El Black Friday llega a Cuba de la mano de los privados

Amazon no opera en el país, pero las web de venta de productos con envíos a Cuba aprovechan este día

Las web de venta de productos con envíos a Cuba tratan de motivar a los usuarios a que se sumen al Black Friday. (Captura)
Las web de venta de productos con envíos a Cuba tratan de motivar a los usuarios a que se sumen al Black Friday. (Captura)

Sin largas colas a las afueras de las tiendas, ni multitudinarios pedidos vía Amazon o vidrieras decoradas para la ocasión, así es el Black Friday en Cuba, una práctica que ha llegado de la mano del sector privado y que este año ha traído amplias ofertas en el mercado informal.

"Si mandas un SMS con la etiqueta #BlackFriday te descontamos el 20%", asegura una publicidad difundida a través de varias web de compras y envíos a Cuba, y de cuyos servicios se benefician tanto emigrados cubanos para mandar productos a familiares y amigos como cuentapropistas que los venden en la Isla. Las ofertas que se incluyen van desde planchas, pasando por teléfonos móviles hasta suplementos alimenticios.

"De lo que se trata es de motivar a la gente para que se sume a esta práctica del Black Friday que cada vez se realiza en más países", opina Yusimí, de 40 años y vendedora informal de productos de aseo, cosméticos y vitaminas. "Este año hemos tenido bastantes pedidos y también hemos ofertado combos especiales para la fecha".

Originario de Estados Unidos, el "viernes negro" da inicio a la temporada de compras navideñas y se caracteriza por sus significativas rebajas en los precios de los productos. La costumbre dicta que el lunes siguiente se celebre el Cyber Monday. Aunque su intención era un principio impulsar las ventas digitales una vez que hubiesen tenido lugar las del "viernes negro" en las tiendas físicas, hoy en día esas fronteras no existen y el "lunes cibernético" se centra en vender productos tecnológicos a precios tentadores tanto en red como en comercios a pie de calle.

Originario de Estados Unidos, el "viernes negro" da inicio a la temporada de compras navideñas y se caracteriza por sus significativas rebajas en los precios de los productos


Los cubanos que viven en la Isla prácticamente no pueden hacer compras online porque muy pocos tienen una tarjeta de crédito. Para esta gestión dependen de los emigrados, y gracias a ellos y a los sitios de venta con envíos a Cuba pueden aprovechar estas ofertas. "Rebajas y regalos, entrega gratis", rezaba un correo electrónico enviado a miles de personas y destinado a los emigrados cubanos. Los descuentos solo eran válidos hasta las 23:59 horas de este viernes.

Nadie se sorprende con estas opciones porque, poco a poco, se han ido colando en la realidad insular ciertas festividades y tradiciones que llegan directamente de la mano de los emigrados cubanos en Estados Unidos. "Estamos aprovechando el doblete porque el jueves es Acción de Gracias y el viernes Black Friday", explica gustoso Duaney, un comerciante que se especializa en calzado y electrodomésticos.

Aunque las tiendas estatales, las únicas que existen de manera legal en el país, no mostraban ni una sola señal de que este viernes era comercialmente especial, los privados rellenaron esa ausencia. "Dos por el precio de uno", "toma tu viernes negro aquí, para que no se te pasen las ofertas", "no es lunes ni es martes... es Black Friday" eran algunos de los improvisados lemas de un sector de ventas que el oficialismo limita.

Desde que a finales de 2013 las autoridades prohibieron a los trabajadores por cuenta propia la venta de artículos importados, los inspectores persiguen a quienes comercializan estas mercancías

Desde que a finales de 2013 las autoridades prohibieron a los trabajadores por cuenta propia la venta de artículos importados, los inspectores persiguen a quienes comercializan estas mercancías. Pero en lugar de desaparecer, los comerciantes se han replegado al mercado negro y ahora utilizan ampliamente los sitios de clasificados para colocar sus productos. Un número de teléfono móvil colocado en un anuncio es el vínculo principal para contactar con los vendedores.

En lugar de una grabación automática, José Luis, de 38 años, repite con su propia voz las ofertas de Black Friday cada vez que llama un interesado. "Si quiere algún electrodoméstico las rebajas son de hasta un 15% este viernes y si busca ropa, zapatos o perfumería tenemos hasta un 35% de descuento", dice a través de la línea telefónica a todo el que lo llama.

"Hay que aprovechar este día que la gente tiene más deseos de comprar", explica este joven que nació y se crió en una Cuba donde el Gobierno estigmatizó duramente palabras como "negocios", "ganancias" y "comerciante". Parte de una amplia red de personas que no estudian ni trabajan de en centros estatales, José Luis se define a sí mismo como "un gran servidor, que le sirve a los clientes lo que necesitan".

No obstante, también aprovecha el tirón del consumo para salir de productos que se venden mejor acompañados de otros o "de lento movimiento", como los llama. "Tenemos buenos módulos de colonia, espuma de afeitar y perfumes para hombres", detalla y "para los niños hay mochilas con la Mujer Maravilla y el Hombre Araña".

La compulsión por comprar que caracteriza a este viernes en otras regiones del planeta, todavía es apocada en la Isla, donde en los últimos meses el desabastecimiento de productos se ha profundizado

Otros rechazan la llegada de estas fechas de corte comercial e influencia foránea. "Hemos llegado a un punto en el que se celebra más Halloween que el Día de las Madres y en el que los cubanos de Miami le dictan a la familia de aquí que debe comer pavo en vez de cerdo", se quejaba este jueves un jubilado que hacía la fila para una oficina de la Western Union en la calle 3ra en Miramar.

La mayoría de los que aguardaban para cobrar su remesas enviadas por familiares desde Estados Unidos, tenían el plan de celebrar el Día de Acción de Gracias, más para complacer a sus familiares al otro lado del Estrecho de Florida que por deseo propio. Algunos pensaban reservar algo del dinero también para gastar en el Black Friday.

La compulsión por comprar que caracteriza a este viernes en otras regiones del planeta, todavía es apocada en la Isla, donde en los últimos meses el desabastecimiento de productos se ha profundizado en las red de tiendas oficiales. Por lo que no resulta raro encontrar "refrigeradores de dos puertas" en oferta en el mercado negro y un cartel de "no hay sal" en un mercado estatal.

El Black Friday ha coincido también con los días de recordatorio al fallecido líder Fidel Castro, un acérrimo enemigo del consumo. "Con él en el Gobierno nada de esto hubiera sido posible", especula José Luis, el vendedor. Mientras en los mercados estatales se ven afiches con el rostro del Comandante en Jefe, en la pequeña tienda ilegal de este joven comerciante se ofrecen marcas como Adidas, Nike, Huawei o Dolce & Gabbana.

_________________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17