Trump "no está fuera de peligro" pese a salir del hospital, dice su médico

La portavoz Kayleigh McEnany da también positivo al coronavirus

Dos agentes del servicio secreto, también con mascarillas, le condujeron en esta breve salida del hospital. (EFE)
Dos agentes del servicio secreto, también con mascarillas, le condujeron en esta breve salida del hospital. (EFE)

(EFE).- Sean Conley, médico personal del presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció este lunes que el mandatario "no está fuera de peligro" y que se encuentra de hecho en un "terreno no explorado" por otros pacientes de COVID-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido.

En una rueda de prensa poco después de que Trump anunciara que volverá a la Casa Blanca este lunes a las 6:30 pm, Conley defendió la decisión de darle el alta hospitalaria al presidente después de solo tres días ingresado, en los que ha experimentado al menos dos bajadas de oxígeno.

"No está fuera de peligro aún", y habrá que esperar al próximo lunes para estar seguros de que lo está, dijo Conley a los periodistas fuera del hospital militar Walter Reed, donde está ingresado el presidente.

El presidente registró el sábado un segundo episodio en el que el nivel del oxígeno en sangre cayó a cerca del 90%, aunque no aclaró si, como sucedió el viernes, el mandatario requirió oxígeno suplementario

El presidente registró el sábado un segundo episodio en el que el nivel del oxígeno en sangre cayó a cerca del 90%, aunque no aclaró si, como sucedió el viernes, el mandatario requirió oxígeno suplementario.

"Como con cualquier enfermedad hay altibajos, especialmente cuando el paciente está siendo observado muy de cerca durante 24 horas", explicó el domingo Conley, quien reveló que han ampliado el tratamiento y desde el sánado a Trump se le suministra el esteroide Dexametasona en respuesta a las caídas en al saturación de oxígeno, que nunca fueron inferiores al 90%.

Conley, que el sábado sembró dudas con un parte médico confuso al que se sumaron declaraciones desde la Casa Blanca contradictorias, justificó su resistencia a confirmar que Trump había recibido oxígeno el viernes antes de ser trasladado al hospital porque no quería ensombrecer el mensaje de que el mandatario había experimentando una muy significante mejoría.

El jueves por la noche, cuando se hizo público su positivo, y en las primeras horas del viernes el presidente se encontraba bien, sólo con síntomas leves, pero cerca del mediodía del viernes el nivel de oxígeno en sangre cayó por debajo del 94% y la fiebre era "alta", por lo que recomendaron suplemento de oxígeno, según Conley.

Trump se resistió a que le fuera suministrado oxígeno suplementario, porque no tenía dificultades respiratorias, pero finalmente cedió ante las recomendaciones de su facultativo. "Me preocupaba un progresión rápida de la enfermedad", apuntó el médico del presidente, por lo que se tomó la decisión de hacer un seguimiento más a fondo en la planta presidencial del Walter Reed.

Trump, de 74 años y con sobrepeso, es un paciente con especial riesgo de desarrollar una variante seria de covid-19, por lo que se le ha sometido también a escáneres pulmonares

El presidente no ha mostrado dificultades respiratorias desde el sábado y no ha tenido fiebre, y según afirmó ayer Robert O'Briend, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, está "firmemente en control del Gobierno" y recibirá hoy informes de inteligencia y seguridad por videoconferencia. La Dexametasona, que tiene efectos secundarios como ardores o dolores de cabeza, suele ser suministrada normalmente en casos graves de covid-19.

Del mismo modo, el antiviral Remdesivir, del que Trump recibió ayer su tercera dosis como parte de un tratamiento de cinco días, se aplica en casos de pacientes hospitalizados. El Remdesivir, que ha sido autorizado de emergencia por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), es normalmente combinado con anticuerpos monoclonales, como ha ocurrido en el caso de Trump.

El cóctel de anticuerpos de Regeneron, que Trump recibió el viernes, y el Remdesivir atacan al virus y frenan su expansión.

Trump, de 74 años y con sobrepeso, es un paciente con especial riesgo de desarrollar una variante seria de covid-19, por lo que se le ha sometido también a escáneres pulmonares y a un control exhaustivo de las funciones cardíacas, hepática y en los riñones.

