El Congreso de la élite comunista que marcará el futuro de Vietnam

El Partido Comunista ha reforzado su credibilidad interna gracias a su exitosa gestión de la pandemia, que solo ha causado 1.548 casos y 35 muertes en total

Los delegados eligen a los cerca de 200 miembros del Comité Central del Partido, que a su vez designan a los veinte integrantes del politburó. (EFE)
Los delegados eligen a los cerca de 200 miembros del Comité Central del Partido, que a su vez designan a los veinte integrantes del politburó. (EFE)

(EFE).- Vietnam, con un régimen de partido único en vigor desde su reunificación en 1975, comenzó este lunes su XIII Congreso con la participación de 1.587 delegados que eligen en Hanói a los principales líderes del partido y del país para los próximos cinco años.

Se trata de un proceso opaco hasta el próximo 2 de febrero, con reuniones a puerta cerrada de las que apenas se filtra nada en uno de los últimos estados comunistas del mundo, junto a China, Laos, Cuba y Corea del Norte.

Los delegados eligen a los cerca de 200 miembros del Comité Central del Partido, que a su vez designan a los veinte integrantes del politburó, el máximo órgano de dirección, del que sale el secretario general del Partido y máximo dirigente del país.

El liderazgo político en Vietnam se asienta sobre cuatro pilares: el secretario general del Partido --la figura más poderosa--, el primer ministro, que dirige el Gobierno; el presidente de la República, que tiene un cargo más representativo, y el presidente de la Asamblea Nacional.

Los analistas coinciden en que resulta muy probable que Vietnam regrese a su tradicional división de poderes después de este Congreso

Esta división clásica del poder para asegurar un liderazgo colectivo y dar prioridad a los consensos se rompió en 2018, cuando Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido, ocupó la presidencia de la República tras la muerte de su antecesor, Tran Dai Quang.

Además de elegir al secretario general, los participantes en el Congreso proponen candidatos a los otros tres puestos clave, que serán ratificados por la Asamblea Nacional en su próxima sesión plenaria.

Los analistas coinciden en que resulta muy probable que Vietnam regrese a su tradicional división de poderes después de este Congreso.

Nguyen Phu Trong, de 76 años, es secretario general del Partido desde 2011 y también presidente de la República desde 2018. Pese a superar el límite de edad y de número máximo de mandatos, algunos rumores apuntan a que el partido podría hacer una excepción y nominar a este estudioso del marxismo para un tercer mandato.

Su liderazgo se ha caracterizado por una enérgica campaña anticorrupción contra altos cargos del partido y por su mano dura con la disidencia política. La decisión de Trong puede deberse a la falta de apoyos de su protegido, Tran Quoc Vuong, secretario del comité central.

El gran rival de Trong parece ser Nguyen Xuan Phuc, un primer ministro que ha ganado popularidad dentro y fuera del país por su exitosa gestión de la pandemia del coronavirus.

El gran rival de Trong parece ser Nguyen Xuan Phuc, un primer ministro que ha ganado popularidad dentro y fuera del país por su exitosa gestión de la pandemia del coronavirus

A sus 66 años parece dispuesto a ascender un peldaño más, aunque algunas quinielas lo colocan como futuro presidente de la República, un cargo más representativo.

El Partido Comunista ha reforzado su credibilidad interna gracias a su exitosa gestión de la pandemia de covid-19, que solo ha causado 1.548 casos y 35 muertes en total.

Vietnam logró contener la plaga con medidas como el cierre de sus fronteras desde marzo y la eficacia de sus equipos de rastreadores, que durante meses permitieron al país lucir con orgullo la cifra de cero muertes por coronavirus.

La buena gestión sanitaria permitió a Vietnam contener la crisis económica y cerrar el año con un crecimiento del 2,91% del PIB.

El Partido Comunista ha cimentado la expansión económica de los últimos años en la atracción de inversión extranjera, especialmente en la industria y en una política de creciente apertura internacional, con la firma de acuerdos bilaterales y multilaterales.

Entre estos acuerdos destacan el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

El Partido Comunista ha cimentado la expansión económica de los últimos años en la atracción de inversión extranjera, especialmente en la industria y en una política de creciente apertura internacional

Esta integración económica no ha ido acompañada de una mayor apertura política: en los últimos cinco años han aumentado el número de detenciones y condenas de prisión contra disidentes, según varios grupos defensores de los derechos humanos.

Aunque la Constitución vietnamita dice proteger la libertad de opinión y de prensa, el acceso a la información, el derecho de asamblea y la formación de asociaciones y de manifestaciones, el Partido Comunista en el poder desde 1975 con un régimen de partido único exhibe poca tolerancia contra la crítica.

El control de los contenidos de las redes sociales se endureció con la puesta en marcha de una controvertida ley de ciberseguridad que, entre otras cosas, obliga a las empresas tecnológicas a suprimir contenidos a instancias del Gobierno y a proporcionar a las autoridades información sobre los usuarios.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21