Daniel Santovenia es liberado tras 27 años de prisión

El opositor fue capturado en 1991 cuando llegó clandestinamente a Cuba para iniciar una campaña de sabotajes

Daniel Santovenia fue capturado en 1991 cuando llegó clandestinamente a Cuba para iniciar una campaña de sabotajes. (OCDH)
Daniel Santovenia fue capturado en 1991 cuando llegó clandestinamente a Cuba para iniciar una campaña de sabotajes. (OCDH)

Daniel Santovenia fue liberado este sábado tras 27 años de prisión, según confirmó en su cuenta de Facebook el escritor Ángel Santiesteban. El opositor fue capturado en 1991 cuando llegó clandestinamente a Cuba para iniciar una campaña de sabotajes en la Isla.

"A partir de hoy no volverá a dormir encarcelado, salvo dentro de la prisión grande que es la isla de Cuba", escribió Santiesteban en su muro de esa red social. "Esperemos que pronto sea libre de verdad cuando llegue a Miami", agregó.

De 64 años, Santovenia Fernández fue condenado a 30 años y pasó 22 años en celdas comunes de Agüica, en Matanzas, mientras que los otros cinco estuvo internado en un campamento de "mínima seguridad" en Camagüey llamado La Especial. Actualmente Santovenia padece de cataratas y tiene serios problemas de audición.

El arresto de Santovenia Fernández ocurrió el 29 de diciembre de 1991 cerca de la ciudad de Cárdenas, en Matanzas, cuando llegaba en una embarcación procedente de Miami. Iba acompañado de Pedro Álvarez Pedroso y Eduardo Díaz Betancourt y durante la captura los agentes hallaron armamento y municiones.

De 64 años, Santovenia Fernández fue condenado a 30 años y pasó 22 años en celdas comunes, mientras que los otros cinco estuvo internado en un campamento de "mínima seguridad"

Los tres detenidos fueron condenados a muerte, pero en el caso de Santovenia Fernández y Álvarez Pedroso la pena máxima le fue conmutada.

Díaz Betancourt apareció en las imágenes ante el tribunal leyendo los datos de una libreta de notas que se le encontró en la que figuraban los nombres y direcciones de tres conocidos opositores, Gustavo y Sebastián Arcos y Yanes Pelletier, miembros del Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH). Poco después piquetes proguberbamentales rodearon las casas de los hermanos Arcos gritando insultos y consignas.

Los tres miembros del CCPDH fueron relacionados con el caso por el ministerio del Interior, según la televisión cubana, y fueron detenidos horas antes del anuncio de las condenas.

Las peticiones de clemencia para conmutar la pena de muerte de los tres acusados llegaron no solo desde el Gobierno de Estados Unidos, que negó cualquier relación en la supuesta misión terrorista, sino también de los entonces presidentes de Nicaragua y España, Violeta Chamorro y Felipe González.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, con sede en La Habana, también hizo repetidos llamados a mejorar las condiciones carcelarias de los dos condenados que se libraron del fusilamiento. En cambio, Díaz Betancourt fue ejecutado el 20 de enero de 1992.

Pedro Álvarez Pedroso, compañero de causa de Daniel Santovenia, comentó a este diario que el opositor se encontraba desde primera hora de este lunes en las oficinas del carné de identidad del municipio de Cárdenas para solicitar este documento y su pasaporte y poder así comenzar los trámites en la Embajada de Estados Unidos para ir a ese país, donde residen sus tres hijos y sus hermanos. Aunque, finalmente, no ha podido tramitar la solicitud ya que le faltaba presentar una inscripción de nacimiento.

Santovenia está obligado a hacer el proceso de repatriación en su propio país con el propósito de obtener en Cuba los documentos que lo identifiquen para viajar

En el momento de llegar a Cuba, Santovenia no tenía la ciudadanía de Estados Unidos, solo la residencia; pero según las leyes migratorias cubanas vigentes en 1991 ya había vencido su posibilidad de volver a la Isla como residente, un plazo que entonces estaba fijado en 11 meses y 29 días.

Santovenia está obligado a hacer el proceso de repatriación en su propio país con el propósito de obtener en Cuba los documentos que lo identifiquen para viajar.

Álvarez Pedroso salió de Cuba con 6 años y regresó con 25, pero nunca fue ciudadano estadounidense. Cuando fue liberado el 6 de enero de 2017, no se repatrió y desde entonces se encuentra sin documentos de identificación. "En este momento soy un ilegal en Cuba. No puedo trabajar, no puedo hacer nada hasta que no realice ese proceso".

___________________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez   haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 41