La polémica sobre el conteo electoral se intensifica en Bolivia

La OEA expresa su preocupación por el inexplicable cambio de tendencia en la proyección, pero el recuento oficial aún da opciones a Mesa

La difusión del conteo provisional paralelo, que ha tomado como referencia el Gobierno cubano, desencadenó protestas que se volvieron violentas en gran parte de Bolivia. (EFE)
La difusión del conteo provisional paralelo, que ha tomado como referencia el Gobierno cubano, desencadenó protestas que se volvieron violentas en gran parte de Bolivia. (EFE)

La prensa oficial cubana no deja que la realidad desmienta las pretensiones de la Plaza de la Revolución y desde la noche del lunes da por hecha la tercera reelección de Evo Morales basándose en el sistema de proyección de voto activado por el Tribunal Electoral boliviano, que ayer daba un resultado de 46,8% de sufragios para el actual presidente, frente al 36,7% de Carlos Mesa, cantidad suficiente para evitar la segunda vuelta y proclamar la victoria del aliado de La Habana.

La realidad, sin embargo, es que el conteo oficial se encuentra al 74,57% del escrutinio, con un 42,3% de sufragios para Morales, y un 41,72% para el expresidente Mesa. Con esos datos los dos líderes se enfrentarían a una segunda vuelta.

Las otras siete candidaturas que figuran son, con el 8,25%, el líder del Partido Demócrata Cristiano, el pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, la sorpresa de los comicios; el 4,97% para el senador Óscar Ortiz, de la alianza Bolivia Dice No, y el resto con menos del 3% necesario para mantener la personalidad jurídica.

La difusión del conteo provisional paralelo, que ha tomado como referencia el Gobierno cubano, desencadenó protestas que se volvieron violentas en gran parte de Bolivia

La difusión del conteo provisional paralelo, que ha tomado como referencia el Gobierno cubano, desencadenó protestas que se volvieron violentas en gran parte de Bolivia.

La misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos calificó de "inexplicable" ese cambio de tendencia y advirtió de que "genera pérdida de confianza en el proceso electoral".

La Embajada de Estados Unidos en Bolivia pidió al tribunal electoral que "actúe inmediatamente para restaurar la credibilidad en el proceso de conteo de votos", a la vez que alertó a sus nacionales para que eviten verse afectados por episodios de violencia como los de la pasada noche.

La Administración de Trump fue más allá y acusó al Tribunal Supremo Electoral de un "intento de subvertir la democracia", aunque también rechazó la violencia de las manifestaciones que acusaron de fraude al oficialismo.

En una declaración difundida por el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Michael G. Kozak, este lunes por la noche, Washington avisó de que trabajará con la "comunidad internacional" contra "cualquiera que menoscabe las instituciones democráticas de Bolivia".

Asimismo, el subsecretario aseguró que Estados Unidos rechaza "cualquier intento de iniciar la violencia" y pidió "a todas las partes que resuelvan la situación por medios pacíficos".

Los manifestantes ataron una soga al cuello de la escultura de Hugo Chávez y le cortaron los pies. (Captura de video)
Los manifestantes ataron una soga al cuello de la escultura de Hugo Chávez y le cortaron los pies. (Captura de video)

Varias decenas de manifestantes opositores a Evo Morales en Bolivia derribaron en la noche de este lunes una estatua de Hugo Chávez en la localidad de Riberalta, un pueblo de la Amazonía ubicado a 650 kilómetros al noreste de La Paz, según un video difundido en las redes sociales.

Los manifestantes ataron una soga al cuello de la escultura del fallecido mandatario y le cortaron los pies. Luego hicieron caer la figura inaugurada en 2013 por Morales en homenaje a su aliado político  venezolano.

La oposición venezolana también ha tomado partido y este martes expresó su "preocupación" por "las situaciones irregulares" que a su juicio se han producido en el recuento de votos de los comicios presidenciales de Bolivia, refiriéndose a esta proyección. Además, repudió "cualquier intento de alterar los resultados".

"Manifestamos nuestra preocupación por las situaciones irregulares registradas durante (el) proceso electoral y conteo de votos en las elecciones presidenciales de Bolivia", indica el texto publicado en la madrugada del martes por el Centro de Comunicación Nacional, que responde al líder del Parlamento, el presidente interino Juan Guaidó.

"Expresamos nuestro repudio a cualquier intento de alterar los resultados", señala el comunicado al referirse a los comicios bolivianos

"Expresamos nuestro repudio a cualquier intento de alterar los resultados", señala el comunicado al referirse a los comicios bolivianos.

El presidente de Bolivia convocó este martes a embajadores y observadores de organismos internacionales en la sede del Gobierno en La Paz. Las autoridades han acordado que la OEA supervise el conteo.

Las empresas estatales de suministros como alimentos y combustibles aseguraron que la situación es de normalidad en el país, después de que anoche se registraran colas en algunas gasolineras y se difundieran informaciones sobre compras masivas en tiendas y supermercados.

Los incidentes de la pasada noche se produjeron en La Paz, frente al hotel donde se realiza el recuento; en Sucre, la capital constitucional del país; en Cochabamba, Tarija, Oruro, Potosí y otras ciudades de Bolivia.

Las sedes regionales del Tribunal Electoral también sufrieron ataques en varios departamentos del país e incluso la Embajada de España emitió un mensaje para que sus ciudadanos en Bolivia eviten situaciones de riesgo.

Este es, hasta ahora, el resultado más ajustado desde que Morales ganó por primera vez en 2005 con el 53,72% de los votos, una mayoría que revalidó en 2009 con su techo electoral del 64,22% y en 2014 con el 63,36%.

Mesa, un reconocido intelectual que fue presidente del país entre 2003 y 2005 cuando renunció en medio de una grave convulsión social, no quiere que el órgano electoral, al que considera vendido a Morales, le robe la posibilidad de forzar una segunda vuelta por primera vez en la historia de Bolivia.

Esa segunda oportunidad, que llegaría en diciembre, la introdujo en el sistema electoral boliviano la Constitución que en 2009 promulgó el propio Morales, a quien la oposición acusa de no respetarla cuando le conviene.

En las redes sociales se difunden fotos y videos de supuestas urnas manipuladas, traslados sospechosos de votos desde las mesas de votación incluso a domicilios particulares para manipularlos

En las redes sociales se difunden fotos y videos de supuestas urnas manipuladas, traslados sospechosos de votos desde las mesas de votación incluso a domicilios particulares para manipularlos y otras denuncias sin constatación oficial de su veracidad.

Eso sucede en la línea de la "guerra sucia" que unos y otros denunciaron durante la campaña electoral. Si Mesa logra la deseada segunda vuelta tendrá el apoyo de otros opositores, que no consiguió en campaña, para presentar un frente único contra el presidente boliviano.

El senador Óscar Ortiz, de la alianza Bolivia Dice No, ya ha comprometido su apoyo, y lo ha dejado entrever el pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, del Partido Demócrata Cristiano, la sorpresa de los comicios que por ahora está tercero.

El Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, por un lado, confía en evitar finalmente la segunda vuelta, pero los ministros que comparecieron en la sede de Gobierno para pedir calma asumieron que esta vez la victoria será por poco.

_______________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24