El cubano que atacó la Embajada de Cuba en EE UU prepara su declaración de culpabilidad

Según 'Cibercuba', el acuerdo debe producirse el 19 de mayo como máximo, un día antes de la fecha señalada para el juicio oral

Alexander Alazo declaró que en los últimos meses había estado durmiendo dentro de su auto. (Diario Las Américas/Pastor evangélico)
Alexander Alazo declaró que en los últimos meses había estado durmiendo dentro de su auto. (Diario Las Américas/Pastor evangélico)

Alexander Alazo Baró, que este viernes hace un año atacó la Embajada cubana en Washington con un fusil de asalto, negocia declararse culpable antes de la fecha señalada para su próxima audiencia, prevista para el 20 de mayo. Según Cibercuba, que ha tenido acceso a documentación judicial del caso, las conversaciones para detallar la declaración están en curso y el texto definitivo debe firmarse como máximo el próximo 19.

Este pacto evitaría que Alazo llegue a juicio, aunque el abogado del acusado, Tony Miles, y el fiscal Jason McCullough han rehusado responder a las preguntas del digital cubano. Con este documento, la sentencia podría estar lista a mediados de año.

Sobre el cubano, aquejado de problemas de salud mental, pesan cargos por disparo con armas de fuego en un acto violento, ataque con violencia a un funcionario con arma mortal, daños a propiedades de un Gobierno extranjero en EE UU y tenencia de armas. En caso de ser declarado culpable, se expone a una sentencia de al menos 10 años de prisión y multa de 250.000 dólares.

En caso de ser declarado culpable, se expone a una sentencia de al menos 10 años de prisión y multa de 250.000 dólares

Según detalla Cibercuba, el expediente judicial del caso incluye cámaras que los agentes presentes en el tiroteo portaban en su cuerpo y el vídeo de vigilancia de la sede diplomática. En ambos casos se puede apreciar el desarrollo de los hechos, aunque están restringidos para el público y solo las partes tienen acceso a ellos bajo estrictos controles, ya que ni el acusado podrá tener acceso a ellos. Además debe ser destruido o clasificado como confidencial al término del juicio.

Alexander Alazo, residente en Aubrey, Texas, podría tener atenuantes por sus problemas de salud. El acusado tenía antecedentes de tratamiento psiquiátrico poco antes del ataque a la embajada y su esposa aseguró que vivía obsesionado con la idea de que lo perseguían.

Al ser detenido, Alazo contó a los agentes del Servicio Secreto estadounidense que había formado parte del Ejército cubano y se fue de la Isla en 2003 rumbo a México. Desde allí se presentó en la frontera con EE UU y pidió asilo político. Volvió una vez a Cuba, en 2014, según su versión, aunque el Gobierno cubano ha contabilizado ocho visitas a la Isla.

Según Cibercuba, en uno de los interrogatorios, Alazo llegó a decir que si el entonces embajador cubano José Ramón Cabañas u otro funcionario hubiera salido del edificio les habría disparado, por considerarlos sus enemigos.

El Gobierno cubano ha vinculado a varios opositores y emigrados en EE UU con el ataque, que califica de acto de terrorismo, y ha acusado a Washington de no actuar con suficiente contundencia, a pesar de que el presunto autor de los hechos está en prisión preventiva desde su detención, pocas horas después de los hechos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12