La ONU acusa a Rusia de al menos 24 ataques con bombas de racimo en Ucrania

Ucrania y occidente dudan del repliegue ruso

Lavrov llega a China para su primera visita al país desde el inicio de la guerra

Evacuadas más de 1.500 personas de la sitiada Mariúpol y zonas próximas

Cadáveres en la ciudad de Irpin, Ucrania, en una imagen de archivo. (EFE/EPA/Roman Pilipey)
Cadáveres en la ciudad de Irpin, Ucrania, en una imagen de archivo. (EFE/EPA/Roman Pilipey)

(Agencias).- Las fuerzas armadas rusas han usado en al menos 24 ocasiones bombas de racimo, prohibidas por la ley internacional, contra áreas pobladas de Ucrania en las cinco semanas transcurridas desde el inicio de la guerra, denunció este miércoles la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Se han cometido además ataques indiscriminados contra hospitales, escuelas y otras infraestructuras que "están prohibidos por la ley humanitaria nacional y podrían constituir crímenes de guerra", añadió Bachelet en una intervención ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

La Convención sobre Municiones en Racimo, en vigor desde 2010, prohíbe el uso, desarrollo, fabricación y adquisición de este armamento debido a su impacto indiscriminado entre los civiles, aunque potencias como Rusia, Estados Unidos o China aún no lo han ratificado.

Bachelet afirmó que la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos que dirige también está investigando denuncias sobre el uso de este armamento por parte del ejército de Ucrania, país que tampoco se ha adherido a la convención.

"Toda la población ucraniana está viviendo una pesadilla en la que millones de personas se han visto obligadas a huir de sus casas, esconderse en sótanos y en refugios antibombas, mientras sus ciudades son atacadas y destruidas"

"El uso continuo de armamento explosivo con amplio impacto en zonas pobladas de Ucrania causa inmensa preocupación", destacó la expresidenta chilena, quien señaló que su oficina ha confirmado la muerte de al menos 1.189 civiles en el conflicto (entre ellos 108 niños).

"La cifra real seguramente es mucho mayor, ya que en lugares de intenso enfrentamiento, como Mariúpol y Volnovaja, es muy complicado tener una imagen completa de la situación", matizó la alta comisionada.

"Toda la población ucraniana está viviendo una pesadilla en la que millones de personas se han visto obligadas a huir de sus casas, esconderse en sótanos y en refugios antibombas, mientras sus ciudades son atacadas y destruidas", resumió Bachelet.

Su oficina ha verificado al menos 77 ataques a instalaciones médicas, incluyendo 50 hospitales, y ha comprobado un significativo aumento de la tasa de mortalidad entre civiles en ciudades bajo asedio, "atribuible probablemente a la interrupción de servicios médicos unida a las privaciones y el estrés propios de la guerra".

Bachelet añadió que su oficina está investigando denuncias de movimientos forzosos de población civil desde la ciudad asediada de Mariúpol a Rusia o territorios controlados por fuerzas prorrusas.

En los lugares bajo control ruso "se ha extendido ampliamente la detención de civiles que expresan públicamente su apoyo a Ucrania", afirmó la alta comisionada, aunque indicó que también se han recibido denuncias de asesinatos en Ucrania de al menos dos personas por expresar puntos de visa prorrusos.

La alta comisionada señaló que su oficina ha recibido denuncias de violencia sexual durante el conflicto, que incluyen violaciones, y lamentó la muerte de al menos siete periodistas que cubrían la guerra

Bachelet se mostró por otro lado "muy preocupada" por el maltrato que prisioneros de guerra parecen sufrir en ambos bandos, como muestran algunos vídeos publicados en internet y otros canales de acceso abierto.

La alta comisionada señaló que su oficina ha recibido denuncias de violencia sexual durante el conflicto, que incluyen violaciones, y lamentó la muerte de al menos siete periodistas que cubrían la guerra, mientras 22 reporteros y activistas de derechos humanos han desaparecido.

Bachelet también denunció en su intervención un aumento de la rusofobia en diversos países, mientras recalcó que en Ucrania "los civiles deben ser protegidos y debe permitirse libre tránsito a aquellos que deseen marcharse", mientras que los prisioneros de guerra "deben ser tratados con dignidad y respeto".

"Pido a la Federación Rusa que escuche el firme llamamiento de la Asamblea General de la ONU y de este Consejo de Derechos Humanos, y que inmediatamente retire sus tropas del territorio ucraniano", reiteró la alta comisionada.

La invasión rusa llega a su trigésimo quinto día y occidente analiza los movimientos de tropas rusas para saber si se cumple lo que Moscú anunció este martes en Estambul de que aliviaría el acoso a las ciudades ucranianas de Kiev y Chernígov. Pero hasta ahora hay dudas.

El Estado Mayor del Ejército de Ucrania dice que "unidades de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa continúan retirándose de las regiones de Kiev y Chernígov. Hay ciertas señales de que las tropas rusas se están reagrupando para centrar sus esfuerzos en la dirección este".

Por el momento, según el Estado Mayor, la llamada "retirada de tropas" también puede ser una rotación de ciertas unidades, que tiene como objetivo engañar a los líderes militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania y crear una idea errónea sobre la negativa de Rusia a rodear Kiev.

"Según el Estado Mayor, la llamada "retirada de tropas" también puede ser una rotación de ciertas unidades, que tiene como objetivo engañar a los líderes militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania"

El Pentágono afirmó este martes que Rusia ha movido "un número pequeño" de unidades en las proximidades de Kiev y descartó que se trate de "una retirada real", ya que mantiene "la vasta mayoría" de sus tropas allí.

"Creemos que esta es una reubicación, no un repliegue real, y deberíamos estar todos preparados para ver una gran ofensiva contra otras zonas de Ucrania", dijo el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, en una rueda de prensa. Kirby precisó que han visto el movimiento de un "número pequeño" de unidades rusas desde Kiev hacia el norte, pero admitió que es demasiado pronto para saber cuál es su destino final.

"Creemos, evaluamos, que es probable que serán reubicadas para ser utilizadas en otros lugares en Ucrania", indicó el portavoz, quien recordó que Rusia ha dicho que va a centrarse en la región del Donbás, en el este ucraniano.

Mientras, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, dijo que su país no reducirá los "esfuerzos de defensa" y que aunque sean positivas las señales que escuchamos desde la plataforma de negociación, estas no ahogan los destrozos de los proyectiles rusos". Zelenski dijo que "no se debe perder la vigilancia. La situación no se ha vuelto más fácil (...) El ejército ruso todavía tiene un potencial significativo para continuar los ataques contra nuestro Estado".

Por ello, alertó de que no reducirán los esfuerzos de defensa. Tanto en el norte de nuestro Estado como en todas las demás regiones de Ucrania (...) La defensa de Ucrania es la tarea número uno ahora, y todo lo demás se deriva de ella". Recordó que el bombardeo sobre las ciudades "continúa. Mariupol está bloqueado. Los ataques aéreos y con misiles no se detienen. Esta es la realidad".

Las tropas rusas "intentan mantener las fronteras capturadas" y no están realizando "acciones ofensivas activas", dice el Ejército ucraniano.  En Sloviansk, ciudad ucraniana en el Donetsk, "las tropas rusas se estaban reagrupando y reponiendo existencias", mientras siguen "los ataques aéreos y con misiles en Kreminna y Mariúpol".

Las tropas rusas "intentan mantener las fronteras capturadas" y no están realizando "acciones ofensivas activas", dice el Ejército ucraniano

Cerca de Novokarlivka y Luhivske, al norte de Mariúpol, "el enemigo continúa colocando equipos de fortificación dentro de las posiciones capturadas y creando barreras de minas", en la región de Zaporiyia continúan los bombardeos y en las zonas operativas del Mar Negro y Azov "no se registraron cambios significativos", dice el Alto Mando ucraniano.

En cuanto a los corredores humanitarios, un total de 1.665 personas fueron evacuadas en las últimas horas de la sitiada ciudad de Mariúpol, en el sur de Ucrania, y en otras localidades cercanas, gracias a los corredores humanitarios abiertos por las autoridades de Kiev.

Según informó esta noche la ministra para la Reintegración de los Territorios Ocupados Temporalmente de Ucrania, Iryna Vereshchuk, la evacuación iniciada ha podido ser completada, publica la agencia local Ukrinform.

"1.665 personas fueron evacuadas de Mariúpol y varias ciudades de la región de Zaporiyia a lo largo de los tres corredores humanitarios acordados" con los rusos, confirmó la ministra. Las evacuaciones se produjeron en vehículos particulares de los ciudadanos justo el día en que Rusia y Ucrania reanudaban sus negociaciones en Estambul para encontrar una solución al conflicto.

Según la responsable gubernamental, 936 personas lograron salir de Mariúpol y 729 más de la región de Zaporiyia que incluye a las ciudades de Berdiansk, Melitopol, Enerhodar, Polohy, Orikhiv, Huliaypole y Vasylivka".

Según indicaron fuentes del Elíseo, Putin aseguró que no está dispuesto a renunciar a sus objetivos militares en Ucrania, en particular en Mariúpol, y se negó a levantar el cerco a esa ciudad

En esta última localidad, explicó la ministra, las tropas rusas lograron bloquear varias columnas de autobuses y camiones de evacuación con ayuda humanitaria, que finalmente fueron enviados a otras ciudades. Vereshchuk recordó que, según datos del ayuntamiento de Mariúpol, unas 75.000 residentes de la ciudad han logrado ser evacuados hacia Zaporiyia hasta el momento.

La ciudad portuaria de Mariúpol, que tenía una población anterior a la guerra de medio millón de habitantes, ha sido una de las localidades ucranianas que más duramente ha sufrido los ataques del Ejército ruso desde que invadió el país el pasado 14 de febrero.

Esta localidad industrial, a orillas del Mar de Azov, lleva semanas sitiada por las tropas rusas, por lo que los pocos residentes que quedan en ella, unos 160.000 según las autoridades, no tienen acceso bienes básicos como el agua potable y servicios como el gas o la calefacción.

Además, el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció este martes "avances" en las negociaciones con Ucrania, en una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, al tiempo que se mantuvo inflexible sobre su voluntad de continuar con la ofensiva en el este de ese país. Según indicaron fuentes del Elíseo, Putin aseguró que no está dispuesto a renunciar a sus objetivos militares en Ucrania, en particular en Mariúpol, y se negó a levantar el cerco a esa ciudad.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha llegado este miércoles a China en la que supone su primera visita al gigante asiático desde el inicio de la invasión de Ucrania, un viaje en el que se reunirá con su homólogo chino, Wang Yi, antes de participar el jueves en una conferencia internacional sobre Afganistán.

La llegada de Lavrov al país ha sido confirmada por la Embajada rusa en Pekín, que ha publicado una fotografía del avión en el que ha viajado el ministro. Posteriormente, ha publicado una fotografía del saludo entre Lavrov y Wang antes de su reunión, sin que por ahora hayan trascendido más detalles.

El presidente de China, Xi Jinping, ha reconocido que la situación es "preocupante" y ha dicho que Pekín juega "un rol constructivo" en los esfuerzos por lograr un acuerdo de paz

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha resaltado que "el día de hoy estará consagrado a reuniones bilaterales con colegas de Exteriores", al tiempo que ha confirmado que el titular de la cartera participará el jueves en la cumbre sobre Afganistán, según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax.

China se ha negado hasta ahora a condenar abiertamente la invasión rusa de Ucrania y ha argumentado que la expansión de la Otan es parte de los motivos del conflicto, lo que ha supuesto un espaldarazo para Moscú en medio de las críticas internacionales contra el país por la ofensiva, iniciada el 24 de febrero.

Sin embargo, el presidente de China, Xi Jinping, ha reconocido que la situación es "preocupante" y ha dicho que Pekín juega "un rol constructivo" en los esfuerzos por lograr un acuerdo de paz. Así, recientemente trasladó al primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, la necesidad de que la comunidad internacional "cree las condiciones para un acuerdo".

El Gobierno de Estados Unidos, por otra parte, alertó a sus ciudadanos en Ucrania y en Rusia de que pueden ser señalados y detenidos a causa de su nacionalidad por parte de las fuerzas de seguridad de Moscú, y reiteró la recomendación de no viajar a esos países. En un comunicado, el Departamento de Estado de EE UU informó de una actualización en el estatus de Rusia y Ucrania con respecto a las recomendaciones de viaje para esos países, que a partir de ahora incluye el aviso de que cualquier estadounidense puede ser objetivo de los rusos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 104