Ron DeSantis rechaza bloquear Florida por considerarlo contraproducente

Las cuarentenas se expanden en EE UU mientras la Fed actúa y el Senado pelea

Los casos de coronavirus en Florida aumentan de 830 a más de 1.000 en un día. (EFE/EPA/Cristobal Herrera)
Los casos de coronavirus en Florida aumentan de 830 a más de 1.000 en un día. (EFE/EPA/Cristobal Herrera)

(EFE). -El gobernador de Florida, Ron DeSantis, rehúsa por ahora a establecer el encierro obligatorio, como lo han hecho los estados de California y Nueva York, los mayores focos del Covid-19 en Estados Unidos, al considerar que es "contraproducente".

DeSantis, quien dijo este lunes que analiza diferentes opciones, explicó que "gran cantidad" de neoyorquinos están llegando a Florida tras la restricción en ese estado norteño y que puede pasar lo mismo en el Estado del Sol. Señaló, además, que estos visitantes deben someterse a cuarentena.

"Si miras lo que sucedió en Nueva York, cuando hicieron la orden de quedarse en casa ¿qué hizo la gente. Bueno, mucha gente huyó de la ciudad", manifestó el republicano.

Estos comentarios, sin embargo, ha sido recibidos con rechazo en las redes sociales, al considerar que ese es precisamente un buen argumento para bloquear el estado.

Los condados de Miami-Dade, con 267 infectados, y Broward, con 258, en el sur de Florida, concentran más de la mitad de los 1.171 casos del Covid-19 del estado, en el que han muerto al menos 14 personas

DeSantis también se ha negado a cerrar las playas de Florida, pese a que varios gobiernos locales lo han hecho para evitar las masas, especialmente de universitarios que están en pleno receso de Spring Break.

Los condados de Miami-Dade, con 267 infectados, y Broward, con 258, en el sur de Florida, concentran más de la mitad de los 1.171 casos del Covid-19 del estado, en el que han muerto al menos 14 personas.

Estos condados, especialmente Miami-Dade, se apresuró a cerrar playas, restaurantes, centros comerciales, y ahora marinas, para evitar la propagación del virus.

La única demócrata del gabinete de DeSantis, Nikki Fried, le ha urgido al republicano considerar la implementación de una orden estatal de "quedarse en casa" por un plazo razonable.

"Como tercer estado más grande del país, Florida necesita ir más lejos en Covid19. No podemos permitirnos perder otra semana", manifestó Fried, quien es la comisionada (ministra) de Agricultura de Florida.

California, Nueva York, Nueva Jersey, Conecticut, Illinois, Luisiana, Ohio, Oregón, Nevada y Pensilvania han anunciado órdenes de encierro o prohibiciones de negocios no esenciales.

Entre tanto, el alcalde de Miami, Francis Suárez, que se recupera del coronavirus y permanece en cuarentena, se plantea ordenar el refugio obligatorio y toque de queda para unos 400.000 habitantes de la ciudad y para ello convocó a una reunión de emergencia para el próximo miércoles.

Entre tanto, el alcalde de Miami, Francis Suárez, que se recupera del coronavirus y permanece en cuarentena, se plantea ordenar el refugio obligatorio y toque de queda para unos 400.000 habitantes de la ciudad

Según Suárez, además del aislamiento, la restricción permitiría el mejor movimiento de una serie de actividades "esenciales" como desplazarse para trabajar en negocios vitales como supermercados tiendas y hospitales, comprar comestibles y medicinas.

El alcalde fue uno de uno de los primeros funcionarios públicos de estados Unidos que dio positivo en el país, tras recibir a la comitiva que acompañó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Dos miembros del gabinete de ese país que visitaron Florida han dado también positivo.

Suárez, que ha estado actualizando su situación médica a través de vídeo, se propone hacer la reunión de emergencia a través de una vídeo conferencia este miércoles.

Casi la mitad de la población de EE UU vivía este lunes en estados o ciudades que han decretado la cuarentena por coronavirus, mientras la Reserva Federal (Fed) anunciaba medidas extraordinarias y el Senado seguía inmerso en un tenso debate sobre cómo invertir un plan de estímulo de casi 2 billones de dólares.

