Dorian provoca una catástrofe histórica en Bahamas, que espera ayuda humanitaria

La Pequeña Bahama de Miami se vuelca en ayudar a la Grande

Bahamas ha quedado arrasada y la cifra de siete víctimas mortales parece quedar escasa. (EPA/PO2 ADAM STANTON/US COAST GUARD)
Bahamas ha quedado arrasada y la cifra de siete víctimas mortales parece quedar escasa. (EPA/PO2 ADAM STANTON/US COAST GUARD)

(EFE).- Dorian comenzó este martes a abandonar el noroeste de Bahamas, donde más de 60.000 personas necesitan ayuda humanitaria tras la que ya se considera la peor catástrofe en la historia del archipiélago y que ha dejado siete muertos, según el Gobierno, que ha aumentado en dos fallecidos la cifra provisional del día anterior.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos informó en su último boletín de que, tras ensañarse como categoría 5 con Bahamas, la mayor en la escala Saffir-Simpson, Dorian se aleja de este archipiélago en dirección noroeste a unas 5 millas por hora (7 km/h).

"Advierto a los bahameños de la posibilidad de que encontremos más personas muertas. Se trata de algo real", sostuvo el ministro de Seguridad Nacional de Bahamas, Marvin Dames, aunque sin dar más detalles cuando el número era aún de cinco víctimas mortales.

"Advierto a los bahameños de la posibilidad de que encontremos más personas muertas. Se trata de algo real", sostuvo el ministro de Seguridad Nacional de Bahamas, Marvin Dames

Los medios del archipiélago habían rebatido las cinco muertes y apuntaron que fuentes sobre el terreno hablaban de cadáveres que en un primer momento pudieron verse flotar sobre las inundadas tierras de las Islas Ábaco, en el noroeste del archipiélago, la primera escala de Dorian por las Bahamas.

Con el progresivo alejamiento del huracán comienza la tarea de conocer cuál es el alcance real de los daños provocados por Dorian en el archipiélago.

El portavoz del Programa Mundial de Alimentos -el mayor brazo humanitario de la ONU-, Herve Verhoosel, dijo que se estima que 14.000 personas en las Islas Ábaco y 47.000 en Gran Bahama necesitarán ayuda alimentaria a corto plazo.

El organismo ha enviado a cuatro especialistas en las áreas de seguridad alimentaria, telecomunicaciones de emergencia y logística para ayudar al Gobierno a realizar una evaluación rápida de la situación, que estará lista en tres días.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) señalaron por su parte que la hipótesis con la que encara la situación humanitaria en Bahamas es que de cada persona en esos dos grupos de islas necesitará recibir algún tipo de ayuda.

Los cálculos iniciales apunta a que unas 62.000 personas en Islas Ábaco y Gran Bahama necesitarán agua potable, ya que las inundaciones han contaminado los sistemas de distribución de agua con agua salada.

Los dos grupos de islas quedaron completamente destrozas. La devastación fue tan grande que una foto de satélite de la compañía ICEYE muestra que el 60% de la superficie de la isla de Gran Bahama quedó bajo el agua a causa de las marejadas y lluvia aparejadas al huracán.

La devastación fue tan grande que una foto de satélite de la compañía ICEYE muestra que el 60% de la superficie de la isla de Gran Bahama quedó bajo el agua a causa de las marejadas y lluvia aparejadas al huracán

El aeropuerto de Freeport, capital de Gran Bahama, se encuentra sumergido bajo el agua a excepción del último piso, tal y como muestran imágenes y vídeos divulgados en las redes sociales. En algunas zonas solo es visible el tejado de las viviendas y muchas personas se agolpan en los mismos para esperar a que puedan ser rescatadas.

Miles de casas se encuentran inundadas y solo es visible el último piso y las calles se han convertido en ríos. Además, la Cruz Roja estima en 13.000 las viviendas destruidas por el azote de Dorian.

La Guardia Costera de Estados Unidos trabaja desde el lunes con sus embarcaciones en tareas de rescate en las Islas Ábaco, donde las imágenes divulgadas en las redes sociales muestran un territorio convertido en ríos de agua en los que hay que moverse con lanchas.

La Organización de Turismo del Caribe (CTO), con sede en Barbados, anunció a través de un comunicado que activó su Fondo de Ayuda para Huracanes con el objetivo de contribuir a paliar los daños causados a las Bahamas.

En Miami, dos templos de Little Bahama, donde se asentó la primera comunidad de origen bahamense en la ciudad, están volcados en recoger toda la ayuda que puedan para los damnificados del huracán Dorian y se proponen enviarla desde este miércoles al archipiélago atlántico a bordo de hidroaviones.

Si el tiempo lo permite, uno de esos aviones que no necesitan de aeropuertos transportará este mismo miércoles un primer cargamento con la ayuda que personas solidarias de muy diversos orígenes han entregado desde que este lunes comenzó la operación de recogida.

