Encontrar alimentos: el nuevo reto de los cubanos tras la lluvia

A pesar de que el Estado ha adelantado la cuota en el mercado racionado, la falta de productos alimenticios se comienza a sentir en las grandes ciudades 

Bajo la lluvia, los vecinos de Nuevo Vedado hacen una larga cola para comprar el pollo del mercado racionado, que llego con dos semanas de retraso. (14ymedio)
Bajo la lluvia, los vecinos de Nuevo Vedado hacen una larga cola para comprar el pollo del mercado racionado, que llegó con dos semanas de retraso. (14ymedio)

El primer pregón anunciando galletas que se escuchó este miércoles en el barrio habanero de Los Sitios movilizó a decenas de vecinos. Después de más de una semana con los comercios estatales vacíos y el mercado negro paralizado, el vendedor fue recibido con alivio, en una ciudad donde la tormenta Alberto agudizó el desabastecimiento de alimentos.

“Los aguaceros llegaron en un momento en que ya teníamos problemas”, cuenta a 14ymedio Eduardo, vendedor de productos en el mercado agrícola en la calle 17 y K, gestionado por el Ejército Juvenil del Trabajo, perteneciente a las Fuerzas Armadas y conformado por reclutas del servicio militar obligatorio.

“Las últimas semanas el suministro de viandas y vegetales no ha sido bueno por varias razones, como los controles en las carreteras a los camiones que traen productos y las multas que están poniendo”, aclara el comerciante. “En este mes de mayo muy pocos guajiros han podido recoger nada del campo porque no para de llover”.

La realidad confirma las palabras de Eduardo. En la zonas de San Antonio de los Baños, Alquízar y Güira, tres de los municipios de Artemisa que más tributan productos agrícolas a la capital los surcos están anegados y todas las cosechas se han detenido. “Así no hay quien entre a trabajar la tierra”, precisa vía telefónica Juan Carlos Ruíz, productor de frijoles en Pulido, un poblado alquizareño.

“Trabajar en estas condiciones es imposible, porque la mayoría de los campesinos de esta zona no tienen botas de agua, ni capas y ningún camión quiere sacar la mercancía del campo con tanto fango"

“Trabajar en estas condiciones es imposible, porque la mayoría de los campesinos de esta zona no tienen botas de agua, ni capas y ningún camión quiere sacar la mercancía del campo con tanto fango porque se puede quedar atascado”, agrega Ruíz. “No vale la pena tampoco recoger nada porque después se pudre en el campo”.

En las tarimas del mercado agrícola de San Rafael, uno de los más surtidos de la capital, el panorama tampoco es alentador. Cero frutas, escasos vegetales y la carne de cerdo con una fila de ansiosos compradores a pesar de estar a 50 CUP la libra, el salario de dos jornadas laborales de un profesional.

El mercado de productos racionados también se ha resentido. Esta semana la distribución de pollo por la libreta ha comenzado, con medio mes de retraso, en algunos municipios habaneros. Otros aún esperan por que llegue la carne, la única que reciben los adultos cubanos sin problemas de salud por el sistema de racionamiento, en el que antiguamente también se distribuía carne de res y pescado.

Odalys Escandell García, viceministra del Comercio Interior dijo a los medios oficiales que trabajan "por garantizar en tiempo la distribución de los alimentos de la canasta familiar, del consumo social y de las dietas especiales, en los territorios afectados por las intensas lluvias”.

Desde el día 28 comenzaron a venderse por adelantado los productos de la canasta básica racionada correspondiente al mes de junio: 7 libras de arroz, 4 libras de azúcar, 20 onzas de frijoles y media libra de aceite, pero la medida no ha logrado aliviar las necesidades. Aunque las autoridades han advertido de que los 4.602 centros del comercio y la gastronomía de La Habana están funcionando, muchos están con anaqueles vacíos o muy poca mercancía.

Este jueves también comenzó a venderse papa racionada en algunos puntos estatales pero en varios locales visitados por este diario la cantidad suministrada no alcanzó para todos los consumidores inscritos. La distribución de huevos ha tenido un comportamiento irregular, especialmente en los barrios de la periferia de la capital.

Este jueves también comenzó a venderse papa racionada en algunos puntos estatales pero en varios locales visitados por este diario la cantidad suministrada no alcanzó para todos los consumidores inscritos

“No es cuestión de que no haya, sino de que muchos productos tuvieron que ser trasladados desde los puntos de venta hacia locales o almacenes donde estuvieran más protegidos”, explica a este diario una fuente del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), que prefirió el anonimato.

En las calles la gente comienza a desesperarse. “He recorrido varios mercados agrícolas para comprar unas malangas porque mi madre solo puede comer puré, pero no hay”, lamentaba este jueves en la mañana una joven a las afueras del mercado de la calle 26 en el municipio Plaza de la Revolución.

Los comercios privados, desde elegantes paladares hasta pequeños kioscos de ventas de alimentos, hacen maromas para mantener algunas ofertas. “No hay pizzas ni jugos”, reza un cartel en la calle Infanta a las afueras de una pequeña cafetería que gestionan dos hermanas.

La situación en los pueblos del centro de la Isla donde las aguas causaron graves inundaciones es aún peor. “Hemos tenido que resistir con lo que teníamos guardado pero se nos ha echado a perder parte del arroz que teníamos en sacos y también la harina de maíz”, explica vía telefónica a este diario Mario Pelayo, vecino de Sagua la Grande en Villa Clara.

“Las aguas han arrasado con los cultivos”, detalla el campesino. “Entre lo que vino de la presa los Alacranes y el río que atraviesa la ciudad que se desbordó, aquí la mayoría de los vecinos se ha quedado con muy poco y las panaderías no han trabajado desde hace días”, dice Pelayo.

“La gente está esperando que entreguen algo de comida pero todavía por aquí nadie ha pasado para darnos nada”, puntualiza.

____________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 87