Los talibanes declaran la victoria y el fin de la guerra en Afganistán

EE UU toma el control del tráfico del aeropuerto de Kabul para llevar a cabo las evacuaciones

Los talibanes montan guardia frente al aeropuerto internacional Hamid Karzai mientras la gente camina para huir del país este lunes. (EFE)
Los talibanes montan guardia frente al aeropuerto internacional Hamid Karzai mientras la gente camina para huir del país este lunes. (EFE)

(EFE).- El mulá Baradar Akhund, jefe de la oficina política de los insurgentes en Catar, declaró el fin de la guerra de Afganistán con la victoria de los insurgentes, un logro inesperado por su rapidez y que se completó este domingo con la huida del presidente, Ashraf Ghani, y la toma de Kabul.

"Hemos alcanzado una victoria que no se esperaba (...) debemos mostrar humildad ante Alá", dijo en un mensaje en vídeo el ex número dos del movimiento insurgente en la primera declaración pública de un líder talibán tras la conquista del país.

En el primer día en Afganistán bajo control talibán desde la invasión estadounidense en 2001, Baradar se refirió a este como "el momento de la prueba".

"Ahora se trata de cómo servimos y protegemos a nuestra gente, y de cómo aseguramos su futuro, para ofrecer una buena vida lo mejor que podamos"

"Ahora se trata de cómo servimos y protegemos a nuestra gente, y de cómo aseguramos su futuro, para ofrecer una buena vida lo mejor que podamos", añadió.

Los talibanes tomaron el domingo el control de Kabul después de que sus combatientes entraran en la capital sin encontrar resistencia, y con casi todas las provincias bajo su control.

En el primer día del país bajo el control de los talibanes, la seguridad de la capital afgana y la mayor parte del país amaneció en manos de los insurgentes que patrullan las calles y controlan el movimiento de personas.

"El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) ha ordenado a sus muyahidines y una vez más reitera que nadie puede entrar en la casa de nadie sin permiso. La vida, la propiedad y el honor de nadie serán dañados, estos deben ser protegidos por los muyahidines", dijo en Twitter el portavoz talibán Suhail Saheen.

Medios locales difundieron imágenes dramáticas de miles de personas en el aeropuerto de Kabul intentado huir del país, pese a la cancelación de la mayoría de los vuelos comerciales y las restricciones.

La Embajada de Estados Unidos en Kabul reiteró este lunes la alerta a sus ciudadanos, y personas esperando por la repatriación, de no acercarse al aeropuerto debido a la frágil seguridad, hasta que sean llamados para atender a su vuelo.

La Embajada de Estados Unidos en Kabul reiteró este lunes la alerta a sus ciudadanos, y personas esperando por la repatriación, de no acercarse al aeropuerto debido a la frágil seguridad

Estados Unidos tomó este domingo las riendas del control del tráfico aéreo en el aeropuerto de Kabul para facilitar sus evacuaciones y las de sus aliados, y prometió que acelerará la salida de miles de afganos que ayudaron a sus tropas durante la guerra.

"Las fuerzas estadounidenses han asumido ya las responsabilidades del control de tráfico aéreo en el aeropuerto, con la ayuda de aliados afganos", dijo a Efe el portavoz del Pentágono, John Kirby. Añadió que el tráfico de aviones comerciales desde ese aeropuerto "continúa, aunque ha experimentado algunas interrupciones y retrasos esporádicos".

Para reforzar la operación, el Pentágono autorizó este domingo el envío de 1.000 soldados más a Kabul, lo que significa que, en un plazo de 48 horas, habrá "aproximadamente 6.000" militares estadounidenses en el aeropuerto de la capital afgana, confirmó Kirby. De esos, unos 3.000 se encontraban ya este domingo sobre el terreno en Kabul, precisó.

La misión estadounidense tiene como principal objetivo evacuar a "miles" de ciudadanos estadounidenses y a los 4.000 empleados que trabajaron para la embajada estadounidense en Kabul, cuya sede se trasladó este domingo al aeropuerto de Kabul tras el asedio de los talibanes.

El Departamento de Estado y el Pentágono prometieron además sacar del país a "otros ciudadanos afganos particularmente vulnerables", y "acelerar la evacuación de miles de afganos que cumplen los requisitos para obtener un visado especial de inmigrante de EE.UU."

El Gobierno estadounidense prometió hace semanas que, antes de que acabara agosto y con él su retirada militar de Afganistán, ayudaría a evacuar del país a hasta 70.000 ciudadanos afganos

El Gobierno estadounidense prometió hace semanas que, antes de que acabara agosto y con él su retirada militar de Afganistán, ayudaría a evacuar del país a hasta 70.000 ciudadanos afganos, entre intérpretes y otros trabajadores que ayudaron a las tropas estadounidenses durante la guerra, junto sus familiares.

En su nota de este domingo, el Departamento de Estado recordó que "2.000 de ellos ya han llegado a Estados Unidos en las últimas dos semanas", y aseguró que aquellos solicitantes de visado afganos que ya hayan completado "los controles de seguridad" serán "transferidos directamente" a territorio estadounidense.

El Gobierno estadounidense "encontrará lugares adicionales" a los que trasladar a aquellos que todavía no han completado ese proceso, para que esperen allí a terminar esos trámites antes de viajar a EE UU, concluye el comunicado. El proceso para obtener ese visado es complejo y puede durar años, por lo que Estados Unidos ha negociado con terceros países, como Catar o Kuwait, para intentar que acojan temporalmente a esos refugiados.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo este domingo a la cadena CNN que Washington también ayudaría a evacuar a otros afganos que no califican para obtener visados especiales, pero que apoyaron a su personal y ahora pueden enfrentar amenazas de los talibanes.

Sin embargo, la rápida caída de Kabul en manos de los insurgentes ha complicado esa operación de evacuación, especialmente para quienes tienen dificultades para llegar a la capital afgana.

El colapso del país ocurrió en cuestión de semanas, después de que en mayo las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN comenzaran la fase final de la retirada, entregando todas sus bases militares a los afganos.

Ghani culpó hace semanas a Washington de la crisis del país que, aseguró, es el resultado de la salida abrupta de las tropas internacionales, y el proceso de paz coordinado por EE UU

Ghani culpó hace semanas a Washington de la crisis del país que, aseguró, es el resultado de la salida abrupta de las tropas internacionales, y el proceso de paz coordinado por EE UU para la reconciliación que se basó en "teorías inmaduras", dijo.

Tras huir en secreto del país y sin una renuncia pública, Ghani aseguró anoche en un comunicado que abandonó el poder "para evitar un derramamiento de sangre", ya que, según él, los talibanes estaban dispuestos a atacar Kabul para derrocarlo.

Con la salida de Ghani, un grupo de líderes políticos formó ayer el Consejo de Coordinación para la transición del poder a manos de los talibanes, integrado por el expresidente afgano Hamid Karzai, el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación, Abdullah Abdullah; y el líder del partido Hizb-e-Islami y ex señor de la guerra, Gulbuddin Hekmatyar.

Sin embargo, de momento los insurgentes no han dado detalles de cómo será el proceso de transición o la toma del poder.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 160