Una moción de censura tumba el Gobierno de Mariano Rajoy

Pedro Sánchez es investido con el voto afirmativo de 180 diputados, todos los partidos excepto el PP, Ciudadanos y dos minoritarios

Mariano Rajoy abandonando el hemiciclo este jueves durante la primera jornada de la moción de censura que ha hecho caer su Gobierno. (EFE)
Mariano Rajoy abandonando el hemiciclo este jueves durante la primera jornada de la moción de censura que ha hecho caer su Gobierno. (EFE)

La mayoría parlamentaria del Congreso de los Diputados español ha votado sí a la moción de censura presentada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) convirtiendo a Pedro Sánchez en séptimo presidente de la democracia.

Con 180 diputados en contra, cuatro más de los necesarios para la mayoría, el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy abandonará el poder cuando, al término de la votación, el hasta ahora presidente presente su dimisión ante el jefe de Estado, Felipe VI, por haber perdido la confianza de la cámara. Tal y como prevé la Constitución Española y puesto que la moción de censura es constructiva en ese país, se entiende investido el candidato alternativo que propuso la fuerza que presentó el texto.

El PSOE, que actualmente tiene 84 diputados, presentó esta moción de censura el pasado viernes, un día después de hacerse pública la sentencia de la trama corrupta Gürtel

El PSOE, que actualmente tiene 84 diputados, presentó esta moción de censura el pasado viernes, un día después de hacerse pública la sentencia de la trama corrupta Gürtel que, además de condenar al Partido Popular como responsable a título lucrativo de graves delitos económicos, contenía en sus hechos probados afirmaciones tan duras como que "entre el Grupo Correa y el Partido Popular (...) se creó en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local".

Además, se ponía en duda la credibilidad del propio Mariano Rajoy por la inverosimilitud de su testimonio en el juicio en el que tuvo que declarar.

Las dos afirmaciones fueron claves para que el PSOE diera el paso de presentar una moción de censura contra el presidente Rajoy que no se preveía que pudiera prosperar, puesto que nunca antes había sucedido en España. En los últimos días, todos los partidos políticos fueron confirmando su apoyo a la moción de censura. 

Así, la candidatura de Pedro Sánchez ha obtenido los votos de los 84 diputados del PSOE, los 67 de Unidos Podemos, los 9 de Esquerra Republicana de Cataluña, los 5 del Partido Nacionalista Vasco, los 9 del PDeCAT (nacionalistas catalanes), los 4 de Compromís, los 2 de Bildu y uno de Nueva Canarias.

En contra votaron los liberales de Ciudadanos (32 diputados), que pedían la dimisión del presidente y la convocatoria de elecciones (un mecanismo que solo podía funcionar si el PSOE retiraba la moción, que una vez presentada ha de seguir su curso). También lo hicieron así Unión del Pueblo Navarro (2)y Foro Asturias (1). Los nacionalistas de Coalición Canaria (1) finalmente se abstuvieron hoy.

El PP alcanzó el Ejecutivo con 134 escaños (muy lejos de la mayoría, en 176) gracias, fundamentalmente, al apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE

Mariano Rajoy gobernaba en minoría debido a los pobres resultados logrados en las elecciones de 2016, de los que el Parlamento español salió muy fragmentado. El PP alcanzó el Ejecutivo con 134 escaños (muy lejos de la mayoría, en 176) gracias, fundamentalmente, al apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE, cuya ejecutiva en aquel momento logró forzar la dimisión de Pedro Sánchez de la secretaría general del partido por su negativa en conciencia de abstenerse. De hecho, Sánchez ni siquiera ostentaba ya la condición de diputado y no ha podido votar hoy su propia llegada al poder.

El PSOE ha afirmado que gobernará en solitario, pero las dificultades a partir de ahora son evidentes, pues sus 84 diputados resultan muy escasos para sacar medidas adelante y necesitará pactar cada paso que dé. En el Senado se topará, por otra parte, con la mayoría del Partido Popular. Y en el propio Congreso quienes lo han apoyado lo han hecho más por su rechazo a Rajoy que por su entusiasmo por un candidato que se ha identificado en los últimos años como escasamente opuesto al PP.

Además, Sánchez asume el cargo con el trasfondo de una crisis notable en Cataluña, donde la aplicación del artículo 155 que suspende de facto la autonomía rige desde octubre de 2017 a consecuencia de la proclamación de una República independiente en la región, y con el fuerte apoyo del partido socialista. El 155 está a punto de ser levantado debido a la formación, finalmente, de un Gobierno libre de cargas judiciales, pero los populares y Ciudadanos han alertado constantemente de las contrapartidas que podrían obtener los independentistas a cambio de su apoyo a Sánchez. El líder socialista ha asegurado que volverá al diálogo con la región, pero que no hará nada que ponga en peligro la unidad territorial de España.

Tanto ERC como PdeCat sostuvieron que dan su apoyo a Sánchez a regañadientes y que esperan poco de él, pero intentarán presionar para obtener la libertad de sus líderes en prisión, algo que los socialistas rechazan.

El apoyo del Partido Nacionalista Vasco ha sido clave a la hora de sacar adelante la moción de censura, puesto que sus 5 diputados estuvieron en duda hasta la tarde del jueves y eran los que podían decantar la balanza

El apoyo del Partido Nacionalista Vasco ha sido clave a la hora de sacar adelante la moción de censura, puesto que sus 5 diputados estuvieron en duda hasta la tarde del jueves y eran los que podían decantar la balanza, sabidos ya el resto de apoyos. Hace apenas unos días, el sí del PNV dio oxígeno al PP al ayudarle a aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), a cambio de una partida económica importante en inversión para su región. Sin embargo, y al conseguir la promesa de Sánchez de que se comprometía a mantener esos PGE que en su momento denostó, ha optado por evitar aparecer ante su electorado como la fuerza política que sostuvo a Rajoy.

Hace apenas unas semanas, Rajoy elogiaba a Sánchez por su apoyo ante la situación en Cataluña. El hasta ahora presidente del Gobierno compareció ayer ante el Congreso para dar la réplica al candidato socialista, pero desapareció del hemiciclo a la hora de comer y permaneció en un restaurante con su círculo más cercano hasta las 10 de la noche, un gesto muy criticado incluso dentro de su propio partido. Esta mañana tampoco estuvo presente en la continuación del debate y solo ha regresado a su escaño para dirigirse a Sánchez, a quien ha felicitado por su nuevo cargo antes de la votación y sabiendo que los números estaban en su contra.

____________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 41