Costa Rica propondrá la creación de un corredor humanitario para los cubanos

Policías nicaragüenses resguardan la frontera con Costa Rica para impedir el paso de los inmigrantes cubanos que se dirigen a Estados Unidos (Foto Álvaro Sánchez/EFE)
Policías nicaragüenses resguardan la frontera con Costa Rica para impedir el paso de los inmigrantes cubanos que se dirigen a Estados Unidos (Foto Álvaro Sánchez/EFE)

Estados Unidos y Cuba deben trabajar de conjunto para aliviar la crisis migratoria cubana que hoy enfrenta a Costa Rica y Nicaragua. Así lo ha planteado el presidente costarricense Luis Guillermo Solís, quien considera que tanto las autoridades del país de origen como las de la nación de destino deben ayudar a buscar una solución definitiva, según reportó el diario costarricense  La Nación.

Durante la inauguración de la planta hidroeléctrica Torito, en Jabillos de Turrialba, el mandatario manifestó sus deseos de que la reunión de cancilleres que tendrá lugar la próxima semana pueda ayudar a paliar el problema, con el compromiso de los cancilleres de todas las naciones incluidas en la llamada “ruta cubana”.

La llegada de más de 2.500 cubanos a Centroamérica, en camino hacia territorio estadounidense, se ha convertido en un dilema regional debido a que el flujo de los caribeños no cesa. Solís insistió este viernes que las autoridades estadounidenses y cubanas se deben sentar con Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y México, en la próxima cita.

El Gobierno costarricense llevará a la reunión la propuesta de crear un corredor humanitario libre de violaciones, robos y otras vejaciones que caracterizan al actual trayecto

El Gobierno costarricense llevará a la reunión la propuesta de crear un corredor humanitario libre de violaciones, robos y otras vejaciones que caracterizan al actual trayecto, plagado de peligros naturales y traficantes de personas.

“Hay que construir un espacio de tránsito para que el flujo de emigrantes cubanos puedan viajar con seguridad, documentados, en condiciones adecuadas, sin recurrir al crimen organizado”, enfatizó Solís. Recalcó que “si hubiera voluntad política habría posibilidad de éxito”.

En respuesta a las declaraciones del Gobierno de Daniel Ortega, según el cual Costa Rica se victimiza y se autoproclama defensor de los derechos humanos, el presidente tico aseguró que ni el país se victimiza “ni cambiará de política sobre la entrega de visas”. Agregó que tampoco habrá variaciones en cuanto a la lucha contra las redes de tráfico de personas.

“Este es un conflicto de orden humanitario, no geopolítico. Nuestros temas bilaterales (con Nicaragua) se están resolviendo donde se debe, en los tribunales internacionales de justicia. La población migrante no debe sufrir por los problemas entre ambos países”, añadió Solís.

El estadista puntualizó que su país no requiere de excusas para llamar la atención de la comunidad internacional, “ni utilizar los subterfugios de una crisis migratoria que no tiene origen ni en Costa Rica ni en Nicaragua”.

En la reunión de los cancilleres, a realizarse la próxima semana en El Salvador, podría participar Rosario Murillo, primera dama nicaragüense. El Gobierno de Costa Rica espera que Murillo adopte una “posición solidaria” con la población migrante y que su país les permita el paso hacia Estados Unidos.

Las autoridades de Costa Rica otorgaron a los cubanos una visa de tránsito por siete días para que continuaran su camino hacia Estados Unidos, pero el pasado domingo Nicaragua les impidió atravesar la frontera y acusó a Costa Rica de querer provocar una crisis humanitaria.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6