Meliá sufre un revés en un tribunal español por sus hoteles en Cuba

La hotelera, que aún puede recurrir, está convencida de que existen evidencias "para que la demanda sea desestimada en su totalidad"

El hotel Sol Río y Luna Mares, en Playa Esmeralda, Holguín, está en terrenos que pertenecieron a los Sánchez Hill antes de 1959.
El hotel Sol Río y Luna Mares, en Playa Esmeralda, Holguín, está en terrenos que pertenecieron a los Sánchez Hill antes de 1959.

El juzgado de Palma (Baleares) que se ocupa del caso de la familia Sánchez Hill contra el grupo Meliá por los dos hoteles que la compañía española explota en Cuba ha rechazado tres peticiones planteadas por la empresa, según el diario Vozpópuli, que revela este viernes el contenido de la resolución aprobada el 6 de julio.

Meliá, que gestiona los hoteles Paradisus Rio de Oro y Sol Rio y Luna Mares en unos terrenos expropiados en Holguín a la familia tras la Revolución de 1959, alegó que la demanda es un intento encubierto de los herederos para esquivar la normativa europea y aplicar una legislación extraterritorial en España. A raíz de la aprobación de la ley Helms-Burton en 1996, la UE creó de manera preventiva un estatuto de bloqueo que anula el efecto de las resoluciones extranjeras.

El juzgado rechaza esta alegación al considerar que no está acreditado ese supuesto intento. Los Sánchez Hill iniciaron el proceso en 2019 bajo la norma estadounidense, pero la justicia española archivó la causa por falta de jurisdicción, por eso la familia decidió recurrir y demandar por enriquecimiento ilícito, un delito que sí puede investigarse en España. Al reabrirse el caso por este presunto delito, la justicia cree que no hay pruebas de que se intente utilizar la Helms-Burton.

La segunda petición de Meliá era la de elevar una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que indicara cómo proceder. Este tipo de consultas las realizan los jueces europeos para que las causas que llevan se ajusten al derecho comunitario cuando tienen alguna duda. El juzgado de 1ª instancia de Palma cree que no es necesario recurrir a Luxemburgo y que el caso puede resolverse con la estricta aplicación del derecho español aplicable.

Por último, Meliá solicitaba que se adoptaran medidas destinadas a mantener la confidencialidad del proceso y había pedido a los Sánchez Hill que firmaran un contrato para comprometerse a no revelar nada

Por último, Meliá solicitaba que se adoptaran medidas destinadas a mantener la confidencialidad del proceso y había pedido a los Sánchez Hill que firmaran un contrato para comprometerse a no revelar nada, ya que creen que la documentación puede ser usada para un procedimiento futuro en Estados Unidos. El juzgado considera que no hay motivos para adoptar medidas "restrictivas y contrarias al principio de publicidad de las actuaciones esenciales en una sociedad democrática".

Meliá ha asegurado al diario español que no está sorprendida de las decisiones, pero se muestra segura de que la justicia fallará a su favor porque "existen evidentes elementos fácticos y de derecho para que la demanda sea desestimada en su totalidad".

La justicia española no puede juzgar las reclamaciones por bienes confiscados en Cuba, pero sí lo que se plantea ahora como una acción personal de indemnización a una compañía con sede social en España.

No obstante, a la hotelera aún le queda interponer un recurso de reposición antes de este sábado. Si lo hiciera y fuera rechazado, podría iniciarse el procedimiento en el que los Sánchez Hill reclaman unos diez millones de euros.

La agencia EFE publica precisamente este viernes una entrevista con el subdirector general de Meliá en Cuba, Francisco Camps, en la que en ningún momento se refiere al fallo judicial. Camps opina, en cambio, que Cuba ha gestionado bien la crisis del coronavirus y que ello será muy positivo para el sector turístico. "Teniendo en cuenta todas las facilidades del sistema sanitario cubano no tengo ninguna duda de que Cuba puede salir muy reforzada", declara en la entrevista. "Para ello hace falta que el mundo nos crea, porque no siempre el mundo se cree las cosas buenas que pasan en Cuba".

Aunque Camps pondera las medidas de reapertura en la Isla ("Esa separación entre turismo internacional y nacional es algo que no está aplicando ningún otro país, creo que es una medida muy positiva", dice), reconoce el duro golpe que la pandemia ha supuesto para el sector. "Ha habido que reinventarse, tomar algunas medidas reorganizativas y este va a ser un año en el que la empresa no va a ganar dinero en Cuba", asegura.

En Cuba, la mayoría de los hoteles estatales los operan compañías extranjeras mediante contratos de administración. Las españolas Meliá, Iberostar y Barceló gestionan el 70% de las habitaciones en la Isla (en el caso de la primera, 14.000 de las 50.000 plazas hoteleras de la isla).

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12