Cuarentena en Bauta por un brote de coronavirus tras una fiesta religiosa

Hasta el momento se han localizado 160 contactos de los invitados a la fiesta, que están en vigilancia

Policínico Pedro Esperón, en Bauta,
Policínico Pedro Esperón, en Bauta, Artemisa. (Infomed)

Una fiesta religiosa con más de 20 invitados es el origen del nuevo foco de coronavirus en el municipio de Bauta, Artemisa. La provincia, que no registraba ningún positivo en covid-19 desde mayo, acumula hasta hoy 13 contagiados y más de un centenar de personas bajo vigilancia epidemiológica.

Después de más de un mes y medio libre de la enfermedad, las autoridades provinciales declararon el municipio de Bauta en cuarentena. "Un nuevo evento de transmisión local se ha generado en el territorio producto de una aglomeración de personas sin la toma adecuada de las medidas sanitarias orientadas", explicó Ricardo Concepción Rodríguez, gobernador de la provincia de Artemisa, en un comunicado publicado por el semanario El Artemiseño.

El primero de los casos fue diagnosticado el día 21 de julio, mientras que los otros 12 se anunciaron en la mañana del día 22, durante la actualización que divulgan los medios oficiales diariamente. Según fuentes contactadas en el lugar, el origen de los contagios fue una fiesta religiosa de santería ofrecida por el primero de los casos detectados, una ciudadana cubana de 53 años de edad residente en la comunidad de Pedro Esperón, Bauta, a la que asistieron 24 personas.

Bauta se encuentra a 15 kilómetros de La Habana, y desde el inicio de la fase 1 ha sido vía de acceso a la capital para las personas que viven en el occidente del país

Hasta el momento se han localizado 160 contactos de los invitados a la fiesta, que están en vigilancia. Algunas de estas personas residen en los municipios de Guanajay, Alquízar y Artemisa y viajan con frecuencia a la Habana.

"A raíz de esto se han tomado un grupo de decisiones en aras de frenar la transmisión cuanto antes y de proteger la salud del pueblo. El Consejo de Defensa Municipal adoptará otras medidas de acuerdo a la evolución de la actual situación", continuaba el mensaje de Concepción.

Bauta se encuentra a 15 kilómetros de La Habana, y desde el inicio de la fase 1 ha sido vía de acceso a la capital para las personas que viven en el occidente del país.

"Los camiones vienen desde Pinar del Río por la autopista hasta el puente de Bauta, ahí cogemos la carretera central hasta el pueblo y cualquier cosa te lleva hasta La Habana", cuenta Rodrigo, un pinareño que viaja a la capital cubana dos veces por semana para visitar a su hermana, ingresada bajo tratamiento en el Instituto de Oncología.

El inicio del verano ha marcado también un aumento de la movilidad hasta la zona playera de Baracoa, ubicada en la localidad, que acoge a un alto número de vacacionistas en esta época del año. La percepción de riesgo y las medidas de seguridad se han ido relajando en la medida en que disminuye el número de contagios en el país y la situación parece estar bajo control.

"La mayoría de las personas dejó de usar el nasobuco, y en las colas lo usan mal; ya todos dieron por hecho que el coronavirus se acabó y ahora mira"

"La mayoría de las personas dejó de usar el nasobuco, y en las colas lo usan mal; ya todos dieron por hecho que el coronavirus se acabó y ahora mira", cuenta Yaimara una candelariense que que rentó una casa en las cercanías de la playa Baracoa para pasar una semana. "Aquí la gente ya volvió a la normalidad, ni se acuerdan del coronavirus", sentencia la joven.

La apertura de una de las tres tiendas en divisas para la venta de alimentos en la provincia, que se inauguró el pasado 20 de julio, también propició la aglomeración de personas que viajaron desde varios municipios cercanos en busca de alimentos que escasean o no existen en sus localidades.

"Con las colas que se han dado en los últimos días, con gente de todas partes sería un milagro que esto no se riegue otra vez", opina Rolando Mesa, un carretillero que suele ubicarse en la esquina de una de estas tiendas en divisas.

"Es muy triste. Cuando ya pensábamos que estábamos saliendo, pasa esto", agrega Mesa, de poco más de 40 años y con un historial de hipertensión arterial. "Tengo miedo".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2