Entretanto, el presidente estadounidense, Donald Trump, daba señales de impaciencia ante el derrumbe de los mercados e insinuaba que podría replantearse su recomendación de tomar medidas para aumentar la distancia social en todo el país.

Seis estados -Michigan, Wisconsin, Massachusetts, Indiana, Oregon y Virginia Occidental- se sumaron este lunes a los otros ocho que han decretado en los últimos días el confinamiento obligatorio de los ciudadanos en sus viviendas, lo que afecta en total a unos 137 millones de personas, casi el 42% de la población.

Esa proporción se eleva al 46% si se le suman los más de 5 millones de habitantes de las localidades que han ordenado por su cuenta una cuarentena, como el condado de Dallas (Texas) y las ciudades de Filadelfia (Pensilvania), San Luis (Misuri) y Kansas City (Misuri).

No todas las cuarentenas han entrado en vigor, y algunas de las más recientes no se implementarán hasta el martes o miércoles, para dar tiempo a los residentes a prepararse para el confinamiento.

Las medidas coinciden con una aceleración de los contagios en Estados Unidos, donde más de 43.000 personas han contraído el nuevo coronavirus y al menos 400 han muerto, según los datos oficiales.

Las medidas coinciden con una aceleración de los contagios en Estados Unidos, donde más de 43.000 personas han contraído el nuevo coronavirus y al menos 400 han muerto

"Esta semana, las cosas se van a poner muy mal. Realmente tenemos que quedarnos en casa", dijo este lunes el director general de salud pública de EE UU, Jerome Adams, a la cadena NBC News.

La crisis y su duro efecto en la economía motivaron un anuncio extraordinario de la Fed, que afirmó que adquirirá de forma ilimitada bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas para "mantener un funcionamiento normal de los mercados y una ejecución efectiva de la política monetaria".

La medida se interpretó en los mercados como una señal de que los banqueros centrales consideran esta crisis económica peor que la recesión de 2008, y quieren evitar que desemboque en una depresión como la de 1929.

Las señales de alarma sobre la economía han comenzado a hacer mella en la Casa Blanca y Trump insinuó este lunes que se está planteando eliminar o suavizar su recomendación de que los estadounidenses eviten en la medida de lo posible todo contacto social.

"No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema", tuiteó Trump a medianoche, repitiendo palabra por palabra el mensaje que había emitido dos horas antes uno de los presentadores de la cadena Fox News, Steve Hilton, cuyo programa es uno de los favoritos del presidente y a menudo influye en sus políticas.

Trump dijo que decidirá si hay que cambiar el rumbo una vez que acabe el periodo de 15 días al que afecta su recomendación, el próximo 30 de marzo.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, opinó durante una entrevista con Fox News que "habrá que hacer algunos sacrificios difíciles" para evitar que las medidas para contener el avance del coronavirus repercutan en daños mayores a la economía.

Trump dijo que decidirá si hay que cambiar el rumbo una vez que acabe el periodo de 15 días al que afecta su recomendación, el próximo 30 de marzo

Aunque el modelo de Gobierno estadounidense da mucha flexibilidad a los estados para imponer sus propias normas, un giro en la postura de la Casa Blanca podría ralentizar notablemente la respuesta al coronavirus y crear un escenario en el que algunos territorios impongan medidas severas mientras otros apenas actúan.

Por otro lado, en el Senado, los demócratas bloquearon el segundo intento de la mayoría republicana de someter a votación un paquete de casi 2 billones de dólares para aliviar el efecto en la economía del coronavirus, por considerar que el plan se centra demasiado en ayudar a las grandes empresas y no tanto a los trabajadores.

"El país no tiene tiempo para estos juegos políticos", se quejó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, poco antes de que una votación de procedimiento sobre su proyecto fracasara al obtener solo 49 de los 60 síes que necesitaba.

El líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, confió en poder llegar a un acuerdo para modificar el paquete de estímulo este mismo lunes, tras varias horas negociando posibles cambios con el secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1