Trump cancela la cumbre de junio con Kim en Singapur

Pyongyang exhibó este jueves su compromiso desnuclearizador destruyendo su base atómica

Donald Trump anunció esta semana que Estados Unidos se retiraba del acuerdo nuclear con Irán. (EFE)
Donald Trump ha anunciado que no acudirá a la cumbre justo el día en que Corea escenificó la destrucción de su centro de pruebas nucleares. (EFE)

(EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este jueves la cancelación de la cumbre prevista con el líder norcoreano Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur debido a la reciente "abierta hostilidad" por parte de Pyongyang.

"La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar", afirmó Trump en una carta dirigida al líder norcoreano.

En su misiva, el mandatario advirtió a Kim del poderío militar estadounidense frente al norcoreano. "Usted habla de su capacidad nuclear, pero la nuestra es tan grande y poderosa que rezo a Dios que nunca tenga que ser usada", recalcó.

"Usted habla de su capacidad nuclear, pero la nuestra es tan grande y poderosa que rezo a Dios que nunca tenga que ser usada"

Trump remarcó que "el mundo, y Corea del Norte en particular, ha perdido una gran oportunidad para una paz duradera" con la cancelación del encuentro y destacó que se trata de "un verdadero momento triste para la humanidad".

La suspensión de la histórica cumbre se produce después de días de creciente tensión y nerviosismo entre ambas partes.

"Nosotros no suplicaremos a Estados Unidos por diálogo y tampoco nos molestaremos en persuadirles si no se quieren sentar con nosotros. Si Estados Unidos se reúne con nosotros en una habitación o nos encuentra en un enfrentamiento nuclear depende totalmente de su decisión", señaló hoy la vicecanciller de Exteriores de Corea del Norte, Choe Son-hui.

La semana pasada, Pyongyang ya amenazó con cancelar la cumbre, la primera de la historia entre los dos países, debido lo que consideró como presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral", y Trump reconoció el pasado martes su posible retraso.

La noticia salta horas después de que Corea del Norte destruyera ante un grupo de periodistas extranjeros los túneles de su centro de pruebas atómicas, un gesto destinado a exhibir el compromiso de Pyongyang para lograr la desnuclearización de la península.

El régimen detonó ante unos veinte periodistas de cinco países al menos tres de los cuatro entramados de galerías subterráneas del centro nuclear de Punggye-ri

El régimen detonó ante unos veinte periodistas de cinco países (Corea del Sur, China, EE UU, Rusia y el Reino Unido) al menos tres de los cuatro entramados de galerías subterráneas (el cuarto se cree que lleva inutilizado desde 2006) del centro nuclear de Punggye-ri, en la provincia de Hamgyong del Norte (noreste del país).

Los testigos observaron desde unos 500 metros unas potentísimas explosiones, que se emplearon para destruir también barracas, torres de observación y otras instalaciones, según relataron los medios surcoreanos presentes.

En este centro ha realizado Pyongyang sus seis pruebas nucleares en 2006, 2009, 2013, 2016 (en dos ocasiones) y la última y más potente en septiembre de 2017, cuando la detonación se cree que alcanzó el cuarto de megatón (unas 250 veces más potente que la primera explosión de 2006 y 15 veces más que la bomba de Hiroshima).

Para llegar ahí, los periodistas tomaron un tren en Wonsan (costa oriental) el miércoles y tardaron 12 horas en recorrer -con las cortinas cerradas para no ver el exterior- más de 300 kilómetros de la línea Pyongra hasta llegar a Kilju, desde donde fueron por carretera hasta el Monte Mantap, en cuyas faldas está el complejo.

Debido a lo remota de la zona en la que se encuentra el centro de pruebas, los periodistas indicaron que no será posible transmitir imágenes de las operaciones de desmantelamiento hasta su retorno

Debido a lo remota de la zona en la que se encuentra el centro de pruebas (a unos 370 kilómetros al noreste de Pyongyang), los periodistas indicaron que no será posible transmitir imágenes de las operaciones de desmantelamiento hasta su retorno a Wonsan, previsiblemente a primera hora del viernes (hora local).

Del mismo modo, tampoco han podido confirmar si el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha asistido a la destrucción de las galerías de Punggye-ri, mientras los medios de propaganda del régimen aún no se han pronunciado sobre el procedimiento de clausura.

La demolición del lugar fue anunciada después de que ambas Coreas firmaran el 27 de abril una declaración comprometiéndose a trabajar para la "total desnuclearización de la península".

El Gobierno de Seúl celebró las informaciones llegadas de Punggye-ri y expresó su deseo de que "sirva como oportunidad para que avance la desnuclearización", según dijo el portavoz de Exteriores, Noh Kyu-duk, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

Esta operación se interpreta como un gesto de Corea del Norte para demostrar su voluntad real de abandonar su programa atómico, aunque se ha criticado la ausencia de expertos en pruebas atómicas en el operativo

Esta operación se interpreta como un gesto de Corea del Norte para demostrar su voluntad real de abandonar su programa atómico, aunque se ha criticado la ausencia de expertos en pruebas atómicas en el operativo.

Además de certificar si las explosiones han dejado realmente inservibles las galerías Norte, Oeste y Sur (y también si la Este ya estaba inutilizada), éstos podrían haber obtenido valiosa información sobre el alcance del programa nuclear norcoreano y el verdadero estado de las instalaciones.

El propio régimen argumentó además al anunciar el desmantelamiento que considera que ha alcanzado el estatus de Estado nuclear y que por ello no necesita realizar más pruebas en Punggye-ri, un lugar que según varios expertos podría haber quedado ya inservible tras la última y potente prueba de 2017.

Además, algunos -incluyendo expertos de Inteligencia en EE UU- también creen que Punggye-ri podría ser reabierto en poco tiempo si Pyongyang así lo decide o que el régimen podría excavar un complejo similar sin gran esfuerzo en otros puntos del país.

En 2008 Pyongyang hizo gala de su compromiso desnuclearizador destruyendo ante prensa y funcionarios de EE UU y del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) la torre de refrigeración de su reactor de Yongbyon, que al poco volvería a operar y a producir plutonio para los test de Punggye-ri.

____________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10