El Gobierno catalán cifra el "sí" a la independencia en un 90%, algo más de 2 millones de votos

Más de 800 heridos en un despliegue de Policía y Guardia Civil para impedir el referendum suspendido por el Constitucional

Los partidarios del 'Sí' se reunieron anoche en la Plaza de Cataluña, en Barcelona, para escuchar los resultados. (twitter)
Los partidarios del 'Sí' se reunieron anoche en la Plaza de Cataluña, en Barcelona, para escuchar los resultados. (twitter)

(con información de agencias).- Las autoridades del Gobierno catalán ofrecieron al filo de la medianoche de este lunes los datos provisionales del referéndum celebrado este domingo pese a la suspensión del Tribunal Constitucional. El consejero de Presidencia, Jordi Turull aseguró que se han podido contabilizar 2.262.424 papeletas, en las que el 'sí' a la independencia de Cataluña alcanza el 90% de los votos, frente a un 7,8% de votos en contra.

Desde el International Press and Broadcasting Center instalado para hacer el seguimiento de la jornada del 1-O, Turull ha dado por buena la votación pese a todas las alteraciones que ha sufrido el proceso previsto por el Gobierno regional a lo largo del día, por el "marco de excepcionalidad" en el que se ha celebrado.

Turull ha asegurado que a parte de las 2.262.424 papeletas computadas hay que tener en cuenta que 400 colegios electorales han sido "cerrados o precintados" o bien la policía se ha llevado urnas y material electoral.

Teniendo en cuenta el censo de 5.313.000 personas y las 2.262.424 papeletas, la participación sería del 42% y el apoyo a la independencia constituiría en torno al 37%

El Gobierno catalán había reconocido ya a primera hora que no podía celebrar su referéndum de independencia tal y como había planeado y, por sorpresa, ha anunciado un censo universal y la posibilidad de votar aunque fuera sin sobre, con papeletas impresas en casa, urnas que cambiaban de colegios y sin aclarar el proceso de recuento, incumpliendo así su propia Ley del Referéndum, suspendida por el TC.

Teniendo en cuenta el censo de 5.313.000 personas y las 2.262.424 papeletas, la participación sería del 42% y el apoyo a la independencia constituiría en torno al 37%, aunque el Gobierno no ha ofrecido un porcentaje concreto porque ha subrayado que ha habido "votos robados", urnas retiradas por la policía y 400 centros cerrados que han alterado resultados. Turull ha considerado, así, que sin esa "situación excepcional" se podría haber llegado al 55%" de participación.

El Govern ha indicado que ha habido 2.020.144 votos a favor del sí (90%) y 176.566 del no (7,8%), además de 45.586 en blanco y 2.129 nulos, con unos resultados aún provisionales porque faltan 15.000 votos por contabilizar y las papeletas de los catalanes en el exterior.

Asimismo, Turull ha negado contactos con el Gobierno: "Las únicas noticias de la Moncloa han sido golpes de porra", ha subrayado Turull.

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno catalán y consejero de Economía, Oriol Junqueras, ha señalado que Cataluña "ha demostrado su desconexión ante un Estado profundamente autoritario", por lo que ha considerado que se ha "ganado el derecho de poder constituirse en república si así lo decide el Parlamento".

"Seremos consecuentes con el mandato democrático que los ciudadanos nos han encomendado", ha añadido Junqueras, que ha remarcado que el Gobierno regional  "trasladará los resultados -del referéndum- al Parlamento, que es a quien le corresponde la decisión" sobre la declaración unilateral de independencia.

Por su parte, el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, ha instado a Europa a escoger entre la "vergüenza y violencia" del Estado o la "dignidad y democracia" de Cataluña.

Pese a lo insólito de la votación, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, había anunciado que en los próximos días "trasladará" al Parlamento los resultados para que, si el 'sí' era mayoritario, aplique el procedimiento previsto en la ley del referéndum.

Pese a lo insólito de la votación, Carles Puigdemont había anunciado que en los próximos días "trasladará" al Parlamento los resultados para que, si el 'sí' era mayoritario, aplique el procedimiento previsto en la ley del referéndum

Según el artículo 4.4 de la ley del referéndum, aprobada por el Parlament y suspendida por el Tribunal Constitucional, si el 'sí' a la independencia sale vencedor, el Parlament, "dentro de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados por parte de la Sindicatura Electoral, celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Cataluña".

