El sindicato de ingenieros en Sudáfrica pide anular la contratación de cubanos

Solidarity calcula que se pagará casi 22.000 dólares anuales más que por trabajadores nacionales

Llegada de los ingenieros cubanos a Sudáfrica el pasado mes de abril. (The South African)
Llegada de los ingenieros cubanos a Sudáfrica el pasado mes de abril. (The South African)

Los ingenieros cubanos costarán a Sudáfrica casi 22.000 dólares más al año que los trabajadores locales, según estimaciones del sindicato Solidarity. El colectivo, que impulsa una demanda contra el convenio a través del que llegaron en abril 24 especialistas en Aguas y Saneamiento procedentes de la Isla, ha tenido acceso a los documentos después de batallar legalmente por el acceso a la información.

En una rueda de prensa este martes en Pretoria, el sindicato ha defendido que continuará adelante con su lucha judicial para conseguir que se anule el acuerdo y acusaron a su Gobierno de mentir reiteradamente.

Según esos documentos, el contrato está valorado aproximadamente en 4,4 millones de dólares para los tres años que dura el proyecto, pero Solidarity calcula que, unido a los gastos de transporte, alojamiento, manutención y comunicaciones, la cifra se eleva hasta los 5,4 millones de dólares. Ese sobrecosto, consideran, no tiene lugar habiendo ingenieros sudafricanos capacitados para hacer el mismo trabajo.

Con los gastos de transporte, alojamiento, manutención y comunicaciones, la cifra se eleva hasta los 5,4 millones de dólares

"El hecho es que ahora tenemos un contrato de trabajo que se firmó con cada uno de los ingenieros. Esto, junto con el acuerdo bilateral, indica salarios, días de licencia, nivel de trabajo y una lista sin precedentes de beneficios complementarios que estos ingenieros disfrutarán mientras estén aquí", dijo el director ejecutivo de Solidarity, Dirk Hermann.

El sindicato ha constatado, además, que en los contratos se indica que los cubanos van a realizar trabajos de ingeniería y se considera engañado por el Gobierno de Pretoria. El comunicado que informó de la llegada de los cubanos afirmaba que estos especialistas "altamente calificados asistirán como asesores a nivel provincial y local en todo el país, compartiendo sus vastas habilidades en las áreas de ingeniería mecánica, eléctrica y civil, así como en la gestión de proyectos".

En aquel momento, los sindicatos alertaron de la ilegalidad en que podría incurrir el acuerdo, puesto que los cubanos no tenían la habilitación requerida para poder ejercer este trabajo en cumplimiento de los estándares internacionales equivalentes. Ante la polémica generada en este sentido, la ministra del ramo, Lindiwe Sisulu, argumentó en varias ocasiones que los cubanos llegaban para realizar tareas de asesoramiento y cooperación y no para quitar trabajo a los nacionales.

Ahora, con los documentos en la mano, Solidarity acusa al Gobierno de mentir y sostiene que esto fortalece su posición para impugnar el acuerdo de cooperación.

"A pesar de las objeciones del ministerio de que no es necesario que los cubanos se registren para trabajar aquí, en repetidas ocasiones contradicen este punto en la información revelada a Solidarity", advirtió Hermann. "Claramente se trató de registrar a los cubanos, pero luego se decidió no hacerlo debido a problemas administrativos".

Aunque no es obligatorio estar registrado en Sudáfrica, quienes carecen de estos permisos quedan limitados en sus competencias o requieren la supervisión de un trabajador que sí lo está. Según la documentación, el Gobierno se compromete a poner un ingeniero registrado a cada cubano, algo que no ha caído nada bien a los trabajadores locales.

"Esta es una bofetada absurda para nuestros ingenieros locales que solo están buscando empleo y que ni siquiera pueden soñar con tales beneficios"

"Los ingenieros cubanos deberán trabajar bajo una supervisión constante. Todo esto, mientras los sudafricanos calificados levantan la mano pero son ignorados. Esta es una bofetada absurda para nuestros ingenieros locales que solo están buscando empleo y que ni siquiera pueden soñar con tales beneficios", reprochó Hermann.

Solidarity afirma que con la documentación que ahora obra en su poder, la batalla judicial entra en un nuevo nivel e intentarán que el convenio sea declarado nulo.

"Ahora no hay duda de que los ingenieros cubanos realmente han tomado los trabajos de los ingenieros sudafricanos y se les paga más, y que los contribuyentes tendrán que pagar más de lo que se dijo inicialmente. El ministerio y Cuba han impulsado proyectos similares durante más de 19 años y, mientras tanto, solo vemos que nuestra infraestructura de agua se deteriora aún más", dijo el dirigente del sindicato.

"El ministerio es arrogante e insulta a su propia fuerza laboral. Prefieren engañar e intentar ocultar información antes que ayudar a los sudafricanos y debemos luchar contra esta decisión irracional e ilegal de la manera más enérgica posible", concluyó.

La tasa de desempleo en Sudáfrica supera el 32%, por lo que decisiones como esta indignan notablemente a la sociedad. Durante la rueda de prensa, que se emitió en vivo a través de Facebook, varias personas se preguntaron si el caso de los médicos de la Isla en el país africano podría ser igual.

Aunque los acuerdos entre Cuba y Sudáfrica en este área se iniciaron en 2013 y se renuevan de manera periódica, la polémica se reactivó este abril, cuando llegaron 24 ingenieros para reforzar el departamento de Aguas y Saneamiento. En 2015 la oposición, encarnada en el partido Alianza Democrática, se encontró en una situación semejante a la actual y cuestionó al Gobierno por la llegada de un grupo de 37 ingenieros desde la Isla.

El Instituto Sudafricano de Ingenieros Civiles elevó una protesta porque algunos de sus miembros habían solicitado puestos de trabajo en comunidades rurales a las que fueron a parar los profesionales de la Isla

El Instituto Sudafricano de Ingenieros Civiles elevó una protesta porque algunos de sus miembros habían solicitado puestos de trabajo en comunidades rurales a las que fueron a parar los profesionales de la Isla.

Las buenas relaciones entre Cuba y Sudáfrica se iniciaron con el ascenso al poder de Mandela, pero han continuado sin fisuras con sus sucesores, Thabo Mbeki (1999-2008), Jacob Zuma (2008-2018) y el actual mandatario, Cyril Ramaphosa.

Desde entonces mantienen varios acuerdos en diferentes ámbitos que han levantado polvareda en el último año, desde el de los médicos que contribuyeron en la lucha contra el covid-19, pasando por los estudiantes becados en la Isla e incapaces de alimentarse en medio del alza de los precios y la escasez, hasta la venta de interferón alfa-2b de manera ilegal a través del Ministerio de Defensa.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4