Por temor al coronavirus, 60 cubanos y venezolanos en huelga de hambre en un centro de migrantes en EE UU

Los solicitantes de asilo denuncian las malas condiciones de los estos lugares pertenecientes al ICE

Detalle de un edificio del centro de detención de Krome en Miami. (Giorgio Viera/Archivo EFE)
Hay más de 32.000 detenidos repartidos por todo el país y apenas 2.172 han sido diagnosticadas, siendo 1.073 positivos en covid-19. (Giorgio Viera/Archivo EFE)

Un grupo de 60 migrantes, cubanos y venezolanos en su mayoría, se encuentran en huelga de hambre desde hace más de tres días para reivindicar una mejora de las condiciones del centro de detención La Palma Correctional Center, en Arizona, en el que están retenidos por la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) y que, a su juicio, no cumple las condiciones sanitarias necesarias para protegerlos de la propagación del coronavirus.

José A. González, un cubano de 26 años que permanece desde hace siete meses en ese centro a la espera de una resolución para su asilo político, denunció a el Nuevo Herald que nadie les atiende e, incluso, les mienten.

"Nos dicen que van a sacarnos de aquí, pero cada día corremos más peligro. En este centro no tenemos las más mínimas condiciones de protección ante el coronavirus"

"Nos dicen que van a sacarnos de aquí, pero cada día corremos más peligro. En este centro no tenemos las más mínimas condiciones de protección ante el coronavirus. Para que nos dieran mascarillas tuvimos que plantarnos y hacer una huelga también. Estamos desesperados y abandonados por todos", contó vía telefónica al diario de Miami.

Desde que está en La Palma, González ha perdido más de 22 kilos por "la pésima comida y el estrés", afirma.

Una situación similar denuncia Eduardo Padrón González, también cubano, de 49 años, que acumula un año y tres meses en el centro de Arizona. "Llevamos semanas con las cortes [tribunales] de Inmigración detenidas. Aquí nos tratan mal. Los guardias muchas veces ni se protegen con mascarillas. Soy hipertenso, tengo cálculos en los riñones. Soy asmático. Si me contagio tengo pocas posibilidades de sobrevivir", declaró a el Nuevo Herald.

Padrón salió de la Isla en 2019 después de haber sido juzgado en varias ocasiones por enriquecimiento ilícito en su negocio de productor de carne de cerdo en Ciego de Ávila.

"Vine con mi hijo aprovechando una visa que teníamos para viajar a Panamá. Pensábamos que llegaríamos a una tierra de libertad y oportunidades, pero ya llevamos demasiado tiempo dentro de esta cárcel", lamenta. "Pierden los documentos, retrasan las comparecencias. Es una situación desesperante y ahora con esta enfermedad, peor. Si no fuera por la violencia que sufrimos en México regresaríamos allí", dice sobre el trato de los agentes.

El diario cita también a un venezolano, Andy Figueredo, que atribuye su decisión de salir de su país a la persecución del Gobierno de Maduro y ahora dice verse en el centro con condiciones que equivalen a una situación de "crisis humanitaria".

"Esto es una locura. El centro de detención está dividido en nueve edificios que los oficiales llaman 'tanques'. Cada uno de esos 'tanques' está dividido en tres o cuatro secciones. Nuestra sección es la única de todo el centro donde no hay casos de coronavirus", explica.

Según el centro, 62 personas han dado positivo en las pruebas de covid-19.

En su opinión, la mala calidad de la comida que se les da - pan con jamón, galletas y refrescos- han deteriorado su sistema inmune, propagando a toda velocidad el coronavirus.

"No somos delincuentes ni hemos cometido ningún crimen", clama.

"A este país no entré por el desierto ni con un coyote. Solo pido que se me trate como ser humano"

"La dictadura de Nicolás Maduro nos oprimió. Era opositor. Me negaban hasta asistencia médica. El Sebin (servicio de inteligencia) me citó para interrogarme. En ese momento supe que mi única opción era huir. A este país no entré por el desierto ni con un coyote. Solo pido que se me trate como ser humano", ha contado.

La Oficina de Detención y Deportación ha creado un grupo de expertos para tratar de contener el coronavirus. Las huelgas de hambre han sido frecuentes desde el inicio de la pandemia, a mediados de marzo centenares de inmigrantes de dos centros de Nueva Jersey también iniciaron una protesta similar, y a principios de abril se informó de varias protestas similares en California y Louisiana, entre otros estados.

El ICE ha liberado a más de 900 personas, según datos oficiales "tras evaluar sus antecedentes migratorios y penales, amenaza potencial para la seguridad ciudadana, riesgo de fuga y preocupaciones de seguridad nacional".

Pero hay más de 32.000 detenidos repartidos por todo el país y apenas 2.172 han sido diagnosticadas, siendo 1.073 positivos en covid-19.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7