Sanders no abandona pese a sus derrotas y jugará sus cartas en el debate con Biden

El centrista acumula un total de 860 delegados frente a los 710 del senador de izquierda, aunque todavía están lejos de los 1.991 compromisarios que se necesitan

Veinte años después del enamoramiento de Bernie Sanders con la revolución cubana, en 1979, le tocó el turno a la pasión nicaragüense. (EFE)
Sanders batallará contra Biden, con quien tendrá su próximo enfrentamiento el domingo en Phoenix. (EFE)

(EFE).- Pese al varapalo del minisupermartes, el senador izquierdista Bernie Sanders no quiso tirar la toalla este miércoles y se mantiene en la pugna electoral demócrata, donde intentará jugar todas sus cartas el domingo en Arizona en el debate frente a su rival, el exvicepresidente Joe Biden.

A diferencia de jornadas electorales anteriores, Sanders no salió a hablar la misma noche de las primarias, sino que esperó hasta el miércoles, después de que Biden ganara el martes en cuatro de los seis estados en liza -Michigan, Misisipi, Misuri y Idaho-, frente al único triunfo del senador por Vermont en Dakota del Norte, mientras todavía continúa el escrutinio en Washington, donde los resultados son muy ajustados.

A falta de que se complete el recuento, Biden ha conseguido 178 compromisarios, frente a los 111 de Sanders, del total de 352 que estaban en juego.

"Le digo hoy al aparato demócrata que para ganar en el futuro hay que ganar votantes que representen el futuro del país. No puede ser que se satisfaga ganando los votos de los más mayores"

"Le digo hoy al aparato demócrata que para ganar en el futuro hay que ganar votantes que representen el futuro del país. No puede ser que se satisfaga ganando los votos de los más mayores. Mientras que nuestra campaña está ganando el debate ideológico, estamos perdiendo el debate sobre quién es más elegible", dijo Sanders en una rueda de prensa en Burlington (Vermont).

En ese sentido, explicó que se ha encontrado con mucha gente que dice que respalda sus propuestas, pero que votará por el que fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017), porque "piensan que es el mejor para derrotar a Donald Trump".

"Es innecesario decir que estoy fuertemente en desacuerdo con esa afirmación, pero eso es lo que millones de demócratas e independientes dicen", afirmó Sanders.

Después del minisupermartes, que se suma a las primarias y caucus en otros 18 estados y un territorio desde febrero, Biden acumula un total de 860 delegados frente a los 710 de Sanders, aunque todavía está lejos de los 1.991 compromisarios que se necesitan para convertirse en el candidato demócrata que se enfrente a Trump en las elecciones de noviembre.

No obstante, el reparto proporcional de los delegados hace complicado que Sanders logre recortar esa diferencia en las siguientes citas electorales.

En su rueda de prensa, que pareció más un mitin, Sanders insistió en que la mayor parte del pueblo estadounidense apoya su agenda progresista y enumeró algunos de los puntos principales de su programa como la sanidad universal, el aumento del salario mínimo y un sistema energético sostenible frente al cambio climático.

"Ganamos el debate generacional, mientras que Biden lo hace bien, sobre todo, con gente mayor de 65 años, nuestra campaña sigue ganando la amplia mayoría de los votos de los jóvenes, y no hablo solo de jóvenes de veinte años, sino de gente de treinta y cuarenta años", aseguró.

"Donald Trump debe ser derrotado y haré todo lo posible para hacer que eso ocurra. El domingo, en el primer debate cara a cara, el público estadounidense tendrá la oportunidad de ver quién es el mejor candidato para lograr esa meta"

Ambos aspirantes volverán a batirse el próximo domingo en Phoenix (Arizona) en el debate demócrata que acogerá el primer cara a cara de solo ellos dos, ya que en los anteriores había más candidatos que se han ido retirando, y será sin público, como precaución ante el coronavirus.

"Donald Trump debe ser derrotado y haré todo lo posible para hacer que eso ocurra. El domingo, en el primer debate cara a cara, el público estadounidense tendrá la oportunidad de ver quién es el mejor candidato para lograr esa meta", zanjó Sanders.

Este debate se desarrollará antes de las primarias del próximo martes en Florida, Illinois y Ohio, y Sanders acudirá a él con la intención de no ponérselo fácil al exvicepresidente, al que tiene intención, como avanzó este miércoles, de preguntarle sobre asuntos como el cambio climático, la reforma del sistema penal, inmigración, pobreza infantil y el cambio en la financiación de las campañas electorales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4