El titular de Exteriores ha aseverado que han habido "muestras de apoyo, acompañadas de indignación", de diferentes actores internacionales de "enorme relevancia política", sin mencionar nombres.

La prensa española, no obstante, sostiene que una facción del PdeCat ( Partido Demócrata Europeo Catalán, al que pertenece el presidente Puigdemont y tradicionalmente más autonomista que independentista) presiona para que se utilicen los resultados de ayer para negociar un referendum legal y acordado con el Gobierno central. Según estas informaciones, la declaración unilateral de independencia haría perder el terreno ganado por el secesionismo internacionalmente tras la dureza de las imágenes de los heridos.

La reacción este mediodía del presidente regional, Carles Puigdemont, parece ir en esa línea. El dirigente, que ha pedido la retirada inmediata de los efectivos policiales de refuerzo enviados a Cataluña, ha reclamado que se abra un diálogo con mediación internacional.

El despliegue policial que este domingo trató de impedir la celebración del referéndum dejó más de 800 heridos, según los servicios de Salud de la región, algunos de ellos con ataques de ansiedad. Además, en torno a 30 agentes tuvieron que ser atendidos también.

Seis juzgados de Cataluña han abierto diligencias para investigar la actuación de los Mossos d’Esquadra por no haber impedido la votación, como ordenaba el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Además, agentes de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil se encararon en varias ocasiones, en algún caso llegando a darse empujones, durante las intervenciones del instituto armado para cerrar los locales designados como centros de votación del referéndum.

Las imágenes de las cargas de Policía y Guardia Civil han acaparado las portadas de la prensa internacional que han calificado la actuación de represiva y han llevado a algunos gobiernos de la UE a reclamar diálogo entre las partes para una salida negociada. En algunas ciudades españolas, con Madrid a la cabeza, se llevaron a cabo concentraciones en contra del comportamiento de las Fuerzas de Seguridad y a favor del diálogo.

La Comisión Europea ha reiterado su apoyo al "orden constitucional" en España y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ha hecho un llamamiento a resolver la situación sin recurrir a la violencia. "La Comisión cree que son tiempos para unidad y estabilidad, no división y fragmentación. Llamamos a todos los actores relevantes que pasen de la confrontación al diálogo. La violencia nunca puede ser un instrumento en política", declaró el portavoz jefe de la CE, Margaritis Schinas, en la rueda de prensa diaria de la institución.

El Gobierno federalista de la provincia canadiense de Quebec dijo en un comunicado que "condena los actos de violencia" ocurridos y se ofreció para compartir con España y Cataluña su experiencia en "materia de conciliación"

El Parlamento Europeo podría celebrar un debate extraordinario sobre la situación a petición de los Verdes que se espera que solo sea rechazado por el Partido Popular Europeo.

El Gobierno federalista de la provincia canadiense de Quebec dijo en un comunicado que "condena los actos de violencia" ocurridos y se ofreció para compartir con España y Cataluña su experiencia en "materia de conciliación". El primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, añadió que Quebec no se inmiscuirá en "el debate político" y que su región ha "adquirido experiencia en el área de conciliación en Quebec".

Este lunes también ha trascendido que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, ha pedido una investigación independiente e imparcial sobre los hechos.

"Estoy muy perturbado por la violencia en Cataluña el domingo. Con cientos de personas heridas, urjo a las autoridades españolas a que se aseguren una investigación rigurosa, independiente e imparcial sobre todos los actos de violencia", afirmó Zeid en un comunicado. "Las respuestas de la policía deben ser siempre proporcionadas y necesarias", agregó el máximo responsable de derechos humanos de la ONU.

Mariano Rajoy, por su parte, mantendrá reuniones este lunes a mediodía con Pedro Sánchez (secretario general del Partido Socialista) y Albert Rivera (presidente de Ciudadanos) para abordar la situación. El presidente del Gobierno pedirá a ambos partidos un apoyo cerrado y, según medios de comunicación locales, amenaza con convocar elecciones anticipadas si no lo obtiene.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19