EE UU contrata personal cubano en previsión de la reapertura de sus servicios consulares

Congresistas republicanos piden a Biden reanudar plenamente la atención en la sede diplomática en La Habana

El denominado síndrome de La Habana fue el detonante para que se redujera al mínimo el personal en la embajada de EE UU en La Habana. (14ymedio)
En los alrededores de la Embajada, muy próxima al Malecón habanero, la vida también parece haberse paralizado y hasta retrocedido. (14ymedio)

Varios anuncios de empleo recién aparecidos en la página oficial de la Embajada de Estados Unidos en La Habana han renovado la expectación por una pronta reapertura de los servicios consulares en la Isla.

Una fuente oficial estadounidense aseguró en privado a 14ymedio que "incluso antes de los sucesos del 11 de julio ya se estaba estudiando reabrir parte de los servicios consulares en La Habana". De igual manera, y sobre las remesas, la misma fuente dijo que intentan encontrar "un camino diferente al que quiere imponer el régimen cubano".

El funcionario no precisó el momento en que quedarían restablecidos esos servicios, pero la oferta de empleos de personal de seguridad, auxiliar de caja y supervisor de viajes y transportes indica que podría ocurrir en el primer semestre de este año.

Este mismo jueves, los congresistas cubanoamericanos Mario Díaz-Balart, María Elvira Salazar y Carlos Giménez firmaron una carta dirigida al presidente, Joe Biden, en la que expresan la necesidad del pleno restablecimiento de los servicios consulares en la Isla.

Salazar, Díaz-Balart y Giménez sugieren también que se investigue cuidadosamente a los solicitantes para asegurarse de que ningún abusador de los derechos humanos pueda ingresar a Estados Unidos

En la misiva, los tres representantes republicanos por Florida solicitan, además, dar prioridad a los cubanos defensores de los derechos humanos y por un cambio democrático, y a los que tengan necesidades humanitarias o médicas urgentes.

"Fue particularmente insultante para muchos en nuestros distritos cuando los agentes del régimen y sus favoritos, como los jugadores profesionales de béisbol, pudieron acceder a los servicios consulares en la Isla, mientras que la gran mayoría de los cubanos más merecedores se vieron obligados a viajar a un tercer país con un considerable monto de gastos", dicen en su texto.

Salazar, Díaz-Balart y Giménez sugieren también que se investigue cuidadosamente a los solicitantes para asegurarse de que ningún abusador de los derechos humanos pueda ingresar a Estados Unidos.

Asimismo, pidieron a Biden reanudar lo más pronto posible la gestión de las solicitudes del Programa de Permiso de Reunificación Familiar Cubano (CFRP), que quedó en suspenso en 2018, a raíz de los problemas de salud sufridos por diplomáticos y personal de la misión de EE UU por el llamado "síndrome de La Habana", sin explicación hasta el momento.

Para remediar la situación, recuerdan los congresistas, presentaron en 2021 la Ley de Modernización de la Reunificación Familiar para los Cubanos, de carácter bipartidista, que autoriza al Departamento de Estado en coordinación con el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Defensa, a reanudar el procesamiento de las solicitudes de CFRP.

"Mi hermana lleva varias semanas en Guyana esperando por la entrevista para obtener su visado de reunificación familiar, ese viaje y la estancia nos han costado ya 4.000 dólares"

Los legisladores también instaron al presidente a que considere detenidamente la manera en que se selecciona al personal de seguridad y otro personal no estadounidense en la misión de Estados Unidos en Cuba.

El cierre de los trámites consulares en La Habana ha obligado a miles de personas a trasladarse a terceros países para realizar sus trámites allí.

"Mi hermana lleva varias semanas en Guyana esperando por la entrevista para obtener su visado de reunificación familiar, ese viaje y la estancia nos han costado ya 4.000 dólares", explica a este diario Niurka Gómez, una cubana que vive en Miami.

"El cierre del consulado ha afectado principalmente a la gente, encarecido todo el proceso para viajar y separado familias. No creo que haya sido nada positivo para nadie", remacha Gómez.

Varios disidentes y activistas consultados por este diario coinciden en que "nunca como ahora la diplomacia estadounidense ha estado más apagada en la Isla", en relación con la sociedad civil, las actividades culturales y otros eventos. Los dos salones desde los que se facilitaba el acceso a internet de los ciudadanos llevan varios años cerrados y la biblioteca tampoco ha brindado servicio todo este tiempo.

En los alrededores de la Embajada, muy próxima al Malecón habanero, la vida también parece haberse paralizado y hasta retrocedido. Los negocios privados de la zona que vivían de vender meriendas, guardar bolsos y rellenar planillas consulares han cerrado o apenas sobreviven reconvertidos con otros servicios.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22