EE UU pide la extradición de dos colombianos acusados de asesinar a dos migrantes cubanos

Dunieski Eliades Lastre (I) y Edelvis Martínez Aguilar (D), migrantes cubanos asesinados en Urabá, Colombia. (Cortesía)
Dunieski Eliades Lastre (I) y Edelvis Martínez Aguilar (D), migrantes cubanos asesinados en Urabá, Colombia. (Cortesía)

Jhoan Stiven Carreazo Asprilla y Carlos Emilio Ibargüen, dos coyotes conocidos como Playboy y Carlos, quienes en septiembre pasado fueron acusados de violar, robar y asesinar a dos migrantes cubanos en el Golfo de Urabá, en Colombia, serán extraditados con toda probabilidad a Estados Unidos después de que la Corte Suprema aceptase la solicitud del país norteamericano, según la prensa colombiana.

Los dos presuntos asesinos están acusados de "conspiración para instigar e inducir a los extranjeros a llegar y residir en EE UU sabiendo que dicha entrada es o será en contravención de la ley". Estos delitos pueden desembocar en condena a cadena perpetua en Estados Unidos frente a los 60 años de pena máxima que permite la justicia colombiana.

Para que se haga efectiva la extradición de los traficantes, solo se necesita que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, firme la orden ejecutiva, algo, que según la prensa local es solo una cuestión protocolaria.

Los dos presuntos asesinos formaban parte de una red de traficantes de personas que operaba en la zona fronteriza con Panamá. La Fiscalía de Colombia los vincula, además, con el Clan del Golfo

Los dos presuntos asesinos formaban parte de una red de traficantes de personas que operaba en la zona fronteriza con Panamá. La Fiscalía de Colombia los vincula, además, con el Clan del Golfo, una organización narcoparamilitar que opera en el noroeste del país.

La corte del Distrito Sur de Florida los declaró fugitivos el pasado 23 de febrero, junto a otros dos coyotes: Jorge Fernando Rivera Weir, alias Fernando y Fredis Valencia Palacios, según documentos judiciales a los que 14ymedio tuvo acceso.

Liover Santos Corría, de 35 años -único sobreviviente de la tragedia y novio de Edelvis Martínez, violada y asesinada- explicó que conocieron a Playboy y a Carlos en Turbo, un pequeño pueblo del noroeste colombiano, a quienes pagaron 1.400 dólares para que los condujesen hasta la frontera panameña por vía marítima. Junto a ellos iba otro migrante cubano, Dunieski Eliades Lastre, de 25 años.

Los cubanos abandonaron la Isla rumbo a Guayana y después cruzaron Venezuela y Colombia en un viaje que debía llevarlos a atravesar toda América Central y México hasta llegar a Estados Unidos.

Sin embargo, a mitad del camino, los coyotes se enfrentaron a los migrantes con un arma de fuego y un cuchillo, amarraron a los dos hombres y los tiraron por la borda. Pese a ello, los mantuvieron a flote y los anclaron con la cuerda a la parte interior de la embarcación según el testimonio del sobreviviente.

En el centro, esposados, los presuntos asesinos de la pareja de cubanos, Carlos E. Ibargüen (i) y Johan E. Carreazo (d). (Policía colombiana)
En el centro, esposados, los presuntos asesinos de la pareja de cubanos, Carlos E. Ibargüen (i) y Johan E. Carreazo (d). (Policía colombiana)

Los coyotes violaron supuestamente a la joven y después la degollaron, mientras su novio pudo escapar y esconderse entre los manglares de la zona. Al día siguiente fue hallado por las autoridades y dio testimonio de lo vivido, lo que ayudó a encontrar a las víctimas.

Los cadáveres de Edelvis Martínez y Dunieski Eliades Lastre fueron encontrados con cortes en el cuello y vientre, además de "claras señales" de tortura antes del asesinato, según reveló la autopsia realizada en Colombia.

Liover Santos Corría, único testigo de los asesinatos, dijo a 14ymedio sentirse "sorprendido" con la noticia de la solicitud de extradición. El cubano, que llegó a Estados Unidos en septiembre del año anterior, desde entonces reside en la ciudad de Houston, Texas.

Nordelo explica que no saben nada sobre lo que ha sucedido con los acusados y admite que la decisión de la Corte del sur de Florida "lo toma por sorpresa"

En caso de ser juzgados en Estados Unidos, Santos, quien todavía conserva una foto de su novia en su perfil de Facebook, deberá asistir como testigo.

Edgardo Nordelo Sedeño, hermano de Dunieski Eliades Lastre, concuerda en que lo mejor sería que los presuntos asesinos de su hermano sean juzgados en Estados Unidos.

Nordelo explica que los familiares de los cubanos asesinados en Colombia no saben nada sobre lo que ha sucedido con los acusados y admite que la decisión de la Corte del sur de Florida "lo toma por sorpresa".

"Nunca más supimos de los abogados que nos mantenían al tanto del caso. Ya no le puedo decir nada a mi madre [que está en Cuba] cuando pregunta sobre mi hermano", dice Nordelo.

El documento de la acusación de la justicia estadounidense contra los coyotes está firmado por el exfiscal del Distrito Sur de Florida Wilfredo Ferrer, hijo de padres cubanos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5