La última muerte de Alicia Alonso

Pese a su avanzada edad y a la ceguera casi total que sufrió por largos años, Alonso se mantuvo pendiente de los escenarios hasta el último momento

Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, posa para una foto en Nueva York, en 1998. (el Nuevo Herald)
Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, posa para una foto en Nueva York, en 1998. (el Nuevo Herald)

Ya había muerto muchas veces en el escenario, bien como Giselle; en el rol del cisne del lago o apuñalada como Carmen, pero en esta ocasión ha sido la intérprete de estos personajes fatales, Alicia Alonso, la que ha hecho mutis por el foro de la vida.

Nació en La Habana el 21 de diciembre de 1920 y fue bautizada como Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo. Empezó a bailar desde niña cuando inició sus estudios de ballet en la Sociedad Pro-Arte Musical. Se presentó por primera vez al público como Alicia Martínez hasta que a los 15 años se casó con Fernando Alonso y adquirió el apellido de su esposo como nombre artístico.

Fundó el American Ballet Theatre en la década del 40 del siglo pasado donde fue una de sus figuras más destacadas. En 1941 tuvo que abandonarlo para recibir tratamiento a los problemas que sufría en la vista y que más tarde la dejaron casi ciega.

Al regresar al Ballet Theatre en 1943 sustituyó a Alicia Markova en el papel protagónico de Giselle. El éxito rotundo de su interpretación, llena de matices, fue un giro en su carrera y marcó el nacimiento de la leyenda en que se convirtió al cabo de los años. El personaje de Carmen fue otro de los que marcaron ese momento de éxito así como su paso por los escenarios de Estados Unidos en 1975, en compañía de Jorge Esquivel.

El próximo año cumpliría su aniversario número 100, tuvo una de las más largas carreras en el ballet clásico, casi nueve décadas. En su danza combinó con maestría y talento una exquisita interpretación de varios clásicos, el magisterio y la coreografía. Además de llevar la dirección del Ballet Nacional de Cuba (BNC) hasta febrero pasado, momento en el que delegó su cargo a manos de la bailarina y actriz Viengsay Valdés.

El próximo año cumpliría su aniversario número 100, tuvo una de las más largas carreras en el ballet clásico, casi nueve décadas

El ballet del siglo XX estuvo marcado por su impronta pero su figura en la cultura ha sido bien polémica. Artistas de la talla de Loipa Araújo, Aurora Bosch, Mirta Plá, Josefina Méndez, conocidas como las “cuatro joyas”, y más tarde Rosario Suárez fueron de las principales bailarinas que en los años de gloria de Alicia tuvieron que esperar por el permiso de la directora general para asumir ciertos roles que monopolizaba. Por su obra fue reconocida en una singular categoría que solo ella ostentó, la de Prima Ballerina Assoluta

Alonso dirigía desde 1948 la compañía que fundara junto a su esposo Fernando Alonso bajo el nombre de El Ballet de Alicia Alonso pero que luego devino en el BNC tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959.

El Ministerio de Cultura de Colombia lamentó el fallecimiento de la emblemática bailarina en su cuenta de Twitter y destacó que su "amor y trabajo por el arte" la convirtió "en la silueta latinoamericana que mejor representó la fuerza expresiva y delicadeza interpretativa de la danza clásica".

Miguel Díaz Canel, recientemente designado como presidente de la república y en estos momentos de visita oficial en México, señaló que Alicia Alonso "deja un enorme vacío" en los cubanos pero también deja "un insuperable legado".

Alicia Alonso fue a lo largo de su vida y obra lo que el discurso oficial cataloga como una artista "fiel a la Revolución" y es por eso que su fallecimiento es un suceso de la cultura pero también de la política nacional.

Alicia Alonso fue a lo largo de su vida y obra lo que el discurso oficial cataloga como una artista "fiel a la Revolución" y es por eso que su fallecimiento es un suceso de la cultura pero también de la política nacional

La primera bailarina del BNC Grettel Morejón, escribió en su página de Facebook: "Es un día triste. Ha muerto Alicia Alonso. Pero vivirá en la danza. Termina la vida física de una mujer; comienza la leyenda interminable".

En honor a su trayectoria recibió varias distinciones, premios y reconocimientos en muchas latitudes. En Cuba recibió el Premio Nacional de Danza pero más allá de su tierra natal fue condecorada en Madrid con la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, en Francia con la Legión de Honor y en México con la Orden El Águila Azteca. Además de estos reconocimientos por su obra en los escenarios fue distinguida como Embajadora Mundial de la Danza y de Buena Voluntad de la Unesco.

_______________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 58