Un año de Díaz-Canel: la continuidad como norma

Para la mayoría de los cubanos han sido doce meses en que se ha recrudecido la carestía de productos básicos

Miguel Díaz-Canel saluda a la multitud en esta imagen publicada por la prensa oficial. (Granma)
Con independencia de cómo es visto por la población, los medios oficiales se han esforzado en una campaña que roza el culto a la personalidad donde se le ve aplaudido por la gente, cargando niños y compartiendo con los trabajadores. (Granma)

Al cumplir su primer año en el puesto de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez muestra un balance bastante gris donde se contabilizan más frenazos que avances en el terreno de las reformas y donde la sombra de Raúl Castro opaca su protagonismo.

Para la mayoría de los cubanos han sido doce meses en que se ha recrudecido la carestía de productos básicos, en que el discurso oficial se ha vuelto más beligerante y en que el país se ha quedado cada vez más aislado. En lugar de las ansiadas reformas económicas, el ingeniero de 58 años ha intentado controlar más el sector privado y también la difusión artística.

La expresión que Díaz-Canel ha repetido con más frecuencia es esa que alude a la continuidad de su gestión con los principios que le ha legado la generación histórica. Su constante alusión a "las enseñanzas de Fidel" y a "la certera conducción de Raúl" lo muestran como un gobernante carente de ideas propias que solo pretende destacarse por un estilo de trabajo más colegiado.

La situación internacional le ha resultado sumamente adversa, con un recrudecimiento de las presiones por parte de la administración de Donald Trump y el reciente paquete de medidas para reforzar el embargo estadounidense. La pérdida de aliados en la región o el debilitamiento de algunos como Venezuela y Nicaragua -sumidos en sus propias crisis internas- han reforzado su soledad diplomática.

El peor momento de su mandato ocurrió cuando la caravana en la que viajaba fue abucheada por la población a su paso por el municipio de Regla, una de las zonas más afectadas por el tornado de enero pasado. Los vehículos blindados y el amplio operativo de seguridad solo atinaron a redoblar la velocidad y salir del lugar. El breve video que recogía la escena se volvió viral en las redes sociales y se desató una catarata de memes que calaron profundamente en el imaginario colectivo.

Lo más significativo ocurrido en el país en este año fue la discusión y aprobación de una nueva Constitución de la República, pero la Carta Magna, ratificada en un referendo es vista como un rígido corsé dejado por Raúl Castro para que Díaz-Canel no pueda hacer cambios de mayor envergadura, ni emprender un proceso de verdadera democratización.

Los arrestos arbitrarios de activistas, la represión policial y las represalias contra opositores y periodistas independientes se han mantenido con ligeras fluctuaciones. La censura contra sitios digitales independientes y las restricciones de viajes contra disidentes siguen siendo algunas de las estrategias más usadas para controlar la libertad de expresión, asociación y prensa.

En la arena internacional, el actual mandatario visitó Estados Unidos para hablar ante la sede de Naciones UNidas, pero la mayor parte de sus viajes han sido en terreno aliado y en espacios muy controlados. Así, estuvo en la Rusia de Vladímir Putin, la Venezuela de Nicolás Maduro, la China de Xi Jinping y la Corea del Norte bajo el férreo puño de Kim Jong-un.

Desde que llegó a la presidencia ha impulsado la presencia de funcionarios y ministros en las redes sociales, especialmente en Twitter. Sus publicaciones se caracterizan por las consignas, los ataques contra Estados Unidos y los compromisos de lealtad a Fidel y Raúl Castro. Una de las etiquetas que más ha usado es, justamente, #SomosContinuidad.

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, junto a su par ruso Vladimir Putin. (Kremlin)
El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, junto a su par ruso Vladimir Putin. (Kremlin)

Con independencia de cómo es visto por la población, los medios oficiales se han esforzado en una campaña que roza el culto a la personalidad donde se le ve aplaudido por la gente, cargando niños y compartiendo con los trabajadores. Ha utilizado la mayor parte de su tiempo en visitar provincias y reunirse con los directivos de las empresas estatales. En realidad los resultados son magros, pero esos viajes intentan enviar el mensaje de que Díaz-Canel "trabaja" y que está "pegado al pueblo".

Varios trágicos y fortuitos acontecimientos, como el desplome de un avión donde perdieron la vida 112 personas, la caída de un meteorito en la zona occidental de la Isla y el inesperado tornado que azotó varios municipios habaneros, alimentaron la superstición popular alrededor de Díaz-Canel, al que muchos consideran un mensajero de la mala suerte.

Los chistes, los apodos y los epítetos son en Cuba una especie de "fe de vida" para todo aquel que ocupe un cargo en las esferas oficiales. El primer chiste que circuló desde el primer día de su toma de posesión aludía a que había tomado "el mando" del país pero no le habían dado las baterías para poder accionarlo. Posteriormente, y tras varios eventos negativos, el humor popular lo rebautizó como "saco de sal". Al no haber sido elegido por el voto de la ciudadanía, en el entorno de la oposición se le asigna como "puesto a dedo" o "designado" en lugar del respetuoso "presidente electo".

Los más suspicaces aseguran que tras la aprobación de la nueva Constitución, Díaz-Canel pasará a ser el presidente de la República, un nuevo cargo instaurado a partir del pasado 10 de abril. Jurará entonces para un primer mandato en esa posición y este año que ha pasado no irá a la cuenta de la década que, según la legislación, puede permanecer en los timones del país. En caso de que sea así, estos habrán sido apenas doce meses de ensayo y prueba.

 ___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 80