Despedida una trabajadora de la Oficina del Historiador tras dar una charla de arte independiente

El organismo sostiene que la funcionaria ocultó información sobre el evento en la embajada checa

Genlui ocupaba el cargo de especialista principal de Factoría Habana, una galería de arte de la red cultural de la Oficina del Historiador, lo que, en la práctica la convertía en directora de la institución. (14ymedio)
Genlui ocupaba el cargo de especialista principal de Factoría Habana, una galería de arte de la red cultural de la Oficina del Historiador, lo que, en la práctica la convertía en directora de la institución. (14ymedio)

Claudia Genlui Hidalgo, ahora exfuncionaria de la Oficina del Historiador, ha sido despedida del organismo tras ofrecer una conferencia sobre arte independiente en la embajada de la República Checa en La Habana según denunció a 14ymedio este jueves, poco después de ser notificada de su expulsión. "Hoy fueron a mi oficina y me dieron el documento oficial donde se me aplica como sanción la separación definitiva del centro", cuenta.

Genlui ocupaba el cargo de especialista principal de Factoría Habana, una galería de arte de la red cultural de la Oficina del Historiador, lo que, en la práctica la convertía en directora de la institución. Además, pertenece al Movimiento de San Isidro y ha llevado a cabo varios trabajos vinculados con el arte independiente y curadurías como la del proyecto de su pareja, Luis Manuel Otero Alcántara, La Bandera es de Todos.

Además, pertenece al Movimiento de San Isidro y ha llevado a cabo varios trabajos vinculados con el arte independiente y curadurías como la del proyecto de su pareja, Luis Manuel Otero Alcántara, La Bandera es de Todos

La Oficina del Historiador acusa a Genlui de ocultar información a sabiendas de que no debía hacerlo, puesto que la joven no contó al organismo que participaría en la conferencia después de que el 30 de noviembre se distribuyese una circular indicando que cualquier trabajador debía notificar a sus superiores de contactos con una embajada.

"Yo interpreté que si la embajada te invitaba a un evento debes notificarlo", aclaró la joven, que sospecha que la orden se emitió precisamente por su caso."No creo casual que este correo comenzara a circular por las redes de la Oficina del Historiador justamente cuando aparece el contacto para que yo hable en la embajada checa del arte independiente y el Movimiento de San Isidro. Me parece una injusticia total", cuenta.

A Genlui le parece "extremo" lo que ha ocurrido y apelará la medida. "Siempre he mantenido una conducta intachable dentro de la Oficina del Historiador y me parece que tener contacto con una embajada y haber violado, supuestamente, una orden de mi jefe inmediato no es motivo suficiente para que te separen definitivamente de un centro laboral. Podrían haberme aplicado otra medida, como la destitución del cargo o bajarme el salario; pero no, la determinación fue radical y creo que estuvo pensada desde el primer momento", argumenta.

La historiadora nunca consideró que debía rendir cuentas por actividades realizadas fuera de su horario laboral de las que, además, tenía conocimiento el Ministerio de Relaciones Exteriores. En este caso se trataba de la conferencia: Conociendo al artista I: la obra de Luis Manuel Otero Alcántara.

"El Minrex se comunica con el embajador de la República Checa y le dice que la única condición para que la conferencia se dé es que Luis Manuel no esté presente en la redacción de charla, que recayó sobre mis hombros", explica. El artista, que tenía previsto acompañarla en el acto, estaba detenido aquel 11 de diciembre y fue liberado precisamente a las 5:30 de la tarde, justo media hora antes del evento.

"No notifiqué de la conferencia porque en primera estaba concebido para un horario que no era el laboral, hasta ahora nunca me habían señalado nada. Soy una directiva muy joven pero que siempre mantuve una ética conforme al sistema, respetando las ideas y las posiciones de mis compañeros de trabajo", dijo.

"El Minrex se comunica con el embajador de la República Checa y le dice que la única condición para que la conferencia se dé es que Luis Manuel no esté presente en la redacción de charla"

Horas antes de la conferencia en la embajada, Genlui fue citada en el departamento de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador, donde Michael González y Katia Cárdenas, director general de Patrimonio y directora de Gestión Cultural respectivamente, la estaban esperando para preguntarle el motivo por el que no había informado de su actividad.

"Como funcionaria era mi responsabilidad notificar ese tipo de acciones para que Eusebio [Leal] me diera la aprobación de si podía o no dar la conferencia. Ellos mantienen la opinión de que me debo a la institución a la que pertenezco, esté o no en horario laboral, y que por eso debía notificarlo, porque si no me aplicaran la máxima medida por estar violando una orden inmediata de Eusebio, en primer lugar, y en segundo de Katia y de Michael".

Genlui aclaró a sus jefes en ese momento que seguiría adelante porque no podía anularlo en tan pequeño plazo ni quería, ya que su participación respondía a sus intereses como profesional "tanto o más de lo que podía ser la Factoría Habana". Las consecuencias no han tardado en llegar. 

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 41