Cafetaleros de Bahía Honda denuncian falta de maquinaria

La situación provoca pérdidas económicas que se suman al bajo porcentaje sobre la venta que perciben los agricultores

Café 'Cubita' de la variedad gourmet. (Wikipedia)
Café 'Cubita' de la variedad gourmet. (Wikipedia)

En Bahía Honda el café tiene un sabor mucho más amargo por estos días. Los campesinos de la cooperativa de créditos y servicios Hermanos Castro de este municipio artemiseño sufren pérdidas de 2.840 pesos por quintal de café oro, a falta de un medio de transporte que traslade la producción hasta la despulpadora. La carencia de un vehículo pone en riesgo el trabajo de meses y el esfuerzo de centenares de personas.

Santiago Martínez, campesino de la cooperativa explica que el despulpe del grano debió haber comenzado en la primera semana de octubre, pero la ausencia de tractor de la base, "que lleva cinco años roto", ha impedido su realización. El agricultor se queja de que los directivos de la cooperativa no resuelven la situación. "Claro, a ellos no les duele que perdamos dinero o tengamos problemas para cumplir el plan, porque de todas formas tienen su salario garantizado'', denuncia a viva voz. "Me dijeron que tirara el café para el secadero hasta que resolvieran el asunto", agrega.

En el occidente del país, esta región es una de las más importantes suministradoras del grano procesado por la Torrefactora Café Selecto, situada en Almendares y Santa María, en La Habana.

De esa empresa capitalina salen productos como el café Extraturquino Especial, el Turquino, el Serrano Superior, el Caracolillo, el Alto Serra, el Cubita, el Arriero y otras marcas para la exportación y la red de tiendas comercializadoras en divisas.

El despulpe del grano debió haber comenzado en la primera semana de octubre, pero la ausencia de tractor de la base, "que lleva cinco años roto", ha impedido su realización

Al trabajador del campo le llega una exigua parte de lo recaudado por el Estado. Mientras que un kilogramo de café en las llamadas shoppings supera los 16 pesos convertibles (CUC), el productor sólo recibe por cada quintal de café oro de primera, ya secado, unos 1.000 pesos cubanos, el equivalente a 41 CUC, explica María Dolores Domínguez, campesina de Bahía Honda.

La agricultora apunta que "la arroba de café maduro tiene un valor de 160 pesos y para un quintal oro, que es igual a 100 libras de café limpio, listo para tostar, se necesitan 24 arrobas". Si en un primer momento "lo mandamos para la despulpadora, por cada quintal de café nos pagan 3.840, mientras que si lo secamos en los tendales, aunque salga de primera calidad, lo que nos pagan son 1.000 pesos", se queja.

"En un encuentro con los cafetaleros de la zona el pasado 26 de octubre, el presidente de la cooperativa, Raúl González, aseguró que se había informado del problema del transporte a la empresa provincial de café, pero hasta la fecha no se han producido resultados.

Las dificultades en Bahía Honda podrían contribuir a que la cosecha cafetalera no alcance los objetivos del plan nacional. En 2014, la Isla produjo 6.105 toneladas del grano, apenas un cuarto de la demanda interna anual, que se sitúa en 24.000 toneladas. Sin embargo, los directivos del sector prevén alcanzar en 2020 un acopio de 23.160 toneladas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 32