El misterio de los 200 ventiladores mecánicos donados por México a Cuba

La Cancillería dice no tener "registro o documento alguno" de las unidades, "ni registro de presupuesto erogado"

Ventiladores Ehécatl y Gätsi de fabricación mexicana. (Conacyt)
Ventiladores Ehécatl y Gätsi de fabricación mexicana. (Conacyt)

México no está seguro de que donó 200 ventiladores a Cuba. Según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la Isla recibió el año pasado en calidad de donación estos aparatos de fabricación nacional, pero la Cancillería niega tener conocimiento de tal envío y La Habana ni se pronuncia.

La información es fruto de la investigación de la revista mexicana Emeequis, que ha publicado un reportaje en el que analiza los retrasos y sobrecostos en que se incurrió a la hora de producir los llamados "ventiladores de la 4T" (por "Cuarta Transformación", como el presidente López Obrador llama a su Gobierno), destinados a los pacientes de covid con insuficiencia respiratoria.

Según el texto, David Mendiola, funcionario de la Unidad de Articulación Sectorial y Regional del Conacyt, informó el 19 de octubre de 2021 de la donación de 200 ventiladores a Cuba, 150 del modelo Ehécatl y 50 Gätsi.

Emeequis solicitó a la Cancillería mexicana información al respecto y la respuesta fue que a fecha del 22 de octubre no se tenía "registro o documento alguno en los términos requeridos, ni registro de presupuesto erogado". Además, se añade que sí existe un acuerdo, aprobado por el Subcomité de Ayuda Humanitaria, por el que una empresa mexicana adquirió ocho de estos equipos para enviarlos, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, a Antigua y Barbuda, Belice, República Dominicana y Santa Lucía (dos equipos por país).

La revista preguntó a la Embajada de Cuba en México y no obtuvo respuesta, pero, como bien señala la publicación, en ningún momento la prensa oficial de la Isla se hizo eco de un supuesto envío similar

La revista preguntó a la Embajada de Cuba en México y no obtuvo respuesta, pero, como bien señala la publicación, en ningún momento la prensa oficial de la Isla se hizo eco de un supuesto envío similar. Las autoridades sí han agradecido el envío de 150 respiradores italianos o 30 chinos, además de cuanta donación y cargamento de jeringuillas o insumos médicos han llegado de países amigos y no tan amigos, por lo que cuesta creer que, de llegar tal cantidad de equipos regalados por su aliado mexicano, La Habana hubiera guardado silencio.

El enredo de los ventiladores se ha indigestado al Gobierno mexicano, que lleva meses lidiando con las acusaciones de unos sobrecostos del 88%, según el propio Conacyt, y un retrase de 18 meses en la entrega.

Tampoco ha ayudado el hecho de que sean considerados "lo más básico de lo básico", según la propia empresa que entrega los equipos y forma al personal sanitario para su uso. Los ventiladores llegaron a 29 hospitales mexicanos según la documentación oficial, pero solo sirven para emergencias.

A finales de abril de 2020, la directora del Conacyt anunció que, "por instrucción del presidente de la República" Andrés Manuel López Obrador, el país iba a producir respiradores para combatir la pandemia, un paso más hacia la soberanía tecnológica. Los 700 primeros aparatos, creados con tecnología cien por cien nacional aunque basados en una patente donada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), debían estar el 15 de mayo de ese primer año de la crisis del covid-19. Su costo por unidad iba a ser de 137.000 pesos (unos 6.700 dólares).

Las horas que debía llevar, según las autoridades, la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se convirtieron en siete meses y solo en noviembre de 2020 se dio el visto bueno a la producción.

La revista también ha indagado en la patente mexicana y no ha podido encontrar nada que permita afirmar que ni el Ehécatl ni el Gätsi tengan más que una marca registrada

Las empresas que iban a realizarlo eran la estatal mexicana para el Ehécatl 4T, que costó 257.460 pesos (12.600 dólares), un 87,9% más de lo anunciado, y la privada Dydetec para el Gätsi, por 342.638 pesos (16.800 dólares), un 20% por encima de lo que se dijo para estos equipos. Las autoridades, aún así, lo celebraron como un éxito, ya que la importación hubiera salido más cara.

Como el tiempo iba pasando sin que aparecieran los equipos, la prensa solicitó información y se les dijo que la fecha límite era el 8 de noviembre de 2021. Además, en las cantidades que figuraban en la respuesta había un descuadre de cifras entre los totales y los desgloses. La revista también ha indagado en la patente mexicana y no ha podido encontrar nada que permita afirmar que ni el Ehécatl ni el Gätsi tengan más que una marca comercial registrada, pero no la tecnología, creación o desarrollo genuinos.

Esta polémica en la que se ven involucrados Conacyt y el Gobierno cubano (esta vez de soslayo) no es la única. Los acuerdos para que estudiantes mexicanos realizaran becas en Cuba se llevó la palma de la confusión.

A raíz de la primera convocatoria de este programa, 172 residentes se encuentran estudiando su especialidad en la Isla tras haber aceptado la propuesta. El Gobierno mexicano ofreció mil plazas para que los recién graduados continuaran su formación en el extranjero, pero a la hora de la verdad solo existía la posibilidad de hacerlo en Cuba, de manera que quienes renunciaron a hacerlo en su propio país con la esperanza de ir a otro se vieron en la obligación de aceptar la beca de la Isla o quedar un año de brazos cruzados hasta volver a optar por una plaza mexicana.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7