Conley también añadió que en los escáneres pulmonares que se le han practicado a Trump sólo han visto "hallazgos esperados" y no hay "mayores preocupaciones clínicas" a ese respecto.

El brote de covid-19 no sólo ha afectado a Donald Trump y a su esposa, Melania Trump, y la lista se amplió, primero, este domingo, a uno de los ayudantes del presidente, Nicholas Luna, según el diario The Washington Post y, después, a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. Tras dar varias veces negativo a la prueba de Covid, McEnany anunció que dio positivo la mañana de este lunes. "Voy a empezar el proceso de cuarentena y seguiré trabajando por el pueblo americano a distancia", ha anunciado McEnany en un comunicado de prensa en el que explica que no tiene síntomas de la enfermedad .

Existen dos posibles focos del virus: el evento de presentación el sábado 26 de septiembre de la nominada a jueza del Tribunal Supremo Amy Coney Barret en la Casa Blanca, donde asistieron al menos siete personas con casos ahora confirmados, y los preparativos para el primer debate presidencial del martes pasado en Cleveland (Ohio).

Trump salió momentáneamente del hospital para saludar por sorpresa y desde un auto al grupo de simpatizantes que se han concentrado en las cercanías del complejo, una decisión que levantó numerosas críticas

Durante esas fechas y hasta que el positivo de la asesora de Trump Hope Hicks desató las alarmas el jueves, Trump y su equipo realizaron mítines en varios estados, eventos en la Casa Blanca y un evento con un centenar de donantes en Nueva Jersey.

Alyssa Farah, directora de comunicación estratégica de la Casa Blanca, aseguró que han iniciado el rastreo de contactos para determinar el origen y la extensión del brote que afecta a la cúpula del poder de Estados Unidos.

Ayer, Trump salió momentáneamente del hospital para saludar por sorpresa y desde un auto al grupo de simpatizantes que se han concentrado en las cercanías del complejo, una decisión que levantó numerosas críticas.

El presidente, con mascarilla y las ventanas cerradas, apareció en uno de los vehículos blindados de su comitiva presidencial y saludó a las personas que se han concentrado fuera del complejo Walter Reed con banderas con el nombre del presidente y mensajes de apoyo al mandatario.

Dos agentes del servicio secreto, también con mascarillas, le condujeron en esta breve salida del hospital. El viaje no fue anunciado y ni siquiera el grupo de periodistas de la Casa Blanca que hace guardia para informar sobre el presidente fue avisado con antelación.

Trump anunció su salida en un video en Twitter un poco después de las 5:00 pm: "Vamos hacer una pequeña visita sorpresa a algunos de los patriotas que están en la calle, que llevan ahí mucho tiempo, con banderas de Trump y que aman nuestro país".

"Ha sido un viaje muy interesante, he aprendido mucho sobre el covid. Lo he aprendido yendo a la verdadera escuela. Esta no es la escuela de leer libros. Lo he aprendido y entendido", aseguró Trump como si su estadía en el hospital estuviera llegando a su fin.

El presidente dijo que ha tenido la ocasión de encontrarse con soldados y personal de emergencias, pese a que un enfermo de covid-19 debería estar en total aislamiento

El presidente dijo que ha tenido la ocasión de encontrarse con soldados y personal de emergencias, pese a que un enfermo de covid-19 debería estar en total aislamiento.

James Philips, el médico responsable de los residentes del hospital Walter Reed, criticó duramente la decisión de Trump de salir brevemente del hospital en Twitter: "La camioneta (en la que se traslado el presidente) no es solo blindada, sino que está sellada herméticamente contra ataques químicos. El riesgo de transmisión de covid-19 es el más alto posible a excepción de procesos médicos. La irresponsabilidad es escandalosa. Lo siento por los agentes del Servicio Secreto que se vieron forzados a participar".

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca emitió un comunicado en el que criticó que el equipo del presidente no comunicara la salida con antelación a los periodistas de guardia.

"Es un escándalo que el presidente abandone el hospital, aunque sea un momento, en una crisis sanitaria sin el pool (grupo asignado) de periodistas presente para asegurar que el pueblo estadounidense sabe qué hace y cómo se encuentra el presidente", aseguró la asociación, que defiende una cobertura independiente de las actividades de la Presidencia.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 63