El temor al regreso de largos apagones recorre Cuba

Según datos del Consejo Energético Nacional el 68% del consumo se concentra en los hogares

los funcionarios no han dado detalles de cuánto combustible ha dejado de consumirse con el cierre de industrias, la paralización de las clases y el corte del transporte público. (14ymedio)
Los funcionarios no han dado detalles de cuánto combustible ha dejado de consumirse con el cierre de industrias, la paralización de las clases y el corte del transporte público. (14ymedio)

Los cubanos temen que a la crisis del covid-19 en la Isla se le sumen los cortes eléctricos debido al desabastecimiento de combustible, una preocupación que ha aumentado esta semana cuando las autoridades hicieron un llamado a ahorrar energía a raíz del incremento del consumo por el confinamiento y el aumento de las temperaturas.

Quienes recuerdan la crisis de los años 90, nombrada oficialmente Período Especial, tienen miedo de que se repita a corto plazo la combinación de déficit de alimentos, colapso de transporte y apagones que caracterizó a aquellos años tras la pérdida del subsidio soviético.

Meses antes del primer caso de contagio por coronavirus en Cuba, la escasez de combustible había provocado una reducción del transporte público y de la jornada en muchas oficinas estatales, además de problemas de suministro en las gasolineras.

La Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía ha convocado la campaña "Ahorra ahora" ante un "incremento descomunal de la demanda y el consumo" que, incluso, ha llegado a superar el alto consumo promedio en los meses del verano.

Con la mayoría de las familias en confinamiento y suspendidas las clases, en las casas cubanas se ha disparado el uso de aires acondicionados, ventiladores y otros electrodomésticos

Con la mayoría de las familias en confinamiento y suspendidas las clases, en las casas cubanas se ha disparado el uso de aires acondicionados, ventiladores y otros electrodomésticos. Un situación que se agrava porque los termómetros se han disparado y el pasado 12 de abril se registró un nuevo récord nacional de temperatura máxima de 39,7 grados.

El 68% de la demanda se concentra en los hogares, según datos del Consejo Energético Nacional. Solo en La Habana, el consumo del sector residencial se elevó del 55% al 80%, explicó al diario Tribuna el director general de la Empresa Eléctrica de La Habana, Mario Castillo.

Durante la primera quincena de abril, la demanda máxima promedio al mediodía (entre las once de la mañana y la una de la tarde) se elevó un 20.6%, 421 megawatts por encima de lo previsto, según una fuente oficial citada por la estatal Agencia Cubana de Noticias.

"Todo ese alto consumo provoca averías perfectamente evitables si la población adopta conciencia de la efectividad de usar de manera racional la energía", insistió el director de la Empresa Eléctrica de La Habana.

Sin embargo, los funcionarios no han dado detalles de cuánto combustible ha dejado de consumirse con el cierre de industrias, la paralización de las clases y el corte del transporte público, medidas tomadas para enfrentar el coronavirus.

Sin embargo, los funcionarios no han dado detalles de cuánto combustible ha dejado de consumirse con el cierre de industrias, la paralización de las clases y el corte del transporte público

Las preocupaciones han disparado la demanda de velas, fósforos y el combustible para encender un quinqué, pero la tarea de hacerse con estos productos es ardua en un país donde la mayor parte de los productos están racionados y otros se venden en el mercado informal ante el desabastecimiento en las tiendas.

En la red social Twitter, numerosos usuarios han reportado en la última semana cortes eléctricos y reactivaron la etiqueta #ReportoApagonCuba para denunciar la situación. El hashtag se había hecho muy popular a mediados del año pasado cuando comenzó a notarse una seria crisis de liquidez que obligó a recortar importaciones. El principal aliado y benefactor de Cuba, el Gobierno venezolano dirigido por Nicolás Maduro, ha tenido que enfrentar su propia crisis interna, por lo que redujo sustancialmente los envíos de petróleo a la Isla.

Con menos dinero para comprar el petróleo a precios del mercado internacional y sin el subsidio venezolano, las autoridades hacen malabares para evitar que la Isla regrese a los años en que los apagones duraban 12 horas.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18