Cientos de cubanos se reunirán con el papa Francisco en Panamá

Se trata de la mayor delegación de la Isla en un encuentro de la Jornada Mundial de la Juventud

Los cubanos que parten hacia Panamá Jornada Mundial de la Juventud son hijos de una generación que, por décadas, no pudo mostrar su fe en público. (14ymedio)
Los cubanos que parten hacia Panamá Jornada Mundial de la Juventud son hijos de una generación que, por décadas, no pudo mostrar su fe en público. (14ymedio)

Este sábado es el día que Jorge ha esperado por meses. Mañana parte hacia Panamá junto con otros 470 católicos cubanos para asistir con el papa Francisco al encuentro trienal de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Se trata de la mayor delegación de la Isla en la historia del evento, que se celebra entre el 22 y el 27 de enero, y por primera vez los peregrinos cubanos asumen sus propios gastos de transporte y alojamiento. En el pasado, las parroquias de la Isla cubrían esos gastos y por eso las delegaciones cubanas eran pequeñas.

Jorge ha vendido una tableta electrónica y algunos enseres domésticos para reunir los 640 dólares que cuesta el viaje

Jorge ha vendido una tableta electrónica y algunos enseres domésticos para reunir los 640 dólares que cuesta el viaje. También ha recibido ayuda de sus padres, que se ganan la vida rentando una casa para turistas. Con ese monto, el jóven puede comprar un paquete de alojamiento, comida y seguro (a un costo de 250 dólares), mientras los otros 390 sufragan el boleto de avión.

"Era menor de edad cuando el papa visitó Brasil en 2013 y no pude viajar en ese momento, además de que no se hizo una convocatoria en las parroquias para que los interesados se pagaran el viaje", cuenta Jorge a 14ymedio.

El interés manifestado por los jóvenes de asistir la Jornada Mundial de la Juventud fue tan amplio, según cuentan feligreses de varias parroquias de Artemisa y Pinar del Río, que las autoridades eclesiásticas decidieron hacer una convocatoria al autofinanciamiento del viaje de todos los que quisieran participar.

Los trámites consulares se realizaron a través de las comisiones diocesanas de Pastoral Juvenil (PJ). "Eso ayudó mucho porque la embajada panameña en La Habana es muy complicada, la cola es larga y los revendedores ofrecen los turnos a más de 300 CUC en el mercado informal", cuenta Ismael, otro peregrino que se ha unido al viaje.

Los padres de Ismael ven con mucha ilusión la presencia de su hijo en Panamá. Crecidos bajo el estricto ateísmo de los años 70 en Cuba, ambos profesionales comenzaron a mostrar su fe religiosa en público cuando, en 1991, el Partido Comunista se abrió a los creyentes. "Ellos soñaron con algo que ahora yo puedo realizar finalmente", comenta el hijo.

Muchos de los que viajan a Panamá este sábado son hijos de una generación "que no pudo ser bautizada ni casarse por la Iglesia", dice Ismael. "Esa gente que tenía que esconder el crucifijo y las imágenes religiosas y que por eso ahora ha impulsado y apoyado a los jóvenes para que no se dejen arrebatar su religión y la lleven con orgullo".

Para integrar la delegación era necesario cumplir con los requisitos de la parroquia, como tener una vida activa y sacramental y entregar una carta de aprobación del párroco

Para integrar la delegación era necesario cumplir con los requisitos de la parroquia, como tener una vida activa y sacramental y entregar una carta de aprobación del párroco o de otra figura religiosa de la comunidad.

En todas las parroquias del país se recomendó a los jóvenes que cuenten también con un extra de dinero para cualquier imprevisto. Más del 60% de los interesados en el viaje gestionaron fondos privados o recibieron ayuda de la propia comunidad de religiosos y de los feligreses que reunieron dinero para que cumplieran su sueño.

"Pagar nuestros pasajes ha sido un reto, en el que nuestro sacerdote ha tenido el rol principal. La mayoría de nosotros somos estudiantes, así que hemos apelado a la generosidad de sacerdotes, religiosas y  personas de buena voluntad que viven fuera de Cuba", explica a este diario un joven de Candelaria, en la provincia de Artemisa.

El candelariense tiene muchas expectativas con la Jornada Mundial de la Juventud, un evento fundado en 1985 por el papa Juan Pablo II y que se han convertido en la fiesta más grande de los jóvenes católicos. "Es un lugar también para comparar nuestras realidades, conocer otras maneras de vivir la fe y sobre todo para llenarnos de esperanza", precisa.

"Desde el pasado mes de octubre hemos tenido encuentros formativos en las parroquias para estar en sintonía con la juventud mundial", explica Mónica Rodríguez

En Panamá participarán en encuentros con el papa Francisco. "Desde el pasado mes de octubre hemos tenido encuentros formativos en las parroquias para estar en sintonía con la juventud mundial", explica Mónica Rodríguez, una joven santiaguera. "Es una gran responsabilidad representar a los cubanos que no pueden ir a la jornada y transmitir la verdadera realidad de nuestro país".

En Cuba habrá también una transmisión digital por Facebook. "Estamos habilitando lugares para vivir los momentos más importantes de la jornada vía internet", explica David Yanes. "Es la primera vez que estamos conectados directamente y lo vamos a aprovechar".

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15