que vengas", respondió Kim, y acto seguido le llevó de la mano al lado norteño de la demarcación en un gesto que no estaba previsto en la milimétrica planificación

"Quizás ahora es un buen momento para que vengas", respondió Kim, y acto seguido le llevó de la mano al lado norteño de la demarcación en un gesto que no estaba previsto en la milimétrica planificación del encuentro, y al que Moon accedió con naturalidad.

El presidente surcoreano, de 65 años, se mostró muy sonriente en todo momento, mientras que Kim, al que Moon casi dobla en edad, apareció con un semblante más serio, aunque también hizo alarde de buen humor y carisma en su primera gran aparición mediática en directo y seguida a nivel mundial.

Al inicio de las reuniones formales ambos continuaron intercambiando bromas sobre cómo los lanzamientos nocturnos de misiles del Norte interrumpían el descanso de Moon, o sobre la popularidad en el Sur de la hermana del líder, Kim Yo-jong, directora de propaganda, asesora muy cercana del mariscal norcoreano y hoy también participante en la cumbre.

Kim Yo-jong, una figura clave en el deshielo intercoreano que viajó al Sur en febrero con motivo de los Juegos Olímpicos de PyeongChang y actuó de mediadora para organizar la cumbre, estuvo muy presente durante toda la jornada de hoy y se mantuvo en todo momento cerca de su hermano.

Los líderes sellaron la cumbre con un acuerdo para lograr "la completa desnuclearización" de la península y abrir una nueva era que ponga fin al estado de guerra entre ambos países.

"Sur y Norte han confirmado su meta común de lograr una península libre de armas nucleares a través de la completa desnuclearización", se explica en la declaración conjunta firmada por ambos líderes tras sus conversaciones en la militarizada frontera intercoreana.

Los líderes sellaron la cumbre con un acuerdo para lograr "la completa desnuclearización" de la península

Seúl reconoce además en el texto el peso que tienen en este sentido los gestos adoptados por el régimen de Pyongyang, que recientemente anunció que congela sus pruebas nucleares y de misiles y que cierra su centro de pruebas atómicas.

"Las dos partes acuerdan cumplir con sus roles y responsabilidades, ya que ambos países reconocen que las medidas adoptadas por Corea del Norte para la desnuclearización de la península tienen una importancia significativa y son una medida capital", reza el documento.

Tras la firma del texto, el líder norcoreano, Kim Jong-un, dijo que se esforzará por "por lograr la paz en la península y por cumplir lo escrito en la declaración", aunque que no mencionó específicamente en ningún momento el término "desnuclearización" o el programa de armas atómicas norcoreano.

Algunos analistas mantienen sus dudas con respecto al compromiso de Pyongyang respecto a su desnuclearización, dada la importancia capital que el régimen ha depositado en las tres últimas décadas en su programa de armas, al que ha considerado el garante de su supervivencia.

También juegan en contra las fracasadas conversaciones a seis bandas de la pasada década, suspendidas tras años de negociaciones después de que Pyongyang pusiera todo tipo de trabas para que se inspeccionaran su arsenal e instalaciones atómicas en lo se consideró como una estratagema para ganar tiempo.

Sin embargo, Seúl ha insistido en que la cumbre y la declaración de hoy suponen solo el primer paso de un largo camino para limpiar la península de armas nucleares.

En ese sentido, los dos líderes se comprometieron hoy a continuar cimentando la "confianza mutua" a través de reuniones e intercambios telefónicos regulares, tal y como recordó a su vez Moon

En ese sentido, los dos líderes se comprometieron hoy a continuar cimentando la "confianza mutua" a través de reuniones e intercambios telefónicos regulares, tal y como recordó a su vez Moon.

El presidente surcoreano acordó también visitar Pyongyang el próximo otoño para mantener el actual acercamiento entre ambos países, que se comprometieron a su vez a cooperar para abrir conversaciones con EE UU para así firmar un tratado de paz definitivo que sustituya al alto el fuego que puso fin a la guerra de Corea.

"El Sur, el Norte y Estados Unidos avanzarán activamente con la organización de cumbres a tres o cuatro bandas con vistas a establecer un sistema de paz permanente y estable", se añade en la declaración conjunta.

En el texto se establece también la necesidad de retomar la cooperación económica, congelada completamente desde 2016 a raíz de las pruebas de armas de Pyongyang, y también en el terreno humanitario, donde se ha acordado realizar una nueva reunión de familias separadas por la guerra el próximo 8 de agosto, día nacional en ambos países.

Tras replantar juntos un pino cuyas verdes agujas simbolizan "la llegada de la primavera al Norte y al Sur", Kim y Moon dieron un paseo por un bosque próximo a Peace House, y en este bucólico escenario protagonizaron una íntima y larga conversación sentados frente a frente en sendos bancos y sin compañía de asesores.

La cercanía que quisieron escenificar ambos líderes contrasta con el período de tensión máxima que se vivía hace solo unos meses en la península de Corea, y que Norte y Sur quieren dejar atrás de forma definitiva con la declaración conjunta firmada al término de la cumbre.

"No habrá más guerra en la península. Con esta declaración abrimos una nueva era", dijo el presidente surcoreano en un discurso junto a Kim Jong-un al término de la reunión, en la primera ocasión en la que mandatarios de las dos Coreas comparecen juntos y realizan una intervención al término de una cumbre intercoreana.

Kim, por su parte, destacó que "el mundo les observa" y afirmó que lo acordado hoy permitirá "evitar que se repitan los errores del pasado", además de destacar que Norte y Sur "son un mismo pueblo"

Kim, por su parte, destacó que "el mundo les observa" y afirmó que lo acordado hoy permitirá "evitar que se repitan los errores del pasado", además de destacar que Norte y Sur "son un mismo pueblo" y "no deben volver a enfrentarse" sino "avanzar juntos hacia la unificación".

Los dos líderes culminaron su maratoniana jornada con la asistencia a un banquete celebrado en Peace House, edificio situado al lado sur de la frontera donde mantuvieron sus dos rondas de encuentros.

En la cena, Kim y Moon estuvieron acompañados de sus respectivas esposas, Ri Sol-ju y Kim Jung-sook, y también contaron con la compañía de artistas del Norte y del Sur y de amplias delegaciones de alto nivel.

Los comensales disfrutaron de un menú compuesto por platos de los dos países cargados de simbolismo, entre ellos pescado a la parrilla de Busan, donde creció Moon, acompañado de patatas rosti al estilo de Suiza, donde se educó Kim, o fideos fríos típicos de Pyongyang, cuna del líder norcoreano.

____________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote  miembro 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 38