Sudáfrica paga 56.000 dólares al año por cada maestro cubano, se queja el sindicato local

Un reporte de un medio local evidencia el enojo de los profesionales que se une al de médicos e ingenieros

La ministra de Educación Básica de Sudáfrica, Angie Motshekga, y el embajador cubano en ese país, Rodolfo Benítez, durante una reunión en Pretoria en 2020. (PL)
La ministra de Educación Básica de Sudáfrica, Angie Motshekga, y el embajador cubano en ese país, Rodolfo Benítez, durante una reunión en Pretoria en 2020. (PL)

La cooperación cubana en Sudáfrica sigue siendo fuente de escándalos. El último, dado a conocer hace unos días por el medio News24, es que los especialistas de la Isla contratados por el Departamento de Educación Básica para capacitar a los maestros sudafricanos ganan 800.000 rands al año (casi 56.000 dólares), una cifra muy superior al salario de los locales.

"Pagan al Gobierno cubano", escribe un comentarista en una página que recoge la noticia. "Nuestro impuesto va a mantener a otros criminales en el poder".

El reportaje evidencia el enojo de los sudafricanos, que protestan porque el Gobierno de Cyril Ramaphosa no "toma en serio" sus habilidades educativas. "¿Por qué cuando hay un problema en el país se importan a personas de fuera a cambio de una gran suma de dinero?", editorializa otra web. "Parece que el Gobierno puso más fe en los cubanos que en sus propios ciudadanos", prosigue, cuando resultaría más barato enviar a los sudafricanos a formarse en el extranjero.

Estas quejas se unen a las de médicos e ingenieros locales, que también se han visto relegados frente a sus colegas cubanos por unos acuerdos polémicos con Sudáfrica.

"Parece que el Gobierno puso más fe en los cubanos que en sus propios ciudadanos"

Los ingenieros de ese país denunciaron en su momento la contratación de especialistas cubanos que ni siquiera están habilitados para asistir al departamento de Aguas y Saneamiento.

Los sindicatos tuvieron acceso a los acuerdos, que revelan que los ingenieros cubanos cuestan casi 22.000 dólares más al año que los trabajadores locales, aun teniendo que ser supervisados por ellos. Además, en una nación con un paro superior al 30%, incomoda esta constante importación innecesaria de trabajadores.

A esto se sumó la protesta de los becarios sudafricanos que estudian en Cuba, por la escasez de comida y dinero, pues su asignación se queda muy corta ante el aumento de precios a raíz de la entrada en vigor de la Tarea Ordenamiento.

Otro escándalo fue la compra de medicamentos por Sudáfrica a la Isla de forma ilegal, cuando el Ejército sudafricano adquirió interferón por valor de 17 millones de dólares al pensar que el covid-19 formaba parte de una guerra biológica, cuando lo estipulado es que fuera Sanidad quien se ocupara de este tipo de transacciones.

A pesar de los escándalos, los acuerdos entre ambos Gobiernos continúan adelante. El pasado 26 de junio volvieron a la Isla, entre la habitual pompa de la prensa oficial, 31 sanitarios de los 151 que estaban en ese país.

Para las actividades que realizaron– toma de muestras para PCR y pesquisas de contactos, una labor que es perfectamente asumible por auxiliares de enfermería, farmacéuticos o personal administrativo preparado para ello– el Gobierno sudafricano ha invertido ya en torno a 14 millones de dólares en esos dos años, según reveló el ministro de Salud, Zweli Mkhize, poco antes de la llegada de los cubanos, un importe justificado por la categoría y experiencia, según el alto funcionario.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9