El canje de presos entre Rusia y Ucrania abre un resquicio de esperanza

Moscú y Kiev vuelvan a la mesa de negociación para acabar con un conflicto en el que han muerto 13.000 personas

La liberación de presos es el primer paso de Moscú para el acercamiento con Kiev. (EFE)
La liberación de presos es el primer paso de Moscú para el acercamiento con Kiev. (EFE)

(EFE).- El primer canje de presos efectuado por Rusia y Ucrania desde que estallara la guerra en el Donbás en 2014 abre la vía no solo a una mejora de los lazos entre ambos países sino también a que Moscú y Kiev vuelvan a la mesa de negociación para acabar con un conflicto en el que han muerto 13.000 personas.

El intercambio de prisioneros, 70 en total, que tuvo lugar este sábado ha abierto un resquicio de esperanza en Ucrania y en Rusia, pero también en el exterior, donde los líderes de la Unión Europea (UE), EE UU, Francia y Alemania, celebraron el paso dado por los presidentes Vladímir Putin y Vladímir Zelenski.

Y no es para menos. Durante cinco años apenas ha habido avances hacia una resolución del conflicto armado, en buena parte debido a la mala relación entre Putin y el antecesor de Zelenski, Petró Poroshenko, cuyos esfuerzos por acabar con la guerra han sido en vano ante la postura inamovible del inquilino del Kremlin.

Fue necesario un cambio en la Presidencia de Ucrania para poder ver algunos rayos de luz en el frente y las relaciones con Rusia

El Protocolo de Minsk firmado en 2014 entre Ucrania, Rusia y los rebeldes prorrusos, y los Acuerdos de Minsk de 2015, forjados bajo la mediación de Francia y Alemania, se han quedado en papel mojado hasta ahora. Todos los intentos de obligar a Moscú y a Kiev a implementarlos y acabar con la guerra han sido infructuosos.

Hubo treguas; no perduraron. Hubo intercambios de presos, pero no entre Rusia y Ucrania, sino entre los rebeldes prorrusos y Kiev. Fue necesario un cambio en la Presidencia de Ucrania para poder ver algunos rayos de luz en el frente y las relaciones con Rusia.

El 21 de julio entró en vigor un alto el fuego indefinido en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. Y en Stanitsa Luhanska, donde existe el único corredor abierto en todo el frente de la provincia de Lugansk, se produjo la separación de las fuerzas.

Eso sí, pasarían meses hasta que Putin accediera a hablar con Zelenski, sin experiencia en política tras ejercer de cómico en una popular serie de televisión.

El Kremlin quería ver antes cómo se desenvolvía el nuevo presidente, cuya máxima prioridad es acabar con la guerra, recuperar los territorios ocupados y traer a casa a todos los prisioneros.

Putin ni siquiera le felicitó por su victoria en las elecciones presidenciales y antes de que Zelenski incluso asumiera su cargo, decidió desafiarle y conceder pasaportes a los prorrusos y posteriormente a todos los ucranianos que quisieran.

La primera llamada entre ambos se produjo finalmente el 11 de julio. La segunda el 7 de agosto. Por fin los presidentes de dos países vecinos profundamente enfrentados conversaron

La primera llamada entre ambos se produjo finalmente el 11 de julio. La segunda el 7 de agosto. Por fin los presidentes de dos países vecinos profundamente enfrentados conversaron. Y lo hicieron del Donbás y del regreso de los presos a sus respectivos hogares.

"Un primer paso", decía Zelenski sobre el intercambio de presos del sábado cuando fue preguntado sobre si el canje permitirá mejorar las relaciones entre Ucrania y Rusia.

"Una señal positiva", se replicaba desde la capital rusa. Y Putin dijo en vísperas del canje que éste sería "un gran paso adelante hacia la normalización de las relaciones" con Ucrania.

Es esta afirmación del presidente ruso la que permite pensar -con toda la cautela del mundo- que quizás las relaciones entre ambos países puedan mejorar a partir de ahora.

Propio de quien no tiene nada que perder y con el ánimo luchador aún intacto de un presidente con poco más de tres meses en el cargo, Zelenski ha decidido apostar fuerte para resolver el conflicto.

Para él, el canje de prisioneros ha sido un gran logro, pero sabe que el camino hacia su objetivo está lleno de espinas. Putin, a su vez, ha hecho un gesto que hace poco era impensable. De ahí que el intercambio de prisioneros también puede dar un impulso a las estancadas negociaciones de paz.

Putin y Zelenski han subrayado en las últimas horas la importancia de que todas las partes apliquen por fin los Acuerdos de Minsk y se reaviva el diálogo del cuarteto de Normandía

Putin y Zelenski han subrayado en las últimas horas la importancia de que todas las partes apliquen por fin los Acuerdos de Minsk y se reaviva el diálogo del cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Ucrania y Rusia).

París y Berlín trabajan desde hace meses intensamente con ambas partes para organizar una próxima cumbre de líderes.

De momento, Putin prefiere que continúen los trabajos preparatorios para que en la cita pueda haber resultados tangibles, según trasladó anoche a Zelenski en una llamada tras el canje.

A la espera de que la cumbre se produzca, Zelenski ha prometido trabajar por lograr el retorno de "todos" los prisioneros, la separación de las fuerzas en dos fases y un alto el fuego completo.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0