Los talibanes ordenan el veto de mujeres en las universidades del país

EE UU amenaza con consecuencias y la ONU exige que se garantice la igualdad de acceso a la educación a todas las afganas

Hace escasamente dos meses que miles de jóvenes de todo el país presentaron las pruebas para los ingresos a las universidades. (EFE)
Hace escasamente dos meses que miles de jóvenes de todo el país presentaron las pruebas para los ingresos a las universidades. (EFE)

(EFE).- Las mujeres no podrán asistir a las universidades en Afganistán, según una orden publicada este martes por el Gobierno de los talibanes, en un nuevo movimiento de opresión del régimen fundamentalista, que ya prohibió hace un año la educación secundaria de niñas.

La decisión emitida por el ministro de Educación Superior de los talibanes, Shaikh Nida Muhammad Nadim, fue tomada tras una reunión del gabinete del Gobierno de los islamistas, según una misiva oficial publicada por medios afganos.

La carta dirigida a las autoridades de las universidades del sector público y privado instruye a los centros a prohibir todo tipo de educación para mujeres "con efecto inmediato y hasta nuevo aviso".

"La negación de la educación no solo viola la igualdad de derechos de mujeres y niñas, sino que tendrá un impacto devastador en el futuro del país"

Pese al precedente de la secundaria, los islamistas habían prometido en varias ocasiones que permitirían la educación de las jóvenes una vez que encontraran un modelo de enseñanza que se adecuara a la sharía o ley islámica.

La reacción de la ONU se produjo horas después, mediante un comunicado del secretario general, António Guterres, exigiendo a los talibanes que garanticen la igualdad de acceso a la educación a todas las afganas.

"La negación de la educación no solo viola la igualdad de derechos de mujeres y niñas, sino que tendrá un impacto devastador en el futuro del país", indicó en un comunicado Stéphane Dujarric, portavoz de Guterres.

El secretario general "está profundamente alarmado" por esta decisión e instó a los fundamentalistas "a garantizar la igualdad de acceso a la educación en todos los niveles para mujeres y niñas" en Afganistán, concluye el escrito.

Estados Unidos, por su parte, amenazó con imponer consecuencias, aunque sin dar más detalles al respecto.

Price calificó de "inaceptable" el veto talibán y advirtió de que habrá "consecuencias significativas para los talibanes, a la vez que los alejará aún más de la comunidad internacional"

"Estados Unidos condena en los términos más enérgicos la indefendible decisión de los talibanes de prohibir el ingreso de mujeres a las universidades", expresó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en una rueda de prensa.

Price calificó de "inaceptable" el veto talibán y advirtió de que habrá "consecuencias significativas para los talibanes, a la vez que los alejará aún más de la comunidad internacional".

Aseguró que Estados Unidos y sus aliados cuentan con "una serie de herramientas" para hacer que "los talibanes rindan cuentas", aunque evitó "entrar en más detalles" por ahora.

La orden se suma a una larga lista de restricciones contra las mujeres impuestas por los fundamentalistas desde su llegada al poder hace un año y medio, como la prohibición a las adolescentes de asistir a las escuelas, la segregación por sexos en lugares públicos o la obligación de usar velo y estar acompañadas por un familiar masculino en trayectos largos.

"Me invade la ira, la desesperanza, una sensación de impotencia y culpa. Ningún paso adelante y un retroceso tan inmenso para Afganistán en los últimos 16 meses. Tenemos que encontrar formas nuevas y creativas de mantener la luz encendida, para que la lucha continúe", publicó en Twitter la activista afgana Shaharzad Akbar.

"Ningún paso adelante y un retroceso tan inmenso para Afganistán en los últimos 16 meses. Tenemos que encontrar formas nuevas y creativas de mantener la luz encendida, para que la lucha continúe"

Hace escasamente dos meses que miles de jóvenes de todo el país presentaron las pruebas para los ingresos a las universidades, lo que suponía para miles chicas una de las últimas oportunidades para acceder a la educación superior.

Entre ellas se encuentra Fatima Amiri, una joven de la perseguida minoría chií hazara, que perdió uno de sus ojos en un ataque suicida en un centro educativo de Kabul y que aún con las heridas de aquel atentado presentó las pruebas de ingreso y logró un puesto en una de las principales instituciones de Kabul.

Estudiar informática "era mi sueño", contó Amiri a EFE cuando se conocieron los resultados de admisión.

Pese a que prometieron que habían cambiado, los talibanes han repetido el comportamiento de su anterior régimen entre 1996 y 2001, cuando en base a una rígida interpretación del islam y su estricto código social conocido como pastunwali prohibieron la asistencia femenina a las escuelas y recluyeron a las mujeres en el hogar.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6