Casi 700 incendios, en su mayoría criminales, arrasan la península ibérica

El presidente del Gobierno gallego afirma que los fuegos, que han dejado hasta ahora 31 muertos en Portugal y cuatro en España, han sido provocados en una "actividad incendiaria homicida"

El fuego se acerca a las casas de Redondela, en el área metropolitana de Vigo (Galicia). (EFE)
El fuego se acerca a las casas de Redondela, en el área metropolitana de Vigo (Galicia). (EFE)

(con información de EFE). -El noroeste de la península ibérica arde desde este fin de semana con centenares de fuegos presumiblemente intencionados, según las autoridades. En Portugal, con el norte y centro del país en jaque, ya hay 36 muertos, 63 heridos (16 graves) y 7 desaparecidos en los 523 fuegos registrados este domingo. En Galicia (España) los fallecidos son 4 en los 146 incendios acumulados desde el viernes y que han llegado a núcleos urbanos importantes, como la ciudad de Vigo (300.000 habitantes).

4.500 bomberos trabajan en Portugal, donde la Protección Civil lusa ha aumentado la cifra de seis a 27 fallecidos según datos provisionales, puesto que aún falta por recopliar información, ya que hay lugares a los que todavía no se tiene acceso, aunque dijo esperar que no se incremente la cifra de fallecidos.

Las víctimas mortales fueron halladas en los distritos de Coimbra, Guarda, Castelo Branco y Viseu, todos en el centro del país, donde se concentraron, junto con el norte, la mayoría de los más de 500 fuegos desatados este domingo. Según Gaspar, el número de incendios que continúan activos, asciende a 145 en todo el país.

Más de 4.127 bomberos combaten a esta hora las llamas apoyados por 1.289 vehículos terrestres y más de 200 militares, que se esfuerzan en proteger varias aldeas aún en riesgo.

La proliferación de fuegos se ha visto impulsada por las altas temperaturas de los últimos días y la escasez de lluvias, factores determinantes, según dijo esta madrugada el primer ministro

La situación más complicada se vive en el municipio de Lousã, en el distrito de Coimbra, aunque también preocupa la evolución de las llamas en las localidades de Alcobaça, en el distrito de Leiria, y Vale de Cambra, en Aveiro.

Las autoridades lusas mantienen hasta el final del día la alerta roja por riesgo de incendio en todo el país, momento en el que, según las previsiones meteorológicas, se espera un mayor descenso de las temperaturas que podrían facilitar el control de los fuegos.

Ante la proliferación de fuegos de este domingo, las autoridades lusas han solicitado ayuda a la Unión Europea (UE) y Marruecos para apoyar las labores de extinción, y han prolongado hasta las 20:00 hora local de este lunes la alerta roja por riesgo de incendio que rige en todos los distritos.

La proliferación de fuegos se ha visto impulsada por las altas temperaturas de los últimos días y la escasez de lluvias, factores determinantes, según dijo esta madrugada el primer ministro, António Costa, quien se desplazó al centro de control de Protección Civil para seguir la situación.

Costa dijo a periodistas que revertir las circunstancias que hacen especialmente vulnerable a Portugal frente al fuego "implica tiempo" e incluso advirtió de que situaciones como las de este domingo "seguramente se van a repetir" mientras se implantan cambios para mejorar la situación de la foresta.

Asimismo, defendió la gestión de la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa, y subrayó que "es un poco infantil pensar que la consecuencias políticas (por eventuales errores en la respuesta a incendios) son dimisiones".

Las previsiones meteorológicas apuntan para este lunes a un descenso de las temperaturas e incluso lluvias en parte del territorio.

Al otro lado de la frontera, en Galicia se mantiene la lucha incansable contra el fuego propagado en 146 incendios desde el viernes, con unas 5.000 personas que trabajan contra el avance de las llamas, que ya han causado cuatro muertos.

Vecinos, equipos municipales, brigadas de la Xunta (Gobierno regional), integrantes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) están desplegados por toda la geografía gallega para combatir una actividad incendiaria homicida sin duda intencionada, según el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) están desplegados por toda la geografía gallega para combatir una actividad incendiaria homicida sin duda intencionada

En total eran 14 los incendios forestales que tenían decretada la situación dos, de riesgo real para la población, pasada la medianoche del domingo al lunes.

La comunidad autónoma gallega, dividida en cuatro provincias, acumula 31 incendios forestales con superficies afectadas superiores a las veinte hectáreas, además de múltiples focos más pequeños en infinidad de municipios, que hacen llegar cenizas incluso a las viviendas.

Los puntos más peligrosos son los que tienen activada la alerta de riesgo para la población, entre la que ya ha habido dos víctimas mortales en Nigrán (Pontevedra) cuando viajaban en una furgoneta que fue pasto de las llamas.

La provincia de Lugo tiene en alerta de ese tipo los fuegos de Noceda y Donís, en Cervantes, en plena reserva de la biosfera de Os Ancares, donde los vecinos temen perder sus viviendas y dicen estar rodeados por las llamas mientras denuncian falta de medios para sofocarlas.

Los habitantes de la provincia de Ourense viven la situación dos por cinco incendios, en San Cristovo de Cea, Baños de Molgas, Chandrexa de Queixa, Paderne de Allariz y Lobios.

En la provincia de Pontevedra hay otros cinco incendios en situación dos, con el de Ponteareas, que empezó en Padróns, como más importante tras extenderse a los municipios de Redondela, Soutomaior y Pazos de Borbén, con 1.500 hectáreas de superficie afectada.

Los fuegos de Salvaterra de Miño, Morgadáns, As Neves y Baiona también suponen riesgo real para la población pontevedresa.

Al margen de estos incendios, los equipos de extinción trabajan para acabar con las llamas en otros muchos lugares de Galicia, después de haber conseguido estabilizar o controlar algunos.

Núñez Feijóo explicó que la comunidad autónoma gallega que preside se encuentra en una "situación compleja" porque coincide una "actividad incendiaria homicida", una "sequía persistente" y un descontrol por incendios en el norte de Portugal

Núñez Feijóo explicó que la comunidad autónoma gallega que preside se encuentra en una "situación compleja" porque coincide una "actividad incendiaria homicida", una "sequía persistente" y un descontrol por incendios en el norte de Portugal que, por primera vez, "saltan el Miño".

El presidente gallego tildó de "crítica" la situación que vive Galicia por los numerosos incendios forestales y sostuvo que las vidas importan más que los bienes materiales.

La consejera del Medio Rural del gobierno regional, Ángeles Vázquez, reconoció que "las circunstancias llega un momento que sobrepasan" a los medios de extinción; el vicepresidente regional, Alfonso Rueda, afirmó que "nadie va a quedar impune" tras la investigación y el titular gallego de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, llamó a abandonar domicilios en caso de duda y buscar un lugar seguro.

Por su parte, el delegado del Gobierno de España en Galicia, Santiago Villanueva, instó a la población a que "haga caso a cualquier indicación" que den los servicios de emergencias, las fuerzas policiales y los militares de la UME, y a que "nadie actúe por su cuenta".

El rey Felipe VI expresó su preocupación y solidaridad por la situación, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mostró su pésame por las muertes y los grupos de la oposición política acusan al gobierno autonómico de falta de prevención.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3