El CUC ya no existe en el aeropuerto de La Habana

El 'chavito' desaparece "sin prisa pero sin pausa" y lo sustituye el dólar

La prohibición de sacar pesos convertibles (CUC) del país, provoca largas colas en las cajas de cambio antes de entrar a la zona de embarque, incluso en la madrugada. (14ymedio)
La prohibición de sacar pesos convertibles (CUC) del país, provoca largas colas en las cajas de cambio antes de entrar a la zona de embarque, incluso en la madrugada. (14ymedio)

Lo primero que ve el viajero al entrar a la zona de embarque del aeropuerto de La Habana es que el peso convertible, el CUC, ya no figura en los tableros de la zona de duty-free. Ahora solo se aceptan el peso nacional (CUP) y las principales monedas extranjeras.

Para acabar con el engorroso asunto de las dos monedas, el Gobierno parece haber seguido la filosofía de Raúl Castro: "Sin prisa pero sin pausa".

La premura sí marca a los pasajeros que quieren deshacerse de sus pesos convertibles antes de pasar por la ventanilla de migración y abordar su vuelo.después de la entrada en vigor, el pasado viernes, de la prohibición de importar o exportar el CUC, anunciada en la Gaceta Oficial el 23 de octubre.

La colas para canjear chavitos se han multiplicado en los aeropuertos e, incluso de madrugada, las esperas pueden alcanzar hasta una hora.

El declive del CUC ha sido paulatino. Primero cerraron numerosas cajas de cambio, después se permitió pagar en moneda nacional en las shoppings y en las últimas semanas irrumpieron los mercados en dólares. Golpe tras golpe, el peso convertible ha ido perdiendo protagonismo en un país donde los cubanos ya se preparan para su entierro definitivo.

"Ahora puedo comprar una botella de ron o un paquete de café en el duty-free en euros, dólares y hasta CUP pero ya no puedo pagar con estos papelitos", cuenta Genaro, un cubano con nacionalidad española que viaja frecuentemente a Panamá y México para importar productos. "Me sorprendí al salir la pasada semana porque no aceptaban CUC en la tienda de la terminal 3 [del Aeropuerto internacional José Martí en La Habana].

"¿Te puedo devolver una parte en euros y otra en dólares?", preguntaba el empleado de una cafetería próxima a las puertas de embarque a una clienta que pagó con diez euros y recibió un billete de cinco en la misma moneda y dos en dólares.

Las más afectadas en la terminal aérea son las empleadas que limpian los baños de la zona de embarque y que normalmente merodean alrededor de las clientas que usan el servicio sanitario para obtener alguna propina. "La gente ya no está pasando con CUC a esta zona porque está prohibido, pero la propina en monedas de euro o dólar no nos sirven porque no es posible cambiarlo sino es en billete".

El peso convertible (CUC) ya no aparece entre las opciones de pago de los servicios y productos que se comercializan en la zona de embarque del Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana. (14ymedio)
El peso convertible (CUC) ya no aparece entre las opciones de pago de los servicios y productos que se comercializan en la zona de embarque del Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana. (14ymedio)

En las calles también se extiende el rechazo al CUC. "Solo acepto pesos cubanos", reza un cartel en el interior de un taxi colectivo que hace la ruta entre el Parque de la Fraternidad y el municipio de Marianao. "El chavito tiene los días contados y no quiero quedarme con un dinero que después no sirva para nada", explica el chofer ante las quejas de algunos clientes.

Pero el CUC "tiene más vidas que un gato", advierte una pasajera del taxi colectivo. Desde hace una década el tema de la unificación monetaria ganó protagonismo en el discurso oficial. "Hubo momentos en que parecía que el CUC se iba, pero no pasó nada. Nunca debió existir y ha traído más problemas que soluciones", añade.

A inicios de 2018 la Unión Europea ofreció a Cuba su experiencia con la transición al euro para apoyar a la Isla en la reunificación monetaria, pero pasaron los meses y el CUC siguió marcando el ritmo de la maltrecha economía de la Isla. Aunque desde 2013 se puso en marcha un cronograma de medidas para lograrla, hasta ahora se desconoce cuándo se llevará a cabo.

Ahora, ante las múltiples señales que anuncian su final, los cuentapropistas y cubanos con ahorros se apalancan en el dólar, cuyo valor se ha elevado en el mercado informal hasta rozar el precio de 1,20 CUC por cada dólar. La reducción del turismo estadounidense a la Isla ha sido otro factor que ha influido en el descenso de la presencia de la moneda y su encarecimiento.

"Está muerto, solo falta saber cuándo van a enterrarlo y cuán doloroso va a ser para el bolsillo de la gente", opina Juan de Marcos, un vendedor de dulces y empanadas que ofrece sus productos en la populosa calle Monte. Entre los temores más extendidos está "que eliminen el chavito antes de fin de año, porque eso va a crear tremenda confusión" y que "regulen de manera estricta la cantidad que se pueden cambiar".

Juan de Marcos vende en moneda nacional y asegura que ya se deshizo de todos los CUC que tenía. "Por si acaso, no vaya a ser que después solo me sirva para empapelar las paredes o como recuerdo para mis nietos", bromea.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 111