Edificio de Varsovia pasa de "nido de espías" soviético a alojar ucranianos

El embajador ucraniano en Varsovia se mostró deseoso de "entrar y colocar una bandera ucraniana" en la azotea del edificio central de la urbanización

Una captura de pantalla de la vista que ofrece Google Street del complejo de edificios conocido como "el nido de espías". (Captura)
Una captura de pantalla de la vista que ofrece Google Street del complejo de edificios conocido como "el nido de espías". (Captura)

Tras años de litigios, la ciudad de Varsovia ha expropiado un complejo de edificios conocido como "el nido de espías" soviético, que permanecía abandonado desde hacía décadas y que ahora se entregará a la comunidad ucraniana.

Protegido por muros y alambradas, vigilancia privada y sobre todo por un aura de misterio y temor cultivada durante décadas, este grupo de torres de diez plantas de granito situado en el distrito diplomático de Varsovia fue, desde su construcción en la década de 1970, un sitio peculiar.

Además de contar con un sistema autónomo de calefacción, electricidad e incluso su propia purificadora de agua, el "nido de espías", que sirvió como hotel y residencia para diplomáticos soviéticos y personal enviado por el Kremlin, como arquitectos, comisarios políticos y, probablemente, espías, albergaba una enrevesada red de túneles subterráneos sobre los que circulan multitud de leyendas urbanas.

Ahora una decisión judicial motivada por unas deudas que ascienden a varios millones de euros ha permitido que su propiedad pase de la Federación Rusa al ayuntamiento de Varsovia. 

"Era excitante entrar allí, para una fiesta, una tertulia o simplemente para pasear por un lugar que imponía mucho"

El alcalde de la ciudad, Rafal Trzaskowski, tomó posesión del lugar el pasado lunes en un acto simbólico al que asistió el embajador ucraniano en Polonia, Andrii Deshchitsa, pues, según se anunció recientemente, el complejo residencial se destinará a viviendas para refugiados y posiblemente a un centro cultural ucraniano.

Según cuenta a Efe por teléfono, Zofia, que ha vivido sus "casi cien años" muy cerca del "nido de espías", fue una de las pocas personas no soviéticas que pudo visitar habitualmente la urbanización, gracias al padre de un amigo que conocía al corresponsal del antiguo diario "Pravda".

"Era excitante entrar allí, para una fiesta, una tertulia o simplemente para pasear por un lugar que imponía mucho", explica; "Una veía a gente con trajes o uniformes militares por los pasillos y no sabía quiénes eran, pero daba un poco de miedo... la atmósfera no era acogedora, más bien fría".

"Casi siempre volvía con algún regalo: arenques ahumados, chocolate, vodka ruso, café, halva (pasta de frutos secos), y yo no podía evitar ver ese lugar como una isla de abundancia y exotismo". 

"Una veía a gente con trajes o uniformes militares por los pasillos y no sabía quiénes eran, pero daba un poco de miedo... la atmósfera no era acogedora, más bien fría"

El uso de la peluquería, el gimnasio, el cine o las saunas que había en el recinto estaba dedicado exclusivamente a los residentes del "Club 100", llamado así por la dirección, calle Sobieskiego 100, donde se encuentra este lugar.

Algunos curiosos se aventuraron a penetrar en el "nido de espías años después de que fuese abandonado, sin aviso previo, en algún momento de los años 90.

En vídeos y fotografías hechos públicos se pueden ver periódicos rusos de hace décadas, calendarios amarillentos colgados de las paredes, algunos muebles de oficina cubiertos de polvo y, en una habitación subterránea, lo que parece ser una centralita telefónica que bien pudo servir para hacer llamadas a Moscú y, según los rumores, para espiar a los propios inquilinos del complejo.

Las autoridades rusas han denunciado la expropiación del "nido de espías", cuyo valor en el mercado inmobiliario podría alcanzar varios millones de euros, como una "flagrante violación del derecho internacional" destinada a "alimentar la rusofobia". 

El embajador ucraniano en Varsovia se mostró deseoso de "entrar y colocar una bandera ucraniana" en la azotea del edificio central de la urbanización

Por su parte, el embajador ucraniano en Varsovia se mostró deseoso de "entrar y colocar una bandera ucraniana" en la azotea del edificio central de la urbanización, "pero", afirmó, "esperaré a que se arregle el papeleo porque yo no soy como los rusos, yo respeto la ley".

El caso del "nido de espías" no es único: en la capital polaca hay otros 21 edificios cuya propiedad desempeña aún Rusia, como heredera de la antigua Unión Soviética, y cuya existencia es la materialización de un pasado que la mayoría de los varsovianos quieren finiquitar, tanto simbólica como literalmente.

Entre estas propiedades hay una antigua escuela secundaria situada en una de las mejores calles de la ciudad y que funcionó hasta hace pocos meses, un edificio de oficinas, un palacete cercano al palacio Belwedere, residencia oficial del presidente Andrzej Duda, un parque de cuatro hectáreas e incluso un complejo vacacional a unos kilómetros de Varsovia.

La situación más complicada, sin embargo, es la del edificio que actualmente alberga a la embajada ucraniana, en la calle Szucha, que fue adquirido por Moscú justo al acabar la Segunda Guerra Mundial y poco después cedido al Gobierno comunista polaco. Ahora Rusia reclama su propiedad.

En medio de esta polémica, exacerbada por la guerra de Ucrania, el ayuntamiento de Varsovia ha presentado una instalación artística que autoriza a un grupo de artistas a pintar 60 metros de acera -entre ellos los situados frente a la embajada rusa- con murales.

Entre las obras ya terminadas destacan las palabras "Slava Ukraini", o "gloria a Ucrania", el lema con que cierra todas sus intervenciones públicas el presidente de ese país, Volodímir Zelenski, pintadas con los colores de la bandera ucraniana a lo largo de más de 20 metros de calzada.


________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1