El diálogo entre Gobierno y oposición de Venezuela comienzan sin la participación de Voluntad Popular

La primera reunión concluyó este domingo con la decisión de crear cuatro mesas de trabajo sobre el respeto a la soberanía, la reparación a las víctimas, el cronograma electoral y la situación económica del país

El Gobierno se plantea excarcelar a opositores antes del próximo jueves

El presidente Nicolás Maduro saluda a la oposición antes del comienzo de la mesa de diálogo. (Prensa Presidencial)
El presidente Nicolás Maduro saluda a la oposición antes del comienzo de la mesa de diálogo. (Prensa Presidencial)

(con información de agencias).- La primera reunión de diálogo formal entre el Gobierno venezolano y la oposición concluyó este domingo con la decisión de crear de inmediato cuatro mesas de trabajo sobre el respeto a la soberanía, la reparación a las víctimas, el cronograma electoral y la situación económica del país. La reunión se eclebró con la ausencia del partido Voluntad Popular (VP), que hasta el último minuto puso en suspenso las conversaciones.

 La mesa para el diálogo se constituyó, en presencia del presidente venezolano, Nicolás Maduro, entre una delegación de su Gobierno y cinco representantes de la alianza antichavista Mesa de la Unidad Democrática (MUD), acompañados por los mediadores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Vaticano.

El representante del Vaticano para este diálogo, el prelado italiano Claudio María Celli, leyó al concluir la reunión una declaración conjunta en la que se explica que las mesas de trabajo estarán coordinadas por los mediadores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de la Iglesia. Asimismo, indicó que entre los acuerdos alcanzados quedó establecido el próximo 11 de noviembre para un nuevo encuentro de la mesa general de diálogo.

La excarcelación de López abriría la posibilidad de que el partido Voluntad Popular se sume a las reuniones en los próximos días

De las conversaciones ha trascendido el compromiso, por parte del Gobierno, de evaluar la puesta en libertad de varios políticos presos antes del próximo jueves. La consecución de esa excarcelación abriría la posibilidad de que el partido Voluntad Popular se sume a las reuniones en los próximos días.

Entre los consensos alcanzados en esta primera reunión está la adopción de la metodología propuesta por el grupo de mediadores de la Unasur -el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los expresidentes Martín Torrijos (Panamá) y Leonel Fernández (R. Dominicana)- y los del Vaticano.

Rodríguez Zapatero coordinará la mesa "Paz, respeto al estado de derecho y a la soberanía nacional", mientras que la Santa Sede dirigirá otra sobre "Verdad, justicia, derechos humanos, reparación de víctimas y reconciliación".

Un tercer equipo abordará el tema "económico social", bajo la coordinación de Fernández, y una cuarta mesa versará sobre "Generación de confianza y cronograma electoral", coordinada por Torrijos.

Cada una de las mesas contará con un representante del Gobierno venezolano y uno de la oposición, cada uno con sus respectivos asesores técnicos, explicó Celli.

En el curso del debate, que fue "constructivo y respetuoso", según el prelado, se consideraron atender temas como "el compromiso conjunto para el mantenimiento de la paz", "la revisión de situación de personas privadas de libertad" y la situación de los tres diputados opositores por el estado Amazonas suspendidos por un tribunal.

Asimismo, se abordó el "cronograma e institucionalidad electoral y respeto a los procesos electorales previstos en la Constitución" y el funcionamiento de los poderes públicos y respeto de sus competencias. También acordaron atender los problemas económicos "más urgentes", así como de escasez y de abastecimiento que sufre el país.

El alcalde chavista Jorge Rodríguez, miembro de la delegación del Gobierno, pidió un diálogo "franco, certero, sincero, constructivo" y se comprometió "a que este diálogo tenga resultados certeros y rápidos". Rodríguez subrayó el compromiso que asumieron todos de reducir el tono del discurso político entre los adversarios.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, destacó que la presencia de los opositores en el diálogo es el resultado de la invitación del papa Francisco.

Maduro afirmó que acude al diálogo dispuesto "a escuchar, y ojalá a ser escuchado", para "buscar puntos de encuentro en función de los intereses de las grandes mayorías"

Antes de iniciarse el diálogo, Maduro tendió la mano a sus opositores y se comprometió con el proceso para intentar aliviar la crisis del país.

"Quiero manifestar ante el representante del papa Francisco, como lo hice hace unos días en Roma, las gracias y mi compromiso absoluto como presidente de la República y líder del Movimiento Bolivariano y Revolucionario de Venezuela con este proceso de diálogo", aseguró. Asimismo, afirmó que acude al diálogo dispuesto "a escuchar, y ojalá a ser escuchado", para "buscar puntos de encuentro en función de los intereses de las grandes mayorías".

El prelado italiano Claudio María Celli, representante del Vaticano, había pedido a las partes que el diálogo sea serio y que se generen las "señales auténticas" que el país espera y añadió que el papa Francisco esta "hondamente preocupado" por la tensión en Venezuela y dijo que "su deseo es el de favorecer lo más posible la feliz realización de este proceso".

En las horas previas a la reunión, los principales partidos de la alianza opositora -Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Un Nuevo Tiempo (UNT)- tuvieron serias diferencias sobre los términos en los que debía aceptarse ese encuentro, indicaron a Efe fuentes de la coalición.

Voluntad Popular, el partido fundado por el opositor preso Leopoldo López, rechazó acudir a las negociaciones al no ver cumplidas una serie de exigencias que había hecho con anterioridad a la cita y que incluían la liberación de 13 políticos presos.

Por su parte, Acción Democrática -formación liderada por el jefe del Parlamento, el opositor Henry Ramos Allup- expresó en las reuniones de la Unidad su deseo de asistir a las conversaciones con el Gobierno, según las mismas fuentes.

Sin embargo, la alianza electoral que mantiene con Voluntad Popular desde las elecciones parlamentarias y que le permitió a Ramos Allup convertirse en el jefe del Parlamento, dilató la decisión de AD para evitar romper con su pacto, aunque finalmente aceptó participar en las conversaciones.

Los partidos que han decidido estar en la mesa se comprometen a "exigir el fin de la represión y la persecución", así como "a levantarse del espacio de diálogo en caso de no ser resueltas las demandas en el corto plazo"

La situación quedó zanjada con la exclusión de VP de la reunión, a la que sí acudieron el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba; el representante de UNT, Timoteo Zambrano; el de PJ, Carlos Ocariz; el de AD, Luis Aquiles Moreno, y el gobernador del estado de Lara, el opositor y antiguo chavista Henri Falcón.

En un comunicado difundido por la MUD, la alianza explica que Torrealba y los otros tres grandes partidos acordaron su participación "en función de cumplir con la invitación del Vaticano para avanzar en la conformación de un espacio de diálogo" que permita dar soluciones a la crisis del país.

Los partidos que han decidido estar en la mesa se comprometen a "exigir el fin de la represión y la persecución", así como "a levantarse del espacio de diálogo en caso de no ser resueltas las demandas en el corto plazo".

En el mismo texto se señala que VP quedó comprometida a unirse a las conversaciones una vez que sus exigencias fueran alcanzadas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2

Últimas fotogalerías