José Rubiera Torres, meteorólogo

José Rubiera Torres, meteorólogo. (EFE)
José Rubiera Torres, meteorólogo. (EFE)

Todo apuntaba a que el huracán Irma sería el primero que los cubanos pasarían en muchos años sin la compañía de José Rubiera. Nacido en San Antonio, Jaruco, (1946)  quien fue durante muchos años Director del Centro de Pronósticos del Instituto Cubano ha dicho con frecuencia que los huracanes le fascinan y regresó de un viaje al extranjero para acompañar a los televidentes durante el paso de Irma en septiembre pasado.

Rubiera se echó en falta durante los primeros días en que se acercaba el meteoro a la Isla, pero finalmente volvió a vérsele frente al mapa con el puntero en la mano y su hablar pausado, un regreso que generó gran revuelo en las redes sociales y cierto alivio en una audiencia acostumbrada a sus advertencias y a sus comentarios comedidos, tan diferentes de la crispada actitud del discurso político.

Además de ser un investigador incansable, le apasiona la fotografía. Por su labor recibió el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias Físicas que concede la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Es autor de numerosos artículos científicos, de un libro de texto y de folletos relacionados con la meteorología tropical.

Terminada la temporada ciclónica de este año, el experimentado meteorólogo sigue apareciendo en la pequeña pantalla dando el rutinario parte del tiempo sin grandes sobresaltos y trasmitiendo a su público la confianza que se ha ganado. Sin embargo, para muchos decir "Rubiera" es decir "ciclón".

____________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4