Un bahamense, el padre Jonathan Archer, a cargo de la Christ Episcopal Church fundada en 1901 en Little Bahama, situada en el histórico barrio de Coconut Grove, subrayó a Efe que el concejal de Miami Ken Russell ha logrado nueve hidroaviones para llevar la ayuda a las islas devastadas por Dorian y el primero partirá mañana.

El concejal de Miami Ken Russell ha logrado nueve hidroaviones para llevar la ayuda a las islas devastadas por Dorian y el primero partirá mañana

En Little Bahama van a seguir recopilando ayuda toda esta semana y si es necesario continuarán la próxima, porque la magnitud del desastre causado por Dorian es "excepcional", dijo Archer.

Todavía no hay más que datos preliminares y poco significativos sobre los efectos de Dorian, un huracán que llegó el domingo a la isla de Ábaco con vientos de 185 millas por hora (259 km/h) y que se mantuvo estacionario sobre la isla Gran Bahama durante tres días.

"Es devastador, terrible, la gente en Bahamas lo ha perdido todo y necesita toda nuestra ayuda", afirmó a Efe el reverendo Nathaniel Robinson III, el principal de Greater St. Paul Church, un templo metodista fundado en 1896 que bullía de actividad este martes, al igual que su vecino episcopal.

Miembros de ambas congregaciones, en su mayor parte afroamericanos y muchos de ellos bahamenses, se afanaban junto a voluntarios de diversos orígenes en clasificar y empaquetar los miles de artículos donados por los miamenses a sus vecinos los bahamenses. Otros ayudaban a descargar lo que traían a la puerta particulares, algunos colombianos, peruanos y puertorriqueños entre ellos, en sus propios automóviles.

En el revoltijo de bolsas, cajas y objetos apilados en una sala comunitaria en uno de los templos se podían ver algunas cajas de pizza de una conocida marca con la palabra "pepperoni" escrita a mano y botellas de agua de una exclusiva marca italiana.

Entre los voluntarios en Greater St. Paul estaba Branden Cruz, el representante de Estados Unidos, de origen cubano, en el concurso Mister Global que se celebrará en Tailandia este mes

Entre los voluntarios en Greater St. Paul estaba, tan chocante como la pizza, Branden Cruz, el representante de Estados Unidos en el concurso Mister Global que se celebrará en Tailandia este mes.

Cruz, un miamense de origen cubano, era uno más de los que llenaban y movían cajas en una sala adyacente al lugar de culto.

Según dijo a Efe, siempre le han movido las tareas solidarias y benéficas y por eso colabora con una organización que proporciona comida a niños huérfanos en diversos países y ayuda a este templo.

El candidato a Mister Global, un concurso en el que, según dijo, no solo cuenta la belleza, expresó una idea defendida también por otras personas que acudieron a Little Bahama para entregar ayuda o para clasificarla y empacarla: como Miami se salvó de Dorian tiene una suerte de obligación con los que no pudieron escapar al huracán.

Además, como dijo Cruz, lo mejor que pueden hacer con tantas latas de alimentos, agua embotellada y otras cosas que compraron para el posible paso de Dorian por Miami es dárselas a los bahamenses, que sí las necesitan.

Carmen, una ecuatoriana que pertenece a la congregación Greater St. Paul, echó en falta entre lo que llevaba clasificado botiquines y artículos para primeros auxilios, cobijas y pilas.

Por el contrario, dijo, había mucha ropa de segunda mano que no tenían tiempo de revisar y que decidieron no incluir en la carga que se llevarán los hidroaviones que ha conseguido un comisionado de Miami, Ken Russell. De hecho, a la entrada del templo metodista un cartel señala: "No Clothes, Please".

Olie Taylor, una bahamense de la isla de Andros radicada en Florida, habló con un pariente que vive en Gran Bahama y le dijo que su casa se la llevó el agua

Eeleven Ross, una sonriente bahamense radicada en Miami desde que tenía 19 años, comentó con preocupación que aun no ha podido saber nada de los familiares que tiene en Ábaco. Solo pudo hablar con un hermano que vive en Freeport, en Gran Bahama, y le dijo que no sabía cómo van a poder superar esta tragedia.

Olie Taylor, una bahamense de la isla de Andros radicada en Florida, habló con un pariente que vive en Gran Bahama y le dijo que su casa se la llevó el agua.

Por medio de una organización de socorro consiguió un lugar para refugiarse con su familia pero se inundó y ahora no tiene donde ir, relató Taylor, convencida de que en esta situación todos los bahamenses del exterior deben ayudar a sus compatriotas en las islas. También ella exhortó a no donar ropa y sí agua y cajas y cinta para embalar.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5