Una abrumadora mayoría rechaza la nueva Constitución chilena y Boric pide un nuevo proceso

"Ha hablado el pueblo de Chile y lo ha hecho de forma fuerte y clara", dijo el presidente tras conocerse la derrota del 'Apruebo', con un 62% de los votos

Los partidarios del rechazo celebraron en las calles el resultado del plebiscito. (EFE)
Los partidarios del rechazo celebraron en las calles el resultado del plebiscito. (EFE)

(EFE).- Una abrumadora mayoría rechazó este domingo la propuesta de nueva Constitución en Chile con casi el 62% de los votos, resultado que mantiene de momento el texto actual, redactado en 1980 por la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y reformado parcialmente en democracia.

"Ha hablado el pueblo de Chile y lo ha hecho de forma fuerte y clara", reconoció en cadena nacional el presidente chileno, Gabriel Boric.

El mandatario, partidario del cambio constitucional, anunció que a partir del lunes trabajará de la mano "de la sociedad civil y del Congreso" para buscar un "itinerario constituyente" y darle celeridad a un nuevo proceso.

Los categóricos resultados, añadió, "exigen a nuestras instituciones que trabajemos hasta arribar a una propuesta que nos interprete a todos, que dé confianza". 

El presidente chileno, Gabriel Boric, dejó entrever en una entrevista posterior que emprenderá una remodelación de su gabinete en los próximos días

El presidente chileno, Gabriel Boric, dejó entrever en una entrevista posterior que emprenderá una remodelación de su gabinete en los próximos días. "Hacer frente a estos importantes y urgentes desafíos requerirá prontos ajustes en nuestros equipos de Gobierno para enfrentar este nuevo período con renovados bríos", dijo en la cadena nacional.

La opción de aprobar el nuevo texto, que declara a Chile un Estado social de derecho y ha sido definida como la más feminista y una de los más vanguardistas del mundo en materia de igualdad de género y protección de la naturaleza, cosechó solo el 38% de los apoyos, con más del 95% de los votos escrutados.

El "Rechazo" al nuevo texto se impuso en las 16 regiones del país, incluidas la Metropolitana –que alberga la capital– y la costera Valparaíso, donde ganó contra todo pronóstico con el 55,4 y el 57,6%, respectivamente. En regiones del centro sur como Ñuble, Araucanía o Maule, el "Rechazo" se impuso por más del 70%.

"Hoy día no hay ganadores ni perdedores. Hay chilenos que nos tenemos que volver a encontrar", dijo el líder de la campaña del "Rechazo", Claudio Salinas.

"Queremos hacer un llamado a la calma, a estar orgullosos del trabajo realizado (...) La Constitución del 80 no nos une ni nos representa", indicó por su parte la diputada comunista Karol Cariola, portavoz de la campaña del "Apruebo".

La contundencia de los resultados recuerda al plebiscito de octubre de 2020, convocado para encauzar la ola de protestas de 2019 y donde el 78,2% de los chilenos decidió iniciar un proceso constituyente y redactar una nueva Constitución.

La contundencia de los resultados recuerda al plebiscito de octubre de 2020, donde el 78,2% de los chilenos decidió iniciar un proceso constituyente y redactar una nueva Constitución

Dos años después, los chilenos no están conformes con el texto que fue redactado durante un año por una convención de ciudadanos elegidos democráticamente solo para ese fin, con paridad de género y escaños reservados para indígenas.

"A pesar que las encuestas previas daban como ganador el 'Rechazo', la diferencia lograda es mayor a la esperada. Hay un dicho que se impone siempre en Chile: mejor el diablo conocido que uno a conocer" indicó a Efe Jeanne Simón, de la Universidad de Concepción.

El carácter plurinacional del Estado, el derecho a la interrupción voluntaria de embarazo, la reelección presidencial, el sistema de justicia y la eliminación del Senado son algunos de los temas incluidos en el nuevo texto que generan más animadversión entre la ciudadanía.

Las dos coaliciones oficialistas Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático se comprometieron a reformar el texto y moderar los aspectos más controvertidos en caso de aprobarse, pero no ha sido suficiente para convencer a los electores.

"El triunfo del 'Rechazo' es la gran derrota de una ideología que pretendió imponerle a los chilenos la plurinacionalidad y muchos otros conceptos tan ajenos a nuestra idiosincrasia", aseguró por su parte a Efe Gonzalo Müller, de la Universidad del Desarrollo.

Cientos de personas salieron a las calles en los barrios más acomodados de la capital a celebrar el resultado, con banderas chilenas y entonando el himno nacional.

"Es un texto que no une al país, que nos enfrenta, parece más bien un programa de Gobierno", indicó la senadora democristiana Ximena Rincón, uno de los rostros del centro que se desmarcó de su partido e hizo campaña contra la propuesta constitucional.

Para Robert Funk, de la Universidad de Chile, "ni el proceso ni el texto fueron suficientes, en momentos de inseguridad económica, inflación y desempleo"

Para Robert Funk, de la Universidad de Chile, "ni el proceso ni el texto fueron suficientes, en momentos de inseguridad económica, inflación y desempleo".

En julio, el presidente Gabriel Boric estableció la hoja de ruta en caso de desaprobar la propuesta constitucional al asegurar que "tiene que haber un nuevo proceso constituyente" –afirmó– que se prolongará por un año y medio más, y en el que "va a tener que discutirse todo de nuevo desde cero".

"Hay que ponerse de acuerdo en cómo puede ser este nuevo proceso electoral. Boric ya ha mostrado una apertura con eso, que no existía de ninguna manera en el comienzo", añade el director de la encuestadora Tresquintos, Kenneth Bunquer.

"El Gobierno puede poner un mensaje para llamar a elecciones de convencionales, pero no tengo claro que vayan a estar los votos necesarios en el Congreso para llevarlo adelante, con lo cual la incertidumbre hoy es tremenda", apunta la académica del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica Julieta Suárez-Cao.

Las semanas previas al plebiscito se pusieron encima de la mesa varias alternativas ante la posibilidad de llegar a este escenario, tal y como proyectaron las encuestas. Hace tres semanas el Congreso aprobó una norma que facilitaría ese camino ya que reduce el quórum de 2/3 a 4/7 para poder hacer reformas a la carta magna actual.

Es por eso que en caso de mantener la idea de redactar un nuevo texto, otras opciones pasan, por ahora, por el Congreso o un Comité de Expertos.

Dentro del conjunto de partidos que ha defendido el 'Rechazo', que abarcan desde la extrema derecha hasta la centro-izquierda, no hay unanimidad o consenso de cómo continuar el proceso ni a través de qué mecanismo hacerlo. Los ultraderechistas del Partido Republicano, por ejemplo, no quieren una nueva Constitución y su apuesta es reformar la vigente.

"En los próximos meses habrá un momento inicial de inestabilidad institucional ya que, si bien hay un acuerdo de que la Constitución debe cambiar, aún no está definido el mecanismo"

"En los próximos meses habrá un momento inicial de inestabilidad institucional ya que, si bien hay un acuerdo de que la Constitución debe cambiar, aún no está definido el mecanismo", comenta el analista político y profesor de la Universidad Estatal de O'Higgins (UOH) Juan Pablo Araya.

En estas definiciones, el Congreso asumirá un nuevo protagonismo y se requerirá llegar a acuerdos. Aunque el conjunto de fuerzas de derecha tenga la mayoría, las elecciones parlamentarias de noviembre dejaron un Parlamento muy fragmentado.

Expertos y analistas coinciden en señalar que el resultado perjudica al presidente y a su ejecutivo. "Es un fuerte golpe para el primer año del Gobierno de Boric, quien decidió apostar su capital político por el 'apruebo'", dice Araya.

"Será muy complejo implementar el programa gubernamental y mantener la unidad y estabilidad en la coalición de Gobierno", añade.

Boric tuvo un rol clave en la firma del acuerdo suscrito de forma transversal por el conjunto de fuerzas políticas en noviembre de 2019 y que dio paso al proceso constituyente. Durante la campaña insistió varias veces en la idea de que el proceso llegase a buen puerto e incluso como presidente se ha manifestado a favor del 'sí'.

"Me cuesta mucho imaginar que, tras todo lo que ha pasado en Chile, decidamos volver a fojas cero respecto de la Constitución de 1980″, indicó.

Según Araya, el nuevo escenario precipita la necesidad de ejecutar un cambio en su gabinete porque "es necesario llegar a acuerdos amplios y hay integrantes que tienen un capital político muy desgastado".

La ministra de Interior, Izkia Siches, es de los nombres que tiene posibilidades de salir. El nuevo gabinete tendrá el desafío de gestionar una nueva etapa del proceso.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12