Cítricos Ceiba busca socios agrícolas que "se atrevan" a sortear el embargo

La estatal responsabiliza de todos los problemas a la política estadounidense hacia Cuba

Venta de fruta en un mercado. (14ymedio)
En los mercados escasean productos como tomate y cebolla y abundan las piñas, plátanos y guayabas. (14ymedio)

(EFE).- El embargo económico de Estados Unidos sobre Cuba dificulta la producción de alimentos en el país, que depende de las importaciones para nutrir a su población y busca a la desesperada socios internacionales que asuman el riesgo de invertir en su malogrado sector agrario, según José Piñero, director de técnica y producción de la estatal Cítricos Ceiba.

"Estamos en la búsqueda de un partner (socio), el problema es encontrar un partner guapo que se atreva a enfrentar las leyes internacionales y comparta las tristezas y las alegrías con nosotros en la producción", dijo en entrevista con Efe Piñero, quien de esta forma tan expresiva hizo un llamamiento a la inversión extranjera.

Enmarcada en 5.400 hectáreas de la fértil provincia occidental de Artemisa, Cítricos Ceiba es la principal proveedora de frutas y hortalizas de la cercana ciudad de La Habana, una labor que completa a medias por las continuas dificultades en toda la cadena desde la producción hasta la comercialización.

Enmarcada en 5.400 hectáreas de la fértil provincia occidental de Artemisa, Cítricos Ceiba es la principal proveedora de frutas y hortalizas de la cercana ciudad de La Habana

Delkis Campos, a cargo de las plantaciones de cítricos de la corporación, asegura a Efe que el embargo estadounidense dificulta "la adquisición de los fertilizantes y de los diferentes productos químicos y herbicidas" que ayudarían a estabilizar la producción.

La producción de alimentos es uno de los mayores retos del Gobierno, que gasta unos 2.500 millones de dólares al año en importación de comida.

El transporte plantea otro grave problema. En una explanada de la empresa se disponen en batería trece camiones desguazados casi por completo y listos para convertir en chatarra, mientras los 47 operativos, la mayoría de avanzada edad, cumplen a duras penas su función de abastecer La Habana de frutas y verduras.

"Tratamos de evitar a todo coste que se pierda la fruta. Lo que pasa es que tienes que dedicar todos los medios de transporte previstos para la cosecha porque no puedes perder la producción", asegura Ángel Alfredo Mesa, director de servicios técnicos integrales.

Como todos en la compañía estatal, Mesa insiste en que la causa de todos sus males es el embargo estadounidense, que impide comprar equipos en el país vecino y dificulta la obtención de créditos y los trámites burocráticos para adquirirlos en otros lugares.

El técnico lamenta no poder importar piezas de repuesto para los tractores y camiones, por lo que no les queda otra que "inventar".

"Cuántos camiones buenos vende EE UU aquí cerquita, pero no los podemos adquirir", lamenta, por su parte, el director de técnica y producción, José Piñero Borjas

La cooperativa cuenta con un grupo de mecánicos y torneros que arreglan piezas una y otra vez o fabrican otras nuevas para mantener con vida a vehículos con más de tres décadas de antigüedad y millones de kilómetros recorridos.

"Cuántos camiones buenos vende EE UU aquí cerquita, pero no los podemos adquirir", lamenta, por su parte, el director de técnica y producción, José Piñero Borjas.

Algo menos de un millar de trabajadores, la mitad organizados en cooperativas, son responsables de toda la producción de frutas y vegetales de Cítricos Ceiba, que planea distribuir 2.600 toneladas este año.

Prácticamente toda la producción se dedicará al mercado nacional y solo 40 toneladas de aguacate y 20 de ají picante se venderán en el exterior, una cifra que las autoridades creen necesario aumentar en los próximos años.

"El porcentaje es muy pequeño, queremos hacerlo crecer, incrementar los volúmenes de exportación para suplir la necesidad de dinero que tiene el país", declara Piñero.

El responsable de la producción de la empresa acudirá la semana que viene a la Feria Internacional de La Habana (Fihav) con el objetivo de encontrar el capital extranjero necesario para dejar de trabajar bajo mínimos, aumentar la producción y suministrar más y mejores productos a los mercados internacionales.

Reconoce que en los últimos dos años han iniciado proyectos con hasta cuatro socios extranjeros pero ninguno de ellos llegó a buen término debido también a las excesivamente proteccionistas leyes cubanas

"El proyecto tiene un valor de 50 millones de pesos para veinte hectáreas de cultivo protegido. Estamos buscando un partner que nos ponga parte del capital y nosotros ponemos nuestro know-how (saber hacer) y la fuerza de trabajo, la infraestructura", anuncia Piñero.

Sin embargo, reconoce que en los últimos dos años han iniciado proyectos con hasta cuatro socios extranjeros pero ninguno de ellos llegó a buen término debido a las restricciones tanto del embargo estadounidense como de las excesivamente proteccionistas leyes cubanas.

Mientras, en los puntos de venta de La Habana se han disparado los precios de algunas hortalizas básicas, como los tomates y las cebollas, mientras las frutas son escasas y se limitan a piezas estacionales, piñas, plátanos y guayabas. "Es por la última plaga que mermó la producción", justifica el director.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 62