Presidente de Ecuador confirma el asesinato de los periodistas secuestrados

Los comunicadores habían sido secuestrados por grupos disidentes de las FARC

Protestas en la Plaza Grande de Quito para reclamar el regreso de los tres periodistas secuestrados. (@rolandoteleSUR)
Protestas en la Plaza Grande de Quito para reclamar el regreso de los tres periodistas secuestrados. (@rolandoteleSUR)

(EFE).- El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, confirmó este viernes en Quito el "asesinato" de los tres integrantes del equipo periodístico secuestrado el 26 de marzo en la provincia de Esmeraldas, frontera con Colombia.

"El mensaje es a todas las ecuatorianas y ecuatorianos y es así: Con profundo pesar, lamento informar que se han cumplido las doce horas de plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas", reveló el mandatario ecuatoriano en una multitudinaria rueda de prensa hoy en Quito.

Remarcó que "más allá de los esfuerzos que hemos realizado se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos y es muy probable que lo único que hayan querido es ganar tiempo", dijo.

El gobernante anunció, además, que se reanudaron las operaciones en la frontera con Colombia y ofreció una recompensa por quien llamó el "narcoterrorista, alias Guacho", líder del grupo que secuestró y asesinó al equipo periodístico de El Comercio.

"Más allá de los esfuerzos que hemos realizado se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos"

Moreno dijo que incluyeron al "narcoterrorista (Walter Patricio Artízala Vernaza) alias Guacho" en la lista de los "más buscados de Ecuador" y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o en Colombia.

Asimismo anunció una serie de medidas de seguridad, entre ellas la de declarar el área fronteriza con Colombia zona de seguridad, e incrementar los controles militares y policiales a fin de realizar "acciones coordinadas" en el área de la divisoria. En paralelo, manifestó que se ha contactado con organismos internacionales como la Iglesia Católica y la Cruz Roja Internacional a fin de "localizar y repatriar los cuerpos" de los ecuatorianos secuestrados.

"Estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar, hoy más que nunca pido al país la unidad por la paz", sentenció.

"Estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar, hoy más que nunca pido al país la unidad por la paz"

El presidente hizo un llamamiento a la unidad antes de señalar que "bajo ninguna circunstancia significa que se quiera limitar la libertad de expresión". "No dejen de criticar", pidió a los medios de comunicación, "sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido".

"El pueblo perdona cuando comete errores pero no que se le mienta, no vamos a mentir al pueblo ecuatoriano", apostilló.

El periodista Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años) fueron secuestrados en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, frontera con Colombia cuando realizaban un reportaje para el diario El Comercio sobre la creciente inseguridad en la zona desde enero.

Su secuestro y asesinato ha sido atribuido, y autoreclamado según comunicados que han llegado a medios colombianos y fundaciones ecuatorianas y están bajo investigación, al grupo Oliver Sinisterra, liderado por un disidente de las FARC que responde al alias de el Guacho.

A las 10.50 hora local de hoy venció el plazo dado anoche por el presidente de Ecuador para que los secuestradores del equipo periodístico del diario El Comercio, dieran una prueba de vida de los cautivos.

'Guacho', de pequeño comerciante a sanguinario disidente de las FARC

Walter Patricio Arizala Vernaza, alias Guacho, es un ecuatoriano que pasó en apenas décadas de ser un pequeño comerciante a convertirse en el sanguinario líder de la disidencia de las FARC que asesinó en la frontera entre Colombia y Ecuador a tres miembros del equipo periodístico de El Comercio.

El hombre, de quien se tienen pocos datos y se cree que cuenta 27 años, aparentemente nació en la localidad de Limones, que hace parte de la provincia de Esmeraldas, en donde se dedicó al pequeño comercio hasta que en julio de 2007 fue reclutado por la ya desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Su prontuario criminal comenzó en la columna guerrillera Daniel Aldana, con la que se movilizaba principalmente por los alrededores del río Mira, en el noroeste de Ecuador y el suroeste de Colombia.

Precisamente en esa área, que concentra buena parte de los cultivos de coca de la frontera, Guacho conoció el negocio del narcotráfico.

Esa es, a juicio del Gobierno colombiano, la principal razón por la que cuando en 2016 se firmó el acuerdo de paz con las FARC, el cruel disidente decidió no desmovilizarse.  A él le siguieron entre 50 y 250 hombres que se unieron a su grupo.

Sin embargo, Walter Patricio Arizala le dijo entonces a RCN Televisión que no se acogieron "al proceso de paz porque hubo una desigualdad entre los guerrilleros medios y la tropa".

Walter Patricio Arizala le dijo entonces a la prensa que no se acogieron "al proceso de paz porque hubo una desigualdad entre los guerrilleros medios y la tropa"

En un mediocre castellano agregó: "miramos que no era necesario continuar en un proceso en el que no nos estaban cumpliendo".

A partir de ese momento, Guacho se convirtió en el líder del autodenominado Frente Oliver Sinisterra, del que manifestó, "es un grupo vivo de las FARC".

El narcoterrorista empezó a aparecer en los informes de las autoridades colombianas en octubre del año pasado cuando fueron asesinados cinco cocaleros en una zona rural de Tumaco, un hecho por el que finalmente fueron acusados dos policías antinarcóticos.

La importancia de Tumaco, considerado la joya de la corona por Guacho, radica en que tiene el segundo mayor puerto de Colombia sobre el océano Pacífico y, según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), posee 23.148 hectáreas sembradas con coca, lo que supone el 16% de los cultivos del país.

Para probar el dominio que ejerce en Tumaco, las acciones de Guacho se enfocaron a comienzos de marzo en atentar dos veces contra la infraestructura eléctrica de la localidad, en donde viven unas 200.000 personas a las que dejó sin energía.

El narcoterrorista empezó a aparecer en los informes de las autoridades colombianas en octubre del año pasado cuando fueron asesinados cinco cocaleros en una zona rural de Tumaco

A juicio del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, Guacho se ha dedicado "a forzar a la gente, les ayuda a cuidar los cultivos y también a protestar cuando llega la fuerza pública".

De hecho, el Frente Oliver Sinisterra deriva sus millonarios ingresos de la producción y exportación de cocaína hacia Estados Unidos y Centroamérica por medio de la frontera de Ecuador y teniendo como aliado al Cartel de Sinaloa.

Al respecto, el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, aseguró incluso que las ganancias del grupo disidente "llegan a los 25 millones de dólares semanales".

En 2018, Guacho se enfocó en Ecuador. El primer atentado que se conoce ocurrió el 27 de enero contra la principal comisaría de Policía de San Lorenzo, también en Esmeraldas.

El ataque dejó 28 heridos y daños materiales a una treintena de casas aledañas.  Posteriormente, el 20 de marzo atentó de nuevo contra una patrulla ecuatoriana que realizaba tareas de vigilancia en el área fronteriza de Mataje.  La detonación de un artefacto explosivo al paso del vehículo en el que viajaban los uniformados mató a tres soldados y le causó heridas a otros siete.

Los Gobiernos de Colombia y Ecuador decidieron ofrecer una recompensa de 105.000 dólares para obtener información que permita dar con el paradero de Guacho

Por estos hechos, los Gobiernos de Colombia y Ecuador decidieron ofrecer una recompensa de 105.000 dólares para obtener información que permita dar con el paradero de Guacho.

Para investigar la crítica situación fronteriza, el pasado 26 de marzo un equipo periodístico del diario El Comercio se desplazó a Esmeraldas.  Allí, el periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, fueron secuestrados por los disidentes de las FARC.  Luego de 18 días de incertidumbre, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó hoy que los tres fueron asesinados.

Tras el asesinato se reanudaron las operaciones militares en la frontera y se incluyó al otrora comerciante Walter Patricio Arizala Vernaza, hoy conocido por su alias de Guacho, en la lista de los "más buscados de Ecuador